Inaceptable derroche de recursos en importante obra de Las Tunas
Plano detalle

Inaceptable derroche de recursos en importante obra de Las Tunas

Inaceptable derroche de recursos en importante obra de Las Tunas
tiempo21 Fotos/Yaicelín Palma Tejas

Las Tunas.- Desde hace mucho tiempo, la casona situada en la calle Lucas Ortiz esquina a Adolfo Villamar, en el centro de esta ciudad, ha sido sede de la Dirección Provincial de Trabajo y Seguridad Social.

Por su avanzado deterioro, durante varios años ese inmueble comenzó a ser objeto de una reparación capital, cuyo costo ascendió a más de 700 mil pesos en moneda nacional y decenas de miles de pesos en divisa.

Para ejecutar las labores necesarias, los trabajadores de la entidad fueron reubicados en un local con escasas condiciones para brindar su importante servicio a la población, que, de paso, también se afectó; pero valía la pena cualquier sacrificio con tal de contar, al cabo del tiempo, con un centro plenamente funcional.

Al fin, la Delegación de la Construcción concluyó esa obra con inobjetable calidad. Además de crear confortables y agradables espacios para el desempeño laboral, los constructores dotaron a la edificación de las redes necesarias para el uso de las nuevas  tecnologías de la información y las comunicaciones, a fin de ofrecerle al público la debida atención.

Sin embargo, ya en el momento de retornar a su habitual sede, los empleados de la Dirección de Trabajo y Seguridad Social conocieron que autoridades gubernamentales de la provincia habían decidido convertirla en un centro polifunional para variadas ofertas gastronómicas y otros servicios.

Dicho así, la decisión parecería la más justa y correcta que pudiera adoptarse; pero detrás vino lo inaceptable, y, con ello, las quejas de los trabajadores de la entidad, de numerosos vecinos y transeúntes, y algunos de los propios constructores.

Tiempo21 posee constancia de esa gran insatisfacción de los trabajadores de la citada dependencia y de la población. Pero todo se ha quedado ahí.

¿Y qué motiva las quejas? Pues el hecho de que para cambiar el objeto social de ese edificio, aledaño al Parque Maceo, de esta ciudad, se actúa a golpe de mandarria.

En momentos en que escasean los materiales de construcción, cuando mucha gente aún sufre la pérdida de su vivienda o graves daños, a causa de los huracanes, y un saco de cemento cuesta muy caro, se decide convertir en escombros parte de una espléndida obra.

En la edificación se han derrumbado paredes recientemente pintadas; los restos de bloques yacen por doquier, las cabillas de los cimientos se alzan hacia el techo, como acusadores dedos; los cables que iban a facilitar las redes informáticas son un amasijo, y cientos de losas enchapadas en paredes y mesetas hoy abundan, hechas pedazos, en el suelo y ni siquiera se dispone de un plano.

Como consecuencia de esa decisión, ya 14 hombres y mujeres de la Dirección de Trabajo y Seguridad Social en Las Tunas han abandonado sus puestos laborales. Este periodista vio lágrimas en algunos de ellos, y, también, en los de varios constructores.

Además, por los golpes de mandarria, el techo de la primera planta del edificio se agrietó en varias partes y hoy constituye una amenaza para la seguridad de quienes tengan que pasar o permanecer allí.

Convertir la antigua sede de esa entidad en un centro polifuncional al servicio de la población  es sin dudas una buena idea porque forma parte del desarrollo social de esta ciudad; pero es inadmisible tirar al basurero cientos de miles de pesos en moneda nacional y divisas, en un crucial momento para Cuba. 

Acaso los Lineamientos aprobados en los dos últimos congresos del Partido Comunista de Cuba no dejan bien claro cómo actuar para que las inversiones se ejecuten de acuerdo con los proyectos concebidos y con la mayor racionalidad posible?

Inaceptable derroche de recursos en importante obra de Las Tunas
La edificación por fuera. (tiempo21 Foto/ MiguelDN.

¿Por qué no haber pensado en ubicar en esa instalación el pretendido centro multifuncional antes de iniciar las inversiones? ¿Cómo destruir lo que ya está hecho y que implica la destrucción de numerosos recursos? 

