Los primeros días del «Mambí»
Sociedad

Los primeros días del «Mambí»

Los primeros días del «Mambí»Las Tunas.- Lo que en un inicio era apreciado por muchos pobladores como solo una muralla dentro de esta ciudad, resultó ser un éxito. Convertido hoy en el mercado agropecuario autoservicio El Mambí, es una de las obras abiertas en la Operación aniversario 65 del Día de la Rebeldía Nacional en la provincia de Las Tunas.

No solo es la belleza arquitectónica y lo acogedor de las instalaciones lo que alegra a sus visitantes, sino que las variadas ofertas y el buen trato de sus trabajadores forman parte de la rutina de este gran establecimiento.

Una refrescante juguera, un local para carnes frescas y ahumadas, otro para la venta del maíz molido, uno dedicado a productos de Labiofam, una visitada nave de autoservicio y una fonda de gastronomía, componen la obra realizada con el objetivo de crear una ciudad más hermosa y presta al bienestar de su gente.

Su administrador, Héctor Batista Milanés, expuso a Tiempo21 que el principal proveedor del mercado es la Empresa de Acopio de Las Tunas, la cual garantiza la presencia de variadas ofertas desde las 10:00 de la mañana hasta las 9:00 de la noche, horario favorable para el pueblo trabajador.

Los primeros días del «Mambí»Además cuenta con un amplio almacén que alberga los productos beneficiados de Acopio, y una vez allí vuelven a ser evaluados para garantizar su calidad.

Esta es la causa del aumento de algunos precios en un cinco o un 10 por ciento si se compara con lo estandar en otros mercados de la ciudad; por ejemplo el plátano macho allí se oferta a 2,35 pesos la libra, 25 centavos superior a otros lugares, y la carne de cerdo a 17 pesos la libra, cuando puede encontrarse en otros establecimientos estatales por el precio de 16.

Sobre la permanente venta de esta última el administrador del Mambí expuso:

«Buscamos estrategias para que la carne nos dure hasta horas de la tarde, por ejemplo cuando recibimos más de las que que están previstas, valoramos la cantidad de personas que esperan por ella y le indicamos a nuestros carniceros los niveles de cárnico para vender y evitar que alguien se quede sin poder obtenerla».

En medio de la cola para el cárnico se encontraba la enfermera Yuniedil Sosa, quien comentó que una de las deficiencias que encuentra en la nueva instalación es la ausencia de un lugar donde sentarse mientras se espera, «por lo menos una sombra para protegernos del agresivo sol de verano», refirió.

Encontré a Marielena y Pedro, dos adultos mayores de esta ciudad, en la nave de autoservicio eligiendo los productos para comprar.

«Estamos encantados con el lugar. Aquí los trabajadores hasta nos ayudan a elegir los productos. Agradecemos a las autoridades por pensar en obras como estas», comentaron.

A pesar de contar con un sistema de pesas electrónicas de gran nivel, aún los cajeros del mercado no están habilitados lo cual demora el servicio.

Más allá de que la obra pueda ser perfectible, la opinión de los visitantes es muy favorable; solo es necesario mantener el buen trato y la variedad de ofertas, y que el pueblo entienda que ninguna obra perdura si no cuidamos de ella.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

Artículos relacionados

Avanzan obras para mejorar el abasto de agua en Las Tunas

Esnilda Romero Maña

Casa de Orientación a la Familia, un espacio para la integración social de la mujer

Yami Montoya

Etecsa informa sobre la prueba del acceso a Internet a través de datos móviles

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


cinco + 7 =