Todas las miradas no conducen a los buenos precios
Los panelistas de Alto y claro trataron de despejar la problemática de los precios. (TIEMPO21 FOTO /Angeluis).
Alto y claro

Todas las miradas no conducen a los buenos precios

Las Tunas.- El colectivo del programa de participación ciudadana de la radio en la provincia de Las Tunas Alto y claro, debatió hoy la problemática de los precios de productos, bienes y servicios en este territorio, ante el aumento salarial a los trabajadores del sector presupuestado.

Una de las acciones del Gobierno cubano para hacer efectivo este aumento ha sido el control de los precios de determinados bienes y servicios a la población, porque si se incrementa el salario y al propio tiempo lo hacen los precios, no se equipara ni se logra el efecto positivo de la capacidad de compra.

¿Qué pasa en la provincia de Las Tunas con relación a este asunto?, fue la pregunta que trató de despejar el panel integrado por periodistas y directivos de las direcciones de Finanzas y Precios, e Inspección y Supervisión Integral, quienes ofrecieron sus opiniones, a veces divergentes, sobre el precio de la carne de cerdo y ovejo, los productos del agro, el transporte y los alimentos de la gastronomía estatal y privada.

Escuche el programa

Ir a descargar

Con relación a la venta de carne se puso de manifiesto que existen muchas violaciones en los ocho municipios de la provincia porque los vendedores se exceden de los precios establecidos, con esquivos ante la acción de los inspectores, y una actitud social incorrecta por las ansias de obtener ganancias sobredimensionadas en detrimento de la ciudadanía.

Otro de los temas que debatió el panel fue el de la venta de productos agrícolas, un verdadero problema en nuestros días, pues las ferias agropecuarias, los puntos de venta, los vendedores ambulantes, y los intermediarios, imponen sus precios en una lucha constante con las disposiciones de la Dirección de Finanzas y Precios y los consejos de administración.

Una problemática que parece no tener solución está en los precios de los productos que venden los llamados carretilleros. ¿Por qué vender por bultos y por apreciación en vez de por pesaje como es lo correcto? ¿Quién aprueba el precio de los carretilleros y otros muchos vendedores que proliferan en cualquier lugar de las ciudades y en todos los municipios?, fueron preguntas ampliamente debatidas y sobre las cuales opinó la audiencia vía telefónica.

El servicio de transporte es uno de los más problemáticos en el cumplimiento de la política de precios, y hoy se han disparado con la consiguiente afectación a la población. Evidentemente es una necesidad de cada día porque las personas deben moverse de un lugar a otro.

En el municipio de Jobabo están fuera de servicio casi todos los transportes privados dedicados al pasaje porque la cuenta no da, como dicen algunos choferes. Si el costo del pasaje establecido no lo aceptan porque da pérdidas, ¿cuál es el precio preciso para que sí les de ganancias sin afectar al pueblo?

Precios abusivos y arbitrarios, ansias de ganar dinero sin ponerse en el lugar de la población, ¿hasta cuándo la impunidad y la tolerancia?, fueron aristas tratadas por los panelistas durante el espacio.

De lo que se trata es de ganar más vendiendo más, sin incrementar los precios porque  con su aumento se daña la economía y se afecta al pueblo.

Para enfrentar el incremento de los precios es necesaria la acción enérgica de los cuerpos de inspectores, de la Dirección de Finanzas y Precios y de la comunidad toda. Es necesario enfrentar a los especuladores que ponen cuantías irresponsables y oportunistas que responden al deseo de obtener utilidades indiscriminadamente.

En video un resumen del debate

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

Las Tunas responde al llamado de pensar como país

Miguel Díaz Nápoles

¿Y el agua cuándo llega?

Alto y claro

Contará la radio en Las Tunas con nuevo espacio de participación ciudadana

Miguel Díaz Nápoles

Enviar Comentario


9 × = treinta seis