Cemento, ladrillo y arena… ¿qué se necesita para hacer una casa en Cuba? (Parte I)
El Programa de la Vivienda en Cuba traza estrategias para suplir el déficit habitacional existente en el país. (ACN FOTOS/Oscar Alfonso Sosa y Arelys María Echevarría Rodríguez)
  • Portada
  • Cuba
  • Cemento, ladrillo y arena… ¿qué se necesita para hacer una casa en Cuba? (Parte I)
Cuba

Cemento, ladrillo y arena… ¿qué se necesita para hacer una casa en Cuba? (Parte I)

Una casa diaria. Esa es la aspiración del Programa de la Vivienda en Cuba para satisfacer un déficit habitacional que asciende a más de un millón 331 mil hogares, entre los que es necesario construir desde los cimientos y los que precisan rehabilitación. Aun así, haría falta una década para revertir la situación actual.

Los desastres naturales, la acumulación de años sin adecuados procesos de mantenimiento y rehabilitación, las indisciplinas urbanísticas y técnicas, el deterioro de las capacidades constructivas y el impacto de las tendencias demográficas determinaron que casi el 40 por ciento del patrimonio inmobiliario cubano se encuentre entre regular y malo.

Esa tendencia y la creciente demanda de nuevas casas fueron el origen del referido Programa, considerado un asunto de prioridad gubernamental, toda vez que el acceso a una vivienda adecuada y a un hábitat seguro y saludable aparece reconocido como un derecho constitucional.

Aunque en el plan se incluye la recuperación de la industria nacional de materiales para la construcción y la intervención del Estado, más del 60 por ciento de las moradas deberán ser construidas por esfuerzo propio y con el desarrollo de la producción local de materiales, la cual debe diversificarse  y  aumentar, hasta convertirse en la principal fuente de recursos.

El acercamiento que propone este reportaje a la actualidad del Programa subraya estos elementos.

LOS VESTIGIOS DE MATTHEW E IRMA EN GUANTÁNAMO

El huracán Matthew dejó tantos daños como enseñanzas en los cinco municipios  azotados por él en la provincia de  Guantánamo -Maisí, Baracoa, Imías, San Antonio del Sur y Yateras- aún convalecientes de sus secuelas.

La afectación de 42 mil viviendas, el 72 por ciento del fondo habitacional de esos territorios, como resultado del paso del ciclón más temible que ha azotado al Oriente Cubano y que dejara en pie solo los patrimonios construidos más resistentes de la Primera Villa Cubana y de Maisí, suscitó un replanteo de la estrategia para enfrentar futuros desastres y la selección de nuevas tipologías constructivas.

Se propusieron soluciones urbanísticas y arquitectónicas, particularmente en Baracoa, donde se reportaron 23 mil afectaciones a ese sector, gran parte de ellas totales, y también fórmulas para devolverle la habitabilidad al fondo habitacional de Maisí, donde casi el 80 por ciento sufrió algún tipo de perjuicio.

Más de 40 Consejos Populares de  los 76  del Alto Oriente  cuentan con minindustrias productoras de materiales para viviendas, en cumplimiento de una orientación nacional de crear esas instalaciones en los 43 Consejos con más de un millar de inmuebles. Meta cumplida, y esa política se extenderá a otros nueve, a pesar de que no alcanzan la cifra mencionada.

A raíz de Matthew se erigieron en la provincia  poco más del 50 por ciento del total actual de  mini-industrias, dotadas de molinos, bloqueras, moldes manuales y otros renglones como las bóvedas sin cimbra (ladrillo cerámico que prescinde  de encofrado) para las cubiertas sólidas, más económicas que las tejas de zinc galvanizado, señaló Carlos Martínez Turro, vicepresidente del Consejo de la Administración Provincial  para las inversiones.

Martínez Turro subraya que con el concurso de las pequeñas fábricas Baracoa puede producir casi tres viviendas diarias (2,7 precisa), Maisí dos, y los restantes ocho municipios, una cada 24 horas.

Entre las limitaciones para alcanzar a corto plazo esa producción, además del cemento y el acero -decisivos para cimentaciones y cerramentos-figura la insuficiente disponibilidad de áridos, imprescindibles en todo proceso constructivo. La escasez de ese elemento es más notoria en Caimanera, un municipio al cual se le proporciona mediante ferrocarril.

LAS TUNAS Y LAS TRES C: CASA, CREATIVIDAD Y CONTROL

En una década la provincia de Las Tunas aspira a rehabilitar o edificar más de 44 mil hogares a fin de mejorar el fondo habitacional, pues el 33 por ciento de las viviendas clasifican entre regulares y malas.

