Liván y Mily, extraordinaria pareja
Gente

Liván y Mily, extraordinaria pareja

Liván y Mily, extraordinaria pareja
Liván es segundo suboficial en la Brigada Especial de la provincia de Las Tunas. (FOTO Yoe Hernández)

Las Tunas.- Liván González Campos apenas tiene 21 años y ya vive un amor extraordinario, de esos que marcan los años venideros y que siente como un regalo de la vida.  Es segundo suboficial en la Brigada Especial de la provincia de Las Tunas y desempeña sus funciones en Rescate y Salvamento, como técnico canino.

Siempre amó a los canes. Y ahora los sentimientos se multiplicaron desde que conoció a su Mily, una hermosa perra de siete años y cuatro meses.

«No tuve la oportunidad de escogerla. Me la asignaron de manera dirigida. Pero no me arrepiento y me alegro de que sea la que me dieron. Estoy satisfecho con ella.  La adoro y estamos trabajando, siempre juntos.

«El comienzo no fue difícil.  Desde el primer momento tuvimos buena relación. Nos conocimos poco a poco, fui estudiándola y aquí estamos».

Las risas, los juegos y una intensa felicidad nacen constantemente en Liván, quien permanece al lado de Mily.

Liván y Mily, extraordinaria pareja
Liván González Campos. (FOTO de la autora)

Escuche el reportaje sobre el técnico canino Liván González Campos y su perra Mily.

Descargue el audio

«La perra es lo máximo.  Cuando yo llego a la unidad, ya ella lo sabe.  La saco de la caseta rápido pues enseguida comienza a ladrar.  Se pone ansiosa hasta que me ve.  La peino, le paso la mano y la entreno, entre otras cosas.

«Cuando me ve comienza a brincar, desesperada por estar encima de mí todo el tiempo. Y, por supuesto, estoy contento porque me quiere. La verdad es que yo también la adoro a ella».

Juntos las horas pasan rápido porque se disfrutan entre ellos, en una relación hermosa que deja provecho.

«La baño todas las semanas. Jugamos con una pelota porque a ella le encanta que se la tire para traerla y así hacemos el tiempo.

«Ya ella tiene la obediencia reflejada, no hay que entrenarla todos los días pues comprende lo que tiene que hacer. Pero, le repaso acatamiento una vez a la semana y hacemos búsqueda en superficie para que no se le olvide.

«Todo lo que es con ella me gusta porque me gusta la canina».

Desde un inicio, este dúo sui-géneris superó el adiestramiento y el aprendizaje, hasta el día de hoy.

«La primera etapa de la técnica canina tienes que pasarte tres meses haciendo relación hombre-perro; que se trata de eso, para que te adaptes a ella y ella a ti. Todo lo superamos al máximo.

«No hemos tenido ninguna experiencia real; pero, en los entrenamientos nos hemos acercado a escenarios casi verdaderos para en caso de que ocurra algo, estar preparados.

«Aquí en la provincia no hay lugares para hacerlo; pero, nosotros vamos todos los años a La Habana, allí sí están los campos de escombros y todo lo más parecido a un contexto real».

El futuro es amplio para Mily y Liván, pues de las palabras de él se ratifica una extraordinaria confianza en las potencialidades de ella.

«Actualmente en la provincia lo que hacemos es entrenar porque como tal derrumbes y necesidades de rescate y salvamento no hay.  Ella está preparada para buscar, ya sea en un derrumbe, o una persona ahogada; incluso, en restos humanos enterrados, es capaz de localizarlos».

Hace dos años que andan unidos por la vida y cuando están lejos se extrañan. Por eso aprovechan cada instante juntos, para compartir juegos y enseñanzas y para alistarse por si un día se requiere de ellos.

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Adalid de ideas multiplicadas

Roger Aguilera

Zabala, confesiones de un comparsero

Leydiana Leyva Romero

Metodio y la radio, un binomio singular

Adialim López Morales

Enviar Comentario


+ 5 = trece