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

Artículos relacionados

Un tamarindo peligroso

Esnilda Romero Maña

Dificultades en dulcería La Violetica atentan contra un mejor servicio

Ordey Díaz Escalona

A esconderse que ahí viene la basura

Esnilda Romero Maña

33 comentarios

Yorkis 23 abril, 2018 at 18:19

Seguí indagando….Ya me parecía que todo era en función de un bien mayor!!!!

http://www.periodico26.cu/index.php/es/component/k2/item/9429-ampliara-las-tunas-red-de-restaurantes-de-alto-confort

Respuesta
Yorkis 6 abril, 2018 at 12:51

Hoy a casi 4 meses de este artículo iba a hacer un comentario, pero me acordé de Chibás y desistí……. Sólo una pregunta: ¿Sigue trabajando Raúl Estrada en Radio Victoria?…Gracias.

Respuesta
Pedro Jesús Abreu Gesen 4 abril, 2018 at 9:22

Excelente artículo, lleno de valentía como se espera de la prensa cubana, no pierdo la esperanza que algún día podremos leer muchos artículos como este, no solo en Las Tunas sino en todo el país. Mira que lo pienso y no acabo de comprender como un dirigente o grupo de ellos pudieron aprobar una decisión tan fatal como esta, en esa reunión ninguno fue capaz de dar argumentos sólidos para frenar tal despilfarro.

Respuesta
Jge 30 marzo, 2018 at 19:08

Nunca es tarde> Aunque soy asiduo a los medios locales de información, hoy me deparo con este magnifico análisis y no es posible dejarlo pasar sin dejar mi puento de vista. Mientras en los barrios y no muy distantes del centro de la ciudad, se hece necesario un clavo, para no decir un saco de cemento, seria bueno que se hiciese un análisis de cuánto se botó, sin dolor, sin pensar en los más necesitados y que infelizmente, el Estado se haga cargo de los gastos. En los comentarios pude leer también en los pro y los contra para la población el Mercado en el centro de la ciudad. Algo más: seguramente los que peinamos canas recordamos el famoso y popular Fantomas (lugar q ocupa hoy la Plaza Martiana) Pues bien, pudimos ver en los últimos tiempos cómo se conviertió la única tienda con vidrieras que había en la ciudad para hacer un nuevo mercado industrial o de servicios. La forma de construcción es muy parecida con antinguo Fantomas, pienso que fue una triste decisión. Dónde están los arquitectos, los ingenieros, los diseñadores locales que no se ven a no ser que sean también parte de las nuevas obras en la ciudad. Con dolor y ppreocupación es bueno decir que esperemos que todo se haga para el bienestar de la población. Saludos

Respuesta
O)rlando 19 enero, 2018 at 15:52

Se paró o lo pararon. No he visto mas comentarios ni respuestas.

Respuesta
Ernesto González Vargas 20 diciembre, 2017 at 16:33

Muchas felicidades Raúl así si se salva la revolución, yo quiero tanto mi provincia como tú ,hoy me siento orgulloso trabajando en la Habana con Mi equipo de Béisbol y salgo a defenderlo al Latino , pero en otros aspecto, siento pena por mi provincia es una lástima.

Respuesta
Raúl Estrada Zamora 21 diciembre, 2017 at 9:44

Ernesto, espero que el equipo logre triunfar. También creo que triunfaremos todos los que, como tú y yo, amamos a nuestra Revolución, y eso solo se logra combatiendo cada quien desde su puesto, con valentía y optimismo. No creo que merezca que tantas personas me hayan dado gracias o felicitado por mi comentario, porque, como dijo nuestro Héroe Nacional José Martí: «El deber debe cumplirse sencilla y naturalmente».

Respuesta
Raúl Estrada Zamora 20 diciembre, 2017 at 15:00

Tania, yo ni siquiera pienso en que quien tomó esa errónea decisión deba responder jurídica o administrativamente, porque cualquiera que decide tiene derecho a equivocarse. Yo sí creo que sea quien sea debe tener la suficiente valentía, humildad y ética de reconocerlo públicamente. Mis compañeros de labor saben que a veces, durante tantos años en el ejercicio del periodismo, he cometido errores y los he reconocido abiertamente, porque, lejos de demeritarme, me dan la fuerza y el prestigio suficientes para mejorar humanamente. Gracias, mujer.

Respuesta
morpheuz 20 diciembre, 2017 at 14:48

La pregunta es ¿quién y cómo paga lo que fue derrochado? Al final lo que se está es derrochando el dinero del pueblo debido a un error garrafal de algún “funcionario”.

