Diamela Henríquez Navarro: Lula es un hombre de pueblo
Diamela Henríquez Navarro destaca la labor de Lula en aras de llevar al pueblo brasileño al progreso. (FOTO/De la autora)
Gente

Diamela Henríquez Navarro: Lula es un hombre de pueblo

Las Tunas.- Diamela Henríquez Navarro llegó a Brasil en el año 2013, después del mandato presidencial de Luiz Inácio Lula Da Silva, un hombre que lleva consigo la defensa de los desposeídos.

Bajo esa experiencia la colaboradora de la Salud Pública de Cuba, que en la actualidad se desempeña como decana de la Facultad de Ciencias Médicas Zoilo Marinello, de Las Tunas, constató el apoyo al expresidente entre la población que disfrutó la gratuidad de los servicios asistenciales desde el estado de Piauí.

«Lula es un hombre de pueblo, muy identificado con su población, pensaba en los más despojados, en la urgencia de progresar junto a cada habitante y así percibí el amor demostrado durante mi estancia en ese país», recuerda desde su experiencia esta especialista de primer grado en Medicina General Integral.

En su opinión «Lula tiene hoy el agradecimiento de muchas personas en el mundo debido a las transformaciones económicas y sociales emprendidas a favor de los más carentes, eso le dio un mayor prestigio internacional», agrega mientras detalla sobre su estancia allá en un período posterior al mandato de este líder de los trabajadores.

Al revivir pasajes de su trabajo en el terreno junto a la colega Maritza Duques, de la provincia de Artemisa, subraya «tuve el privilegio de permanecer en Brasil hasta finales de 2016 como parte del programa Más médicos, participé en varios cursos y me capacité en los diferentes proyectos aplicados en las comunidades.

«Nos correspondió brindar una atención médica en el segundo estado de mayor pobreza de la geografía suramericana, Piauí un territorio con una población de cuatro mil 230 habitantes dispensarizados. Vivimos junto a ellos y atendimos a la totalidad de los diferentes grupos etáreos.

«Esa misión como colaboradora me fortaleció y ratificó mi postura de la solidaridad y el compromiso con mi profesión», agrega Diamela, quien tiene la responsabilidad de dirigir hoy una Facultad donde se forman los futuros profesionales de la Salud de Las Tunas.

«Actualmente a cada educando desde la clase se les enseña ese compromiso social del médico cubano, el amor, la solidaridad y en las actividades extracurriculares se les fomenta la incondicionalidad de nuestra ayuda a los necesitados, y la oportunidad de ofrecer lo aprendido en la Universidad».

A Diamela Henríquez Navarro nunca se le olvidará el rostro de cada embarazada, niño y familia que formaron parte de su vida durante tres años en su estancia en Brasil, a pesar de las múltiples barreras que solo la profesionalidad pudo vencer en una nación que le permitió entregar el conocimiento adquirido como profesional de la Salud Pública en Cuba.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Donde la tierra seca se vuelve fértil

Redacción Tiempo21

Un hombre que ama los libros

Naily Barrientos Matos

Jorgito, un delegado «energizado»

Naily Barrientos Matos

Enviar Comentario


ocho − 7 =