¡Felicidades papá!
Lecturas

¡Felicidades papá!

Los amores casi siempre se muestran de diferentes maneras. Hay pasionales, frenéticos, desesperados, pero los mejores y los más incondicionales son los amores que le regalan los padres a los hijos.

Y muchos tenemos de estos amores, en específico tres: el amor de padre, el que biológicamente te hizo, que te creó y te vio crecer, el que te abre los brazos cada vez que llega del trabajo.

Los padres son como una luz, están para salvarnos en los malos ratos, de las malas decisiones y de hacernos sentir fuertes como él. Cuando somos pequeños creemos que tienen tanta fuerza, pero tanta fuerza, como los súper héroes de las películas y su fuerza está en su corazón.

Papá da el primer consejo en la primera relación amorosa y la acepta muy tranquilo, o al menos por fuera es lo que aparenta.

Pero es que así son los padres, protectores y guerreros, cuando ven que a su hijo lo lastiman se aferran a toda la fuerza el mundo para cuidarlo.

El otro gran hombre es el padre de tu hermano que no es tu padre, una palabra muy antiestética a mi entender, el padrastro, ese también es un padre, porque llega a nuestras vidas en cualquier momento.

El está para superar tus miedos, para rebasar los grados en la escuela, las pruebas de las materias difíciles, ellos logran formarnos y convertirnos en profesionales y en algunos casos te regala otro miembro para la familia.

Y por último pero no menos importante, son los abuelos. Los abuelos son como las rocas, al inicio son bellas y con el tiempo se solidifican más, le salen agujeros y baches en la superficie y el interior, pero allí las veces luchando para sobrevivir en su ambiente.

Así son los abuelos, también te abren los brazos para consolarte, lloran contigo cuando te duele algo, te miman, te compran regalos, te besan, te cuentan historias y tú te las crees todas.

Los abuelos siempre tienen una respuesta para tus preguntas, ya sean reales o no, si le pides a tu abuelo un tesoro él te hace un mapa y lo busca contigo, si le pides a tu abuelo un corazón, él es capaz de quitarse el suyo y dártelo en tus manos aunque tú, no sepas ya lo tienes.

Los abuelos ocupan tanto espacio en tu corazón que cuando no están más, no sabes ya cómo llenar ese vacío, queda allí para el resto de tu vida, intentado recordar los buenos momentos que vivimos con ellos.

La mayoría, tenemos estos tres hombres en nuestras vidas: papá, padrastro y abuelo, si los tienes y tú los amas tanto como ellos a ti, siéntete afortunado y demuéstrales lo mismo porque si en algún momento sientes dudas mira en sus ojos y te darás cuenta de que solo hay un rostro y es el tuyo.

Por esta y muchas más razones que no se pueden decir en pocas líneas, felicidades a todos los padres, a los que ya lo son, a los que recién adoptan ese nombre, a los que serán, y a los que fueron. ¡Felicidades papá!

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Sembrar una semilla

Martí, una plaza y una luz que proyectan al futuro

Redacción Tiempo21

Padre, la mayor riqueza en el mundo

Yami Montoya

Enviar Comentario


− 2 = seis