Con el objetivo de cumplir tales propósitos se desarrollan en el territorio comunidades como Voluntad Tunera, ubicada a un lateral de la circunvalación sur de la ciudad, la cual contará  con más de mil moradas, de las cuales en este 2019  planifican entregar las primeras 24 a partir del aprovechamiento de la estructura de un edificio cuya terminación se detuvo hace años.

Héctor Rodríguez Espinosa, director Provincial de la Vivienda en Las Tunas, declaró la intención de edificar este año mil 621 inmuebles en las distintas modalidades: por esfuerzo propio, mediante gestión estatal y entrega de subsidios.

Detalló que al concluir el mes de junio terminaron más de 800, con un ligero atraso en la ejecución de los casos subsidiados, debido a dificultades con la entrega de cemento a la provincia, una circunstancia que afectó en los últimos dos meses el cronograma constructivo  y la producción de materiales.

Argelio Luis Corría Pérez, funcionario del gobierno provincial, explicó que en Las Tunas funcionan 14 combinados, igual cifra de mini industrias productoras de materiales y desarrollan otro número similar, cuyo costo está valorado en unos 300 mil pesos en equipamiento y montaje de la instalación.

Destacó Corría que en la primera de estas estructuras producen áridos, pisos, bloques, viguetas, plaquetas, tanques, mesetas, lavaderos, fregaderos y la carpintería necesaria para una vivienda, además del cemento de bajo carbono, muy económico al duplicar el rendimiento del P-350.

Subrayó que ante el déficit del codiciado P-350 apuestan por la producción de ladrillos de barro, renglón fundamental para levantar paredes y techos en forma de bóvedas, tecnología utilizada en el polo de viviendas Blanca Rosa, en el municipio de Majibacoa, y que prescinde, además, del acero, otro de los surtidos carentes en la actualidad.

Por otra parte, en Las Tunas un combinado que procesa plásticos produce conexiones,  manguera PVC y  tuberías hidráulicas, sanitarias y eléctricas, destinadas a la construcción de los inmuebles, en lo fundamental, de los polos de viviendas.

No obstante los esfuerzos realizados para incrementar la producción de materiales de la construcción, aún la oferta es insuficiente para la demanda de la población. Así lo confirman los criterios de las tuneras Ada Iris Ochoa Camacho, vecina del reparto Aguilera; y Yusmidely Alarcón Sánchez, habitante de La Victoria, cuyas construcciones están paralizadas debido a las dificultades para comprar los materiales, en lo esencial, la cabilla, el cemento y la gravilla. (Tomado de www.acn.cu/ Por:Por Lino Lubén, Jeniffer Rodríguez, Evelyn Corbillón, Pablo Soroa, Naily Barrientos, José A. Fernández)

Cemento, ladrillo y arena… ¿qué se necesita para hacer una casa en Cuba? (Parte I)

Cemento, ladrillo y arena… ¿qué se necesita para hacer una casa en Cuba? (Parte I)

(Continuará)

/nre/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Avanza Cuba en la habilitación de la tecnología 4G/LTE

Redacción Tiempo21

Díaz-Canel: El país tiene el compromiso de fortalecer el talento formado por la Revolución

Redacción Tiempo21

Elegido Miguel Díaz-Canel Bermúdez como Presidente de la República de Cuba

Miguel Díaz Nápoles

2 comentarios

Lazaro 16 agosto, 2019 at 11:15

Si bien es importante la producción local de materiales para la construcción, debe ser para el estado el aseguramiento de la calidad de estos renglones. De nada sirve hacer grandes producciones que duren pocos años o que no cumplan con requerimientos para una casa segura y duradera. Ejemplo tenemos disimiles, pero voy a referirme solo algunos, como el ladrillo: que los particulares no los están horneando lo suficientemente (los ladrillos se desboronan con la lluvia) y las empresas estatales no tienen formas (incumplen con los requisitos de la norma cubana NC 360:2005), la arena por falta de tamices y otros recursos la industria no cumple con la NC 657:2008 NC 251:2013, etc. que genera gastos superiores de cemento. Que decir de los tomacorrientes y otros aditamentos eléctricos que no son seguros y de los accesorios de tuberías que los coge el sol de Cuba y los calcina que al mes se quiebran solos.

Respuesta
Diego Palacio 14 agosto, 2019 at 15:52

Que se necesita para para hacer una casa en Cuba, tres cosas, dinero, dinero y más dinero. Los precios de los materiales de construcción están tan altos como los Andes, los subisidios es algo bueno pero no es para todos, son para los más necesitados, los créditos bancarios la cuantía a prestar depende de los ingresos y los intereses son bastante altos y apenas resuleven . Esperemos que con el interés que el nivel central gobierno central le está poniendo al asunto se puedan hacer cosas buenas y con calidad.

Respuesta

Enviar Comentario


− 2 = cuatro