Respuesta
Raúl Estrada Zamora 21 diciembre, 2017 at 9:55

Morpheuz, como periodista, mi deber es informar, orientar y contribuir a la educación pública, y es a otras personas, en razón de su cargo, a quienes les corresponde hacer que se pague el derroche. De todas maneras, las leyes cubanas son muy claras, y yo tengo el derecho constitucional, como todo ciudadano de mi país, de acudir a la Fiscalía o a los tribunales para exigir lo que tú pides; sin embargo, prefiero esperar a que cada cual cumpla con su obligación. Lo que sí está claro es que ni mis compañeros del colectivo periodístico ni yo estamos contra alguna persona en particular, ni tampoco conocemos el miedo. Mucha investigación y mucha ética: ahí están nuestras razones, todas puestas al servicio de la Revolución y el bienestar de los cubanos.

Respuesta
Lazaro 20 diciembre, 2017 at 12:51

Decisiones como estas (bastante arbitrarias) se están haciendo común en la provincia de Las Tunas (fundamentalmente). Tenemos el mercado agropecuario en pleno centro del pueblo, donde los carros de acopio descargan a cualquier hora y conllevo a alejar la parada de los ómnibus. Se inventaron una terminal de Ómnibus Nacionales en la Caldoza y cuando la opinión publica la desaprobó resulto, entonces, que la gente estaba mal informada, pero la nueva ubicación sigue estando lejos de los accesos, el mejor lugar hubiera sido el actual mercado Mambí, que supuestamente abriría en julio (no sé de qué año), este lugar tiene acceso rápido y seguro a la circunvalación, incluso cualquier lugar libre de esta calle tiene amplias avenidas (desde la línea de ferrocarril hasta la carretera central). También tenemos la tienda nueva de Agua y Jabón, tuvieron que coger la única tienda de ferretería que había en el centro de la ciudad y que estaba en buenas condiciones constructivas. Ya no se construyen nuevos inmuebles, ahora se le cambia la finalidad y nada nuevo. Todo indica la no existencia o ignorancia de los Planes Directorios de Urbanización del Instituto de Planificación Física, no se consulta al CITMA y demás organismos.

Respuesta
Raúl Estrada Zamora 22 diciembre, 2017 at 13:37

Lázaro, quizás tengas todas las razones del mundo en cuanto a tus planteamientos. Personalmente coincido con algunos de ellos; pero en mi caso, por la ética que me exige mi profesión de periodista, tengo que investigar; y lo haré, con el mejor apego a la verdad y sin temor a publicarla. Gracias por tu comentario.

Respuesta
Redacción Tiempo21 20 diciembre, 2017 at 10:04

Gracias a todos por sus comentarios. Tiempo21 espera la respuesta de los responsables sobre este bochornoso hecho y será publicada en cuanto esté. Si nos demoramos en publicar es porque quienes deben responder no lo hacen con la celeridad que requiere este tipo de asunto.

Respuesta
Raúl Estrada Zamora 20 diciembre, 2017 at 14:03

Agradezco los comentarios, que, en general, me parecen sinceros y bien intencionados; y además quiero reconocer el unánime respaldo de mis compañeros de labor, tanto en la radio tradicional (Radio Victoria) como en Tiempo21. También he tenido el valioso apoyo de decenas de habitantes de Las Tunas. Soy optimista en cuanto a que se dará la respuesta que el pueblo merece; es decir, con valentía y en un plazo razonable.

Respuesta
Karina 19 diciembre, 2017 at 22:22

Felicidades colega cuando cosas como esas pasan la decepción nos invade pero no que darnos de brazos cruzados es lo mejor
Decepción e indignación es lo q se siente.

Respuesta
Raúl Estrada Zamora 22 diciembre, 2017 at 13:53

Karina, todos los periodistas cubanos tenemos derecho a decir la verdad y el respaldo para hacerlo, pero sobre la base de una pertinente investigación y una actitud indiscutiblemente ética. Quien no lo haga, allá él con su conciencia. Creo que cuando nos quedamos cruzados de brazos, como dices en tu comentario, le estamos haciendo un grave daño a la Revolución, pues todo lo que pueda disgustar a nuestros compatriotas es un error político. Dices que «decepción e indignación es lo que se siente» y yo pienso distinto, porque lo que siento es el deber de ayudar a poner las cosas en su lugar y acabar con las arbitrariedades. En Cuba tenemos derechos reales, no solo en la Constitución y en papeles. Gracias, colega.

