El trap ¿qué es y por qué gusta y disgusta?
Podcast

El trap ¿qué es y por qué gusta y disgusta?

El trap ¿qué es y por qué gusta y disgusta?

Descargar audio

No fue hasta que los niños comenzaron a tararear su letra sobre deseo sexual, crimen, adicciones y violencia de género, cuando el trap comenzó a incomodar a algunos adultos y a otros más jóvenes con un gusto estético de la música diferente.

¿Qué es y por qué gusta a unos y disgusta a otros?

A pesar de que su auge ha ocurrido en los últimos tiempos, el trap tiene bastantes años de haber nacido, pues surgió en los años 90 del siglo pasado en Estados Unidos.

Su popularidad se renovó durante 2012 junto con el impacto internacional que significan los cantantes de Puerto Rico, Colombia, República Dominicana y Venezuela.

¿Qué ocurrió en Cuba? Sin pelos en la lengua se insertó en el Primer Taller nacional de la carrera de Licenciatura en Educación Artística que se desarrolló en la provincia de Las Tunas para conocer la opinión al respecto de profesores y directores de programas destinados a los jóvenes.

El rap, el hip hop y el reguetón mantienen una disputa sobre ser los que poseen las letras y sonidos reales de la calle, pero se considera el trap el género que expresa verdaderamente la suciedad del mundo.

Aunque sus letras intentan dar a conocer algún mensaje o denuncia social y simplemente son una apología al sexo, la delincuencia y el consumo de drogas, lo cierto es que a muchas personas les gusta.

Por eso la solución más conveniente, y en eso coinciden muchos especialistas, no es ni censurarlo ni eliminarlo de las parrillas de programación; lo inteligente es educar a los consumidores para que sepan apreciar el buen arte y alejar aquello que no les sea provechoso a su formación integral.

El trap ¿qué es y por qué gusta y disgusta? El debate no termina. Si usted tiene alguna opinión al respecto puede escribir a nuestra dirección tiempo21podcast@gmail.com y con mucho gusto publicaremos su texto.

¿Qué es y por qué gusta a unos y disgusta a otros? Ese es el tema que le proponemos hoy en Sin pelos en la lengua, el podcast de tiempo21, desde Las Tunas, Cuba.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Agendas pública, política y mediática, ¿por el mismo camino?

Miguel Díaz Nápoles

Violencia económica, con lupas en el adulto mayor

Yami Montoya

Prueba citológica, una oportunidad para valorar

Yanetsy Palomares Pérez

2 comentarios

juan manresa 22 enero, 2018 at 15:32

El trap regularmente intenta brindar algún mensaje o denuncia social y simplemente lo que logra es una apología al sexo, a la delincuencia y al consumo de drogas, sin embargo despierta la atención de muchos jóvenes que dominan y tarárean canciones con mayor dominio que contenidos de nuestra historia que han recibido a lo largo de su vida como estudiantes.
Hoy existen infinidad de géneros músicales de mal gusto que nada tienen que ver con los esfuerzos que realizamos en el país por que nuestro jóvenes tengan una formación general integral.
Tenemos identificado que lo inteligente es educar a los consumidores para que sepan apreciar el buen arte y alejar todo aquello que no les sea provechoso a su formación integral, pero las instituciones gubernamentales y la sociedad en su conjunto tenemos que trabajar más con la educación de nuestra población al respecto, llevándolo en lo individual al seno familiar y al aula de nuestros niños y adolescentes donde se encuentran el eslabón primario y decisivo.

Respuesta
diego 5 diciembre, 2017 at 16:23

Este tipo de musica siempre esta acompañada de la polemica, pero sin lugar a duda logra captar la atencion de millones de personas en todo el mundo y como en su tiempo el reguetton genero diversidad de criterio en contra y a favor, lo mismo sucede con el trap hoy en día pero mas allaa de su contenido explicito en las letras y que en su gran mayoria es grosero tiene a su favor el publico joven que hace cada dia mas universal este genero musical en este caso el TRAP LATINO.

Respuesta

Enviar Comentario


− 2 = cinco