Fidel Castro, una vida de lucha por la paz
Fidel abogó por la paz y enfrentó el dominio imperialista.
Historia

Fidel Castro, una vida de lucha por la paz

Toda una vida dedicada a luchar contra los males que genera el imperialismo, especialmente de los conflictos armados, es el legado más valioso que dejó el líder cubano Fidel Castro Ruz a la humanidad.

Línea de acción y pensamiento que marcó su existencia, pues como definió en sus reflexiones « Luchar por la paz es el deber más sagrado de todos los seres humanos, cualesquiera que sean sus religiones o país de nacimiento, el color de su piel, su edad adulta o su juventud».

Así lo reconoció la desaparecida Unión Soviética, cuando a muy poco tiempo del triunfo de la Revolución cubana, le concedió el Premio Lenin de la Paz, el 19 de marzo de 1962.

Al año siguiente, en teatro Chaplin de La Habana durante el acto oficial de entrega del galardón, Fidel expresó « ¡Yo llevo esta medalla sobre mi pecho en nombre del pueblo! No yo, ¡es el pueblo quien ha recibido esta medalla!».

Luchar por la paz también significó enfrentar el dominio imperialista de otros países del mundo con una actitud activa a favor de la verdadera independencia.

Se valió de todos los escenarios posibles para denunciar el uso que hace el imperialismo de la guerra y de la creación de conflictos bélicos para impulsar su industria armamentista y mantener sus monopolios, sus privilegios, amparados en el chantaje, la opresión y el saqueo.

Cuando la amenaza de la guerra se cierne peligrosamente en nuestra región, las alertas que hacía entonces Fidel, y que siguió sosteniendo el resto de su vida, siguen vigentes.

El Premio Lenin de la Paz surgió como alternativa al tan manipulado Premio Nobel de la Paz y fue obtenido también por otros dos cubanos: el poeta Nicolás Guillén, en 1954, y la eterna luchadora por los derechos de la mujer Vilma Espín, en 1977.

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Reconocen en Las Tunas a investigadores e instituciones vinculados a la historia

Yami Montoya

Guillermón Moncada, el heroísmo invicto

Tania Ramirez

Leonor, el dolor de ser madre de José Martí

Tania Ramirez

Enviar Comentario


cinco × 3 =