Respuesta
jorge emiliano GONGORA 19 diciembre, 2017 at 19:22

aqui en Las Tunas esta pasando lago raro que ya se habia desterrado de aqui hacia muchos anos, y es que las autoridades deciden las obras como se ejecutaran y la calidad no esta en esos planes y mucho menos laracionalidad. Ejemplos: El aprque tematico de mala calidad ejecutado en sus espacios y las famosas piscinas y los cometarior q una de ellas alquien la mando a demoler porque no le gusto como quedo. El mercado del pueblo creo el turneriot se llama donde su claida y ubicacion dicen todo sobre calidad. El bacheo es una falta de respeto al dinero publico, de verdad alquien tiene que parar esto, o nuestros nietos echaran cenizas en nuestras tumbas en vez de flores.

Respuesta
Liliana 19 diciembre, 2017 at 18:21

Ese es un periodismo revolucionario. ¿Hasta cuándo vamos a tolerar esos desatinos? Imagino lo que va a durar la venta de platos especializados de maíz en una provincia donde apenas se encuentra el preciado grano. Lo vemos cuando lo venden los particulares… y bien caro. ¿Desde cuándo producimos cacao en Las Tunas? Es imperdonable lo ocurrido con el edificio, pero el futuro tampoco pinta bien.

Respuesta
erika 19 diciembre, 2017 at 15:44

Es un verdadero crimen, no hay dudas de eso. ¿Quien paga este daño no solo economico sino tambien
social ? esperemos y confiemos en que no sea otra vez liborio o el toti. Basta ya de impunidad en crimenes como este

Respuesta
Amparo 19 diciembre, 2017 at 9:52

Muy bueno el trabajo en Tiempo21 de Raúl Estrada, pues tengo una compañera que trabajaba hace varios años en esta institución, que dicho sea de paso son pocos los que quieren asumir estas responsabilidades por lo mal remunerados que son en las unidades presupuestadas, ya sea por la situación económica del país o que los salarios que les corresponden sean esos, pero la realidad es esa y han tomado la decisión de pedir la baja, soy testigo presencial del inmueble donde se desempeñan los trabajadores de la DPTSS en Las Tunas y son condiciones deplorables, estoy de acuerdo que si se quería hacer algún establecimiento para la población se tomara la medida antes de hacer la inversión, ya que todos conocemos los requisitos establecidos para comenzar una inversión y me pregunto, ya la DPTSS hizo dejación o compraventa del inmueble que debe estar registrado contablemente y en el registro de la propiedad? Cuantas cosas por analizar y la socialización con los trabajadores de la institución afectada para mí no fue en el momento preciso, si no cuando ya estaba en boca de todos el cambio de objeto social, fui una de las que me negué ante los cometarios que no lo creyeran hasta que se lo explicaran bien, pero bueno dice un refrán cuando el río suena agua trae, y aquí está el desbordamiento del río.

Respuesta
Raúl Estrada Zamora 20 diciembre, 2017 at 14:19

Amparo, muchas gracias por tu comentario. Me doy cuenta de que conoces muy bien el tema sobre el cual hablas, incluyendo las regulaciones establecidas; pero pienso que lo más doloroso del hecho no es que, por el momento, los empleados de esa entidad sigan laborando en difíciles condiciones, pues se nos aseguró que van a tener una edificación con todas las facilidades. Espero que así sea, aunque yo vi las magníficas cualidades del local que terminaron recientemente para ellos. Lo verdaderamente inaceptable es que destruyeran paredes y mesetas acabadas de construir con la mejor calidad y echaran tantos materiales y dinero al basurero. Sobre lo que usted dice respecto a si hubo dejación del inmueble y en cuanto al registro de la propiedad, seguiremos investigando, pues debemos conocer hasta dónde llega la responsabilidad de cada quien implicado en el problema.

Respuesta
Domingo Alas Rosell 19 diciembre, 2017 at 0:24

Demoler es la ultima decisión cuando se trata de rescatar un inmueble viejo pero cuando esto se hace en una edificación recién recuperada es un verdadero crimen. Demoliendo no se desarrolla un país, al contrario, se le atrasa y se le daña. Congelar los recursos de manera tan infame como en este caso,, además de crear escaceses e inflación (Eso tal vez no lo sabe quien lo decidió) crea disgustos y eso sí lo sabe y tal parece que lo hace para deteriorar más nuestra maltrecha economía y hacerle daño conscientemente al país tras un velo de querer desarrollarlo. Debían de pasarle la cuenta no sólo por el daño económico sino por el daño político a los responsables de este atentado a la ciudad de Las Tunas.

Respuesta
Redacción Tiempo21 20 diciembre, 2017 at 10:13

Muy bien su comentario, Alás Rosell. A veces se pierden las perspectivas y no se ve con ojo analítico la situación de la provincia y el país para adoptar una decisión como la que nos ocupa (que en ningún caso se justifica) y entonces llega lo inaceptable: malgastar recursos en tiempo de escasez.
La idea de un polifuncional es magnífica pero tenía que haberse pensado antes, porque después que una obra esté terminada con calidad bajo ningún concepto se puede demoler aunque sea parcialmente. Ese es el dinero del Estado cubano y nadie puede malgastarlo.

Respuesta
Raúl Estrada Zamora 20 diciembre, 2017 at 14:28

Gracias, Domingo Alás Rosell. Creo que es necesario decir a los usuarios de nuestro sitio web que usted es un experimentado arquitecto, con valiosísimas obras patrimoniales de la ciudad de Las Tunas y otros lugares de Cuba. Únicaamente quiero agregar al comentario de Tiempo21 que «Ese es el dinero del Estado cubano y nadie puede malgastarlo», pero también es el dinero de cientos de miles de contribuyentes, incluso de trabajadores por cuenta propia, algunos de los cuales se han solidarizado con nuestro comentario.

Respuesta
Lucía 18 diciembre, 2017 at 20:52

Y la Terminal de Ómnibus, por fin la pasaron para La Caldosa? mmmmm, alguien no está pensando en el pueblo en Las Tunas, excelente trabajo de denuncia

Respuesta
Raúl Estrada Zamora 20 diciembre, 2017 at 14:36

Lucía, sobre la Terminal de Ómnibus Nacionales hablaremos más adelante, aquí, en Tiempo21 y en Radio Victoria, con toda la investaigación y los elementos necesarios. Respecto al «excelente trabajo de denuncia» al que usted alude pienso que es, sencillamente, un ejercicio del criterio, al cual tenemos derecho los periodistas cubanos.

Respuesta
Juan 18 diciembre, 2017 at 17:20

Excelente trabajo, Raúl. Y muy atinada tu denuncia. Por hechos como esos es que la gente anda tan disgustada. Ya verás que nadie saldrá a asumir responsabilidades. Solo obtendrás el silencio por respuesta.

Respuesta
Raúl Estrada Zamora 20 diciembre, 2017 at 14:38

Juan, un elogio de tu parte es doblemente significativo, porque eres uno de los mejores periodistas cubanos que conozco; sin embargo, soy mucho más optimista que tú: ya habrá quien dé la respuesta, si no yo la busco hasta debajo de la tierra.

Respuesta
Elena 18 diciembre, 2017 at 16:38

Esto es inaceptable y lo peor es que nadie responde, con tanta necesidad que tienen las personas y no todos podemos comprar los materiales.

Respuesta
Raúl Estrada Zamora 20 diciembre, 2017 at 14:46

Elena, soy muy optimista y sé que habrá una respuesta capaz de evitar que similares hechos se repitan. Gracias por tu comentario.

Respuesta
niria Escobar Mayedo. 18 diciembre, 2017 at 16:29

Dinero que se tiró a la basura, recursos que se perdieron cuando pudo emplearse en otras obras públicas que así lo necesitan, así como en la construcción de viviendas.

Respuesta
Raúl Estrada Zamora 20 diciembre, 2017 at 14:51

Niria, hermana, por esa misma razón que tú planteas es que publiqué el comentario y, como sabes, tuve todo el respaldo de ustedes, mi excelente coelctivo laboral, y de muchísimas otras personas.

Respuesta
tania 18 diciembre, 2017 at 14:10

Cuando veo cosas como esta, me pregunto hasta cuando seguiremos permitiendo que se derrochen los recursos del pueblo. Quien tomó la decisión de destruir el inmueble y tirar a la basura 700 mil pesos, debe responder por eso

Respuesta

Enviar Comentario


2 + nueve =