Las Tunas, Cuba. Jueves 19 de Julio de 2018
Home > Especiales > Gente > Yamilé: Artillera, sí

Yamilé: Artillera, sí

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Yamilé: Artillera sí

Teniente coronel Yamilet Diaz Ortiz. (Foto de la autora).

Las Tunas.- La teniente coronel Yamilet Diaz Ortiz lleva 27 años de servicio dentro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR). Natural de Santiago de Cuba ha sacrificado en varias ocasiones asuntos personales para dedicarse desde muy joven a la vida militar.

«Comencé en las Fuerzas Armadas a través de un programa que existía en los años 1980 que se llamaba Farvisión. Recuerdo que daban unos spot televisivos dedicados a la artillería con una contagiosa canción que decía artillera si, artillera sí. Yo lo veía desde pequeña, ahí fue cuando le dije a mi mamá que quería ser artillera.

«La idea nunca se fue de mí y al finalizar la secundaria comienzo a hacer la captación para entrar a la escuela Camilo Cienfuegos (conocida como los Camilitos) en Santiago de Cuba. Aprobé todos los exámenes de ingreso, de aptitud física y pasé los tres años en este pre-militar llamado 30 de noviembre».

Este fue el inicio de una vida alejada de lo civil pero llena de sorpresas hasta la actualidad.

Luego del preuniversitario Yamilet pasó un año de servicio militar en el regimiento femenino de la provincia de Guantánamo como soldado jefe de pieza de la artillería antiaérea. Desde ese entonces se enfocaba por el trabajo político.

«Al culminar mi año de servicio me incorporo a la escuela de artillería Camilio Cienfuegos, de La Habana y allí me especializo en el trabajo político.

«A esta hermosa ciudad, de la cuál ya me siento hija, llego casi por casualidad ya que aquí existía la única unidad de artillería terrestre del Ejército Oriental que era la unidad militar 2034.

«Luego de haber estudiado los cuatro años de política de artillería lo primero que hacemos en una unidad es desempeñarnos un año como jefes de pelotones. Luego de cumplir estas misiones es que podemos pasar al trabajo político».

Como trabajadora política ha sido responsable de varios cargos. Comenzó como dirigente de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) en esta misma unidad, luego fue política de compañía, dirigente de la UJC de los Camilitos, también se desempeñó como política de brigada y transitó por el trabajo político ideológico.

Esta alegre mujer de personalidad imponente, actualmente se desempeña como la jefa del trabajo político de la contrainteligencia militar y es miembro del organismo político de la Región militar de la provincia de Las Tunas.

Al preguntarle por la parte más difícil que le ha tocado vivir como trabajadora política respondió.

«La parte más dificil coincide con la más humana y es cuándo vemos caer a un compañero en el cumplimiento de una misión. Los trabajadores políticos en conjunto con el jefe somos los responsables de dar la noticia a la familia, a veces de hacer la despedida de duelo».

 ¿Y cuál es la parte más hermosa de tu trabajo?

«Para mí lo más hermoso ha sido y será siempre la formación de los jóvenes. Son tiempos diferentes y es muy cierta la máxima de que los jóvenes se parecen a su tiempo, entonces se convierte en una tarea difícil a la que hay que ponerle mucho empeño para asegurar la continuidad de la Revolución».

Fidel Castro dijo en una ocasión que el futuro de la Revolución estaba en manos de los jóvenes. ¿Te sientes entonces un eslabón muy importante dentro de tu país?

«Por su puesto que si. Esa labor política ideológica, ese convencimiento y esa conciencia es de todos los días. Es de todos los días máxime cuando ya no está Fidel Castro físicamente; es de todos los días cuando tenemos un concepto de Revolución que tenemos que convertir en acciones.

«Los jóvenes necesitan entender esto, porque es la única manera de preservar las conquistas de la Revolución».

Siendo la primera de su linaje en elegir una carrera militar, la nueva célula familiar conformada por Yamilet se ha pintado por entero de verde olivo. Su esposo pertenece a la FAR hace muchos años y su jóven hija ya les sigue los pasos.

Los sacrificios realizados para cumplir un sueño, no son sacrificios, son reglo para el alma. Yamilet tiene a su madre anciana lejos, tuvo que dejar a su hija en los primeros cinco años de vida sin su necesario amor maternal, sale a trabajar antes que abra el día y regresa cuando la alcanza la noche; sin embargo es feliz, porque cumple con Cuba y con la Revolución.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Adialim López Morales

Adialim López Morales, graduada de periodismo en la Universidad de Camaguey «Ignacio Agramonte y Loynaz» en el 2017. Le gusta y se desempeña actualmente en el periodismo deportivo.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


9 − cuatro =