Por un deseo común: erradiquemos el hambre
Unos 821 millones de personas en el planeta van a la cama con hambre.
Opinión

Por un bien común: erradiquemos el hambre

En uno de los libros más leídos en mi adolescencia, conocido como Confesiones del Diablo Ilustrado, un amigo escritor reflexionó «Si me dijeran pide un deseo… pediría sin titubear que cada humano emplee su vida bajo el signo de ser para los demás», inspirado en la canción de Silvio Rodríguez titulada Rabo de Nube

Hoy es el Día Mundial de la Alimentación, y cuando me propuse el reto de escribir sobre el tema no pude dejar de pensar en aquel texto, entre otras razones porque el creador de esta obra luego expone: «¡Imagínate que se cumpliera! el millonario invertiría en bienes sociales, el presidente de los Estados Unidos empezaría por anular el presupuesto destinado a gastos militares y con ese dinero se eliminarían de un porrazo el hambre y la ignorancia de la humanidad».

La realidad es desgarradora frente a esta hermosa utopía. El informe redactado este 2018 sobre el Estado de la Seguridad Alimentaria y la Nutrición en el Mundo asegura que por tercer año consecutivo las estadísticas globales del hambre aumentaron.

Escuche el comentario 

Descargue el audio

Según datos recogidos por el periódico Trabajadores esto significa que unos 821 millones de personas en el planeta van a la cama con hambre; de ellos 39.3 millones lo hacen en América Latina y el Caribe.

 

Y mientras este fenómeno forma una mancha oscura en el desarrollo de la humanidad, Cuba se alza y ocupa hoy el quinto peldaño entre los países que han logrado reducir el índice del hambre y la desnutrición de manera sostenida por varios años.

Este logro está dado por la máxima de no preocuparse y ocuparse desde cada una de las provincias, desde las formas productivas e incluso desde cada patio a través de la agricultura urbana y suburbana; no en vano, el Proyecto de Constitución ratifica a la alimentación como una prioridad política y un derecho universal de los cubanos.

El representante de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura en Cuba, Marcelo Resende, manifiesta que el Día Mundial de la Alimentación debe convertirse en una gran lupa que visibilice senderos por construir y a la vez permita que revisemos qué podemos hacer desde nuestro espacio.

 

Quizás el querido cantautor tenga razón y cuando todos actuemos por un bien común, erradicar el hambre, lejos de ser un problema, se convierta en una filosofía de vida.

Por eso hoy, para celebrar, vale la pena cantar con Silvio… «Si me dijeran pide un deseo/ preferiría un rabo de nube… un barredor de tristezas, un aguacero en venganza, que cuando escampe parezca nuestra esperanza».

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Por donde entra el uniforme, no entra la moda

Leydiana Leyva Romero

Evolución, ¿involución?

Adialim López Morales

Primero de Mayo: hacer juntos por #Cuba

Naily Barrientos Matos

Enviar Comentario


× 9 = cuarenta cinco