Gente

Cuando la superación y la juventud van de la mano

Cuando llego a una cobertura del trabajo llevo una idea de lo que tratará, sin embargo no sospecho la cantidad de matices o sorpresas que me pueden asaltar durante la realización de la misma.

Tengo la experiencia, bastante cercana, del día que se realizó el Pleno de la Comisión Provincial de Atención a Jueces y Árbitros de la provincia de Las Tunas, en la semana que concluyó. Allí se abