Envejecimiento poblacional en Cuba: el triunfo de la vida sobre la muerte
En Cuba lapoblación llega a los 60 años con mucha capacidad de aporte social.
Lecturas

Envejecimiento poblacional en Cuba: el triunfo de la vida sobre la muerte

Aun cuando en Cuba suban los niveles de fecundidad y disminuyan las emigraciones, puede ocurrir un decrecimiento de la población, debido a que el número de defunciones aumenta cada año, explicó María del Carmen Franco Suárez, subdirectora del Centro de Estudios de la Población y Desarrollo (Cepde), de la Oficina Nacional de Estadística e Información.

En entrevista con la Agencia Cubana de Noticias,  la especialista aclaró que para que una población aumente depende de tres variables esenciales: nacimientos, defunciones y migraciones.

El crecimiento natural es la diferencia entre nacimientos y defunciones, en una población que está creciendo, normalmente ocurren más nacimientos que defunciones; sin embargo, cuando pasa lo contrario, este proceso se detiene. En el 2017 se detectaron en el país tres provincias: La Habana, Villa Clara y Sancti Spíritus y 55 municipios, en los que ya ocurre, aseguró Franco Suarez.

Durante 2018, aunque aún los especialistas del Cepde no han hecho un cierre de sus estudios, se prevé que el decrecimiento sea  todavía mayor que el del año precedente.

Actualmente existen más hogares con adultos mayores que con niños y las cifras del incremento de la población adulta mayor actual y perspectiva indican que así será en el futuro; se han incrementado los ancianos en la Isla en más de 400 mil personas, de un total de un millón 639 mil 262 en el Censo del 2002 a dos millones 41 mil 392 en el del 2012; mientras que al cierre del 2017 se evidenció un conjunto de dos millones 251 mil 930 personas de 60 años y más, siendo en su mayoría mujeres.

Esto corrobora el hecho de que, según explica la demógrafa del Cepde, el grupo poblacional que más está aumentando es el de 60 años y más, y dentro de este el de 75 y más, con una tasa promedio anual de ascenso de 1,7 por ciento, fenómeno conocido como el envejecimiento dentro del envejecimiento.

Una de las preocupaciones que se genera a partir del envejecimiento demográfico en Cuba, es la cantidad de personas que están en condiciones de aportar al presupuesto del país, lo cual se relaciona con la imposibilidad de trabajar de varios adultos mayores.

El bono demográfico es el momento en que la población tiene un monto en edades en las que potencialmente pueden producir y aportar a la economía, es decir que tiene una estructura etaria en la que puede apostar su máximo al PIB, explicó Franco Suárez.

Según un estudio sobre envejecimiento a partir del Censo de Población y Vivienda de 2012, realizado por especialistas del Cepde, para el futuro cercano se contará con menos personas en edad activa, ya que la población se irá envejeciendo con el transcurso del tiempo, lo cual incide en las políticas de empleo, las cuales tendrán que contemplar la sostenibilidad de la estructura productiva.

Otro factor que influye en la composición de la población cubana es la fecundidad, cuyas tasas, el número de hijos que tienen las mujeres en promedio, se han mantenido por debajo del nivel necesario para el reemplazo poblacional desde 1978. Ello incide también en que cada año se produzcan menos nacimientos, ya que menos mujeres entran a la edad reproductiva.

Y es que el envejecimiento poblacional posee también una incidencia en la baja fecundidad de las mujeres cubanas; porque como han transcurrido muchos años con reducción en la cantidad de nacimientos, lo que va a suceder es que aun cuando las féminas mantengan la misma fecundidad van a producir menos cantidad de nacimientos, aseguró la subdirectora del Cepde.

Cabría preguntarse entonces si tener a una población envejecida constituye un problema, a lo cual la especialista María del Carmen Franco Suárez respondió que la mayoría llega a los 60 años en muy buen estado de salud, con mucha capacidad de aporte social, por lo que es más bien un reto para la sociedad, que debe comenzar por eliminar muchos de los mitos que hay con relación con las personas mayores.

El envejecimiento, recalcó, constituye el triunfo de la vida sobre la muerte;  no es un problema es un reto que tiene el país en saber cómo aprovechar a ese grupo y preparase para proporcionarles una vejez  saludable, participativa y sin  discapacidad.  (ACN/ Alianet Beltrán Álvarez)

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

De circunstancias y optimistas estratégicos

Naily Barrientos Matos

Gaby, técnicamente muerto, nada más

Miguel Díaz Nápoles

Dícese mujer y se ha dicho la vida

Grabiel Peña González

Enviar Comentario


6 − = tres