Wandi Ávila Roque: todavía puedo contribuir
Gente

Wandi Ávila Roque: todavía puedo contribuir

Las Tunas.- La diferencia de Wandi Ávila Roque con otra maestra en la provincia de Las Tunas no es su relación de amor con los niños, ni su amplia experiencia en los tres ciclos de la enseñanza primaria, es el amor incondicional hacia el magisterio.

«Soy graduada de la promoción de los profesores Makarenkos desde 1972, trabajé hasta los 56 años y me jubilé con la ley anterior. Después de estar activa tanto tiempo no me acostumbraba, me reincorporé en aquel entonces y retorné durante ocho años más», precisa Wandi una tunera que hoy se reincorpora a la enseñanza en la provincia de Las Tunas.

«Me gusta mucho trabajar con los niños pero me enfermé y tuve que recesar nuevamente por problemas de la salud. Ahora ante la nueva propuesta de retornar a las aulas me propusieron trabajar con los niños de quinto grado y acepté porque pienso que todavía puedo contribuir, estoy fuerte y viva», dice con total satisfacción esta mujer que nunca borra de su rostro la alegría de volver.

«Me encanta la docencia trabajar con ellos, ver como aprenden, el cambio en su desarrollo físico e intelectual, yo puedo preparar a los niños de quinto para sexto grado, ofrecerle mi conocimiento con el objetivo que alcancen un desarrollo pleno en la Secundaria Básica.

«En este ciclo se profundiza en lo que hicieron los maestros de los grados anteriores, los niños se entusiasman se dan cuenta de todo lo aprendido al practicar en concursos en exponer los trabajos finales, que le despiertan la inteligencia el deseo de seguir estudiando».

Cada curso escolar se buscan alternativas para cubrir las necesidades de docentes, una realidad que en Las Tunas encuentra la atención de un personal con amplia experiencia y deseos de prestar sus servicios como Wandi, quien se caracteriza por un quehacer con consagración.

Escuche las declaraciones de Wandi:

Ir a descargar

«El maestro debe tener el espíritu de superarse, de ser cada día mejor, saber que los niños son diferentes pues tienen un comportamiento diferente al otro y eso el docente tiene que saberlo, para nosotros la diferencia está en la forma de llevar la educación, en saber formarlos.

«La clase es lo que más me gusta, impartir la docencia. Me agrada saber cuánto avanzan, ante las nuevas tecnologías trato de superarme  y de estar a la altura del reto. Hoy brindar mi conocimiento es un reto, pues la práctica y todo cuanto hemos hecho a lo largo de los años sirve para ayudar en el proceso de instrucción».

«Me alegra mucho el entusiasmo de los padres cuando me reconocen como la docente de sus hijos el próximo curso, eso me compromete por eso me esforzaré para formar niños con conocimientos y educación, que se destaquen y sean reconocidos en la escuela, lo he logrado siempre y creo que este curso puedo hacerlo también».

Las vivencias de Wandi Ávila Roque son resumidas a su última etapa en el seminternado República de Chile, la misma escuela que la acoge este curso escolar como una de las docentes reincorporadas a las aulas en el territorio.

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

Fabián: el pequeño príncipe de la radio tunera

Adialim López Morales

Federación de Mujeres Cubanas: con la desafiante voluntad de una Reyna

Yami Montoya

Yuniel Ávila Rodríguez, un joven que resguarda a un Fidel lleno de historias sencillas

Yami Montoya

Enviar Comentario


8 + = dieciséis