Las Tunas, Cuba. Lunes 18 de Diciembre de 2017
Home > Las Tunas > Creciente apoyo del Programa Mundial de Alimentos a Las Tunas

Creciente apoyo del Programa Mundial de Alimentos a Las Tunas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Creciente apoyo del Programa Mundial de Alimentos a Las Tunas

Los equipos donados por el PMA contribuirán a la producción de frijoles y otros alimentos agrícolas.

. El Programa Mundial de Alimentos está desarrollando en las provincias orientales, Pinar del Río y Matanzas el Programa de País PMA-Cuba 2015-2018 en apoyo a la producción alimentaria.

Las Tunas.- Varias son las vertientes mediante las cuales el Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas (PMA) encauza su ayuda a Cuba.

En el caso particular de Las Tunas, situada a unos 700 kilómetros al este de La Habana, el apoyo de esa agencia y la consecuente respuesta de las autoridades locales tienen gran importancia, pues esta es la provincia más seca del país y sus suelos se encuentran muy degradados.


Para conocer más detalles sobre el asunto, Tiempo21 entrevistó a Yordanka Fonseca Quevedo, monitora del PMA en este oriental territorio.

Yordanka es Licenciada en Derecho, lo cual le facilita el cumplimiento de sus actuales responsabilidades; por su laboriosidad y la capacidad que tiene para relacionarse con los funcionarios del gobierno y los diversos sectores de la población comprendidos en el proyecto que monitorea, domina plenamente cuanto ocurre en su universo.

Yordanka Fonseca Quevedo, monitora del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas (PMA) en Las Tunas.

Acerca de los principales componentes de la colaboración, la joven explicó:

«El Programa Mundial de Alimentos está desarrollando en las provincias orientales, Pinar del Río y Matanzas el Programa de País PMA-Cuba 2015-2018 en apoyo a la producción alimentaria, dirigido a la red de protección social, los grupos vulnerables, mujeres embarazadas, niños y ancianos.

«Además estamos trabajando en la resiliencia de las comunidades ante el cambio climático y en el fortalecimiento del sistema de alerta temprana frente a la sequía. En el caso de Santiago de Cuba, también atendemos lo relativo a los terremotos, y en Matanzas y Pinar del Río, el enfrentamiento a los huracanes».

Informó que en cuanto a la protección de los grupos vulnerables se entregan alimentos a las llamadas casas de abuelos, los hogares maternos y los de ancianos; a los círculos infantiles (guarderías), escuelas primarias con régimen interno y seminterno, y al Sistema de Atención a la Familia (SAF), que es una red de establecimientos mediante la cual se garantiza alimentación a los ancianos que viven solos y a otras personas necesitadas.

«Esta línea de acción se concreta en cinco de los ocho municipios tuneros: Manatí, Majibacoa, Amancio, Jobabo y la capital provincial, porque en esos lugares es donde hay mayor incidencia de la anemia en los citados grupos vulnerables».

Agregó que se le suministran víveres a ese sector poblacional, y, también, mediante los consultorios del médico y la enfermera de la familia, hacen llegar un micronutriente en polvo, llamado Chispita para crecer, a los niños de seis a 11 meses, con el fin de prevenir la anemia por insuficiencia de hierro en esa temprana edad.

«La entrega de alimentos; es decir, arroz y frijoles, a los hogares maternos y demás instituciones antes mencionadas contribuye a que el gobierno sustituya importaciones y ahorre recursos que puede dedicar a satisfacer necesidades en otros sectores sociales», dijo.

Aseveró que con relación al sistema de alerta temprana frente a la sequía el PMA labora conjuntamente con otros organismos e instituciones trabajan con los profesionales del Centro Provincial de Meteorología, el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, la Defensa Civil, los centros de gestión del gobierno para la reducción de riesgos y los grupos encargados de hacer los estudios sobre la sequía.

«Como objetivo fundamental buscamos garantizar la seguridad alimentaria de la población, y se trabaja para que sistemáticamente los estudios se incluyan en un parte informativo que permita a los productores conocer el pronóstico de la situación meteorológica de su territorio, el estado de la sequía allí, cómo actuar en tales circunstancias, cuáles cultivos deben sembrarse en ese momento y otras valiosas orientaciones.

«En ese sentido, en Manatí y Jesús Menéndez trabajamos en varias comunidades para lograr la resiliencia de la población, que es, si de seres humanos se trata, la capacidad de enfrentarse a un fenómeno adverso, contrarrestarlo y salir de él más fortalecido».

También se prioriza la producción alimentaria en dos municipios. Amancio y Manatí reciben apoyo para incrementar, específicamente, la producción de frijol, para lo cual se les han entregado tractores e implementos agrícolas nuevos, además de otros medios. Son recursos que contribuirán a elevar la disponibilidad de alimentos en general, pues al concluir cada campaña de siembra de ese grano, se emplean en cualquier otro cultivo.

/tme/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Raúl Estrada Zamora

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente. Ha trabajado en todos los medios y fue director de la revista Transporte, de La Habana. Se inició en el diario 26 y trabajó como Jefe de Información en la Televisión. Fue editor de Tiempo21. Como reportero atiende los temas del programa alimentario y la agricultura, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @Raulezdecuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


2 + = nueve