Protección al consumidor: máxima para cumplir
Las medidas tomadas para bajar los precios de los productos sólo serán efectivas al hacerlas cumplir estrictamente. (FOTO/Cubasi.cu)
Sociedad

Protección al consumidor: máxima para cumplir

Las Tunas.- Con el objetivo de proteger al consumidor ante los elevados costos que los trabajadores no estatales ponían a los alimentos, a finales del mes de abril del presente año, se estableció una lista de precios máximos para las ventas de productos agrícolas a la población.

Sin embargo a más de un mes de establecida esta medida,  la realidad es la misma.

En el trabajo periodístico: Productos del mercado: ¿a las cuántas será la vencida?, escrito por Luz Marina Reyes Caballero y publicado en el periódico 26 se expone que el sentimiento es de resignación cuando al comprar, los precios cobrados no coinciden con los de la tablilla de “información”.

Entonces es válido preguntarse: ¿para qué tomar medidas que benefician al pueblo si luego no tenemos los mecanismos de control para velar que se cumplan?

Más allá de pensar en quién tiene la culpa y recurrir a la vaca; hay que tener presente que a conciencia de los particulares no se puede dejar el asunto, ya que se ha evidenciado la desconsideración de los mismos en más de una ocasión.

El director integral de supervisión en Las Tunas, Arcadis Estrada Rodríguez, nos comenta que es responsabilidad de la Empresa Provincial de Acopio velar porque estás leyes se cumplan; pero que hoy no tiene un sistema implementado de protección al consumidor, tienen deficiente sistema de medición y problemas administrativos.

Por otra parte están los campesinos, víctimas de disímiles regulaciones hacia ellos, quienes están en el surco, mientras otros se salen con las suyas.

La justicia es parte de la ideología e idiosincrasia del cubano. Somos justos por naturaleza, entonces evidenciar actuaciones como estas no nos pueden dejar de brazos cruzados.

Es momento ya de que se tomen las medidas pertinentes con los que creen en la ley del más fuerte, con los intermediarios entre campesino y pueblo, los negociantes, los abusadores.

Quizás la solución sí esté en la creación de un mercado agropecuario de oferta y demanda en el que los propios campesinos, trabajadores no estatales y concurrentes puedan ofertar sus productos de una forma más directa a la población.

/nre/

 Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube 

Artículos relacionados

Delegada del ICAP en Las Tunas: rechazamos golpe de Estado en Bolivia

Julián Velázquez

Coordinador Nacional de los CDR destaca en Las Tunas importancia de los barrio-debates

Edelmis Cruz Rodríguez

Profesionales de salud pública detienen trasmisión de dengue en Las Tunas

Edelmis Cruz Rodríguez

2 comentarios

Adialim López Morales 24 junio, 2019 at 16:01

El actual director de supervisión en la provincia Arcadis Estrada Rodríguez, declaró recientemente que se creó un puesto de mando en cada uno de los municipios tuneros, para controlar a los concurrentes en los mercados estatales.
Integrados por los miembros del ministerio del interior y por los inspectores de las direcciones integrales de supervisión, se espera a través de ellos un mayor control de los sobreprecios y la distribución de productos como la carne de cerdo y el arroz.
Estrada Rodríguez expuso además que entre los objetivos priorizados está el de combatir la existencia de las llamadas cuevitas y las desviaciones existentes en cuanto a la política de precios que fijó el Consejo de la Administración, entre las que destaca negativamente la venta de plátanos.

Respuesta
juan manresa 19 junio, 2019 at 11:48

Todos somos complíces de una forma u otra del incumplimiento de las normas establecidas por el estado.Será tan difícil crear un punto de dirección en cada mercado agropecuario durante el horario de trabajo del establecimiento donde laboren inspectores integrales, autoridades de acopio, gobierno y de orden interior y sumar a la población a la denuncia de las violaciones que se detecten.Pienso que lo más grave que nos puede pasar es permanecer en la inercia y seguir viendo como un grupo de personas abusan de nuestra población con los precios que mejor le convienen a ellos.

Respuesta

Enviar Comentario


cinco − 3 =