Ofensiva en Las Tunas para producir ladrillos de barro
Las Tunas

Ofensiva en Las Tunas para producir ladrillos de barro

Las Tunas.- Con la aspiración de abrir nueve tejares estatales, antes de concluir el actual calendario, y crear capacidades para producir un millón más de ladrillos, Las Tunas confirma el propósito de incrementar la cuantía de este renglón con vistas al programa de construcción de viviendas.

Argelio Luis Corría Pérez, funcionario del Gobierno provincial, declaró que en el presente año se deben facturar tres millones de unidades y el objetivo es producir un millón más para el 2020, pues el territorio posee los recursos naturales necesarios para materializar ese propósito.

Precisó que hasta el cierre de junio el cumplimiento de lo planificado marchaba al 95 por ciento, con un ligero retraso que, avizoró, no impedirá cumplir con la meta de este 2019, período en el cual las autoridades locales insisten en la necesidad de incentivar la producción local de materiales de la construcción.

Corría Pérez añadió que en Las Tunas funcionan 16 tejares estatales y unos 60 son operados por trabajadores por cuenta propia, los cuales sostienen un peso importante en la fabricación de los ladrillos de barro utilizados para levantar paredes o techos en forma de bóvedas, una técnica en la cual la provincia acumula mucha experiencia.

Sobre los beneficios de esta tradición artesanal, Dilton Burgueño Machado, administrador del tejar La teja, perteneciente a la Empresa de Mantenimiento Constructivo y un viejo conocedor del tema, destacó las potencialidades de Las Tunas en la obtención de barro para la fabricación de ladrillos, racillas, losas de pizo, entre otros surtidos.

Reiteró las bondades del barro, un elemento natural que no necesita de otros componentes como el cemento, y explicó que un buen ladrillo sólo precisa de un 60 ó 70 por ciento de arcilla, de acuerdo al grado de plasticidad, y un 30 de arenón más el debido tiempo en el horno.

Burgueño reconoce lo importante de emprender una ofensiva en la producción de ladrillos, pero advierte que antes de abrir nuevas unidades, primeramente hay que crear  las condiciones necesarias, de lo contrario es aconsejable explotar la totalidad de las capacidades productivas existentes, que no siempre se aprovechan.

En este sentido, citó los tejares Israel Marrero y Marañón, ambos pertenecientes a Mantenimiento Constructivo, cuyas producciones, refirió, son inferiores a sus posibilidades, y podrían suministrar el ladrillo necesario para las grandes urbanizaciones como el polo Voluntad Tunera, en la capital provincial.

Para este alfarero, los elementos para levantar las viviendas que necesita la provincia están en el suelo, extraerlos y darles buen provecho solo depende del interés, voluntad y la vergüenza del hombre capaz de transformar el fango  en un elemento útil y necesario para edificar las casas. (Con información de la ACN)

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Hotel Cadillac reduce uso de sustancias contaminantes a la capa de ozono

Esnilda Romero Maña

Sesiona en Las Tunas el evento Internacional de Ciencia e Innovación Tecnogest 2019

Esnilda Romero Maña

Eveline, una propuesta de belleza natural

Leydiana Leyva Romero

1 comentario

llp 22 agosto, 2019 at 13:22

Si bien es importante la producción local de materiales para la construcción, debe ser para el estado el aseguramiento de la calidad de estos renglones. De nada sirve hacer grandes producciones que duren pocos años o que no cumplan con requerimientos para una casa segura y duradera. Ejemplo tenemos disimiles, pero voy a referirme solo algunos, como el ladrillo: que los particulares no los están horneando lo suficientemente (los ladrillos se desboronan con la lluvia) y las empresas estatales no tienen formas (incumplen con los requisitos de la norma cubana NC 360:2005).

Respuesta

Enviar Comentario


cuatro × 8 =