Solamente de verlo, ya uno cambia
Yusmel, en plena rehabilitación de una paciente. (TIEMPO21 FOTO /MiguelDN).
Gente

Solamente de verlo, ya uno cambia

Las Tunas.- Para Yusmel Primelles Rodríguez el día empieza muy temprano. A las 4:00 am se levanta para abordar el primer transporte que sale del municipio de Jobabo hacia esta ciudad, y aunque llegar puntual a su centro laboral es todo un reto, día a día lo cumple con la certeza de que su ausencia puede incidir en la vida de muchas personas.

El sueño de Yusmel siempre fue ser médico, pero, por cuestiones de salud no pudo consumarlo, por este motivo optó por la Licenciatura en Rehabililitación Integral de Salud.

Los pacientes que llegan a las manos de este joven profesional padecen comúnmente de afecciones neurológicas, lesiones óseas, de músculos o articulaciones aunque el espectro de patologías atendidas es muy amplio; se incluyen además pacientes con Síndrome de Down, Parkinson, parálisis facial, asma, hipertensión, cardiopatías. Para ellos existen tratamientos diferenciados como masajes, calores, magnetos, microondas, parafina, fangoterapias, corriente o ejercicios físicos, por solo mencionar algunos.

Escuche entrevista a Yusmel Primelles Rodríguez 

Descargar audio

En solo dos años de trabajo en el policlínico Dr. Gustavo Aldereguía, este fisioterapeuta exhibe grandes logros profesionales. «He visto muchos pacientes llegar en silla de ruedas y salir caminando. He conocido a muchas personas afectadas psicológicamente por su dolencia física y mejorar notablemente en ambos aspectos». 

Pero nada de esto sería posible si la profesionalidad no estuviera aliada a la sensibilidad. «Uno de los temas que recibimos en las clases de la universidad es el apoyo psicológico. A los pacientes es necesario brindarles ayuda emocional pues su evolución depende del estado anímico con que afronten su padecimiento. Ellos deben olvidar sus problemas, el entorno debe ser de armonía para que el trauma los afecte en menor medida».

Escuche opinión de pacientes

Descargar audio

Yusmel me propuso visitar a algunas pacientes que atiende periódicamente. En el transcurso del camino contaba algunas experiencias de su trabajo, yo escuchaba atenta.

«Recuerdo con mucha alegría el caso de una niña con parálisis cerebral infantil que me pedía que le cantara y tenía que hacerlo –sonríe–, o la señora que al principio no quería continuar el tratamiento por lo doloroso del mismo y que gracias a su empeño logró peinarse y comer, acciones que había dejado de hacer por su enfermedad».

En un santiamén llegamos a la casa de Odalis Becerra Hernández, paciente que hace más de tres meses cumple un tratamiento de rehabilitación de cadera de manos del fisioterapeuta. «Las personas que acuden a la consulta con una dolencia similar a la mía tienden a estar desmotivadas, deprimidas; pero, Yusmel, con el sentido de pertenencia a su profesión, me ha ayudado a salir adelante y a vencer mi dificultad, por eso le estoy eternamente agradecida a él y a todo el colectivo que me atiende en el policlínico».

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter Youtube

Artículos relacionados

Aldo Pérez Salazar y su vocación por el campo

Adialim López Morales

Pavel, entre los surcos y la porcicultura

Adialim López Morales

Juana y los caminos del arroz

Adialim López Morales

Enviar Comentario


nueve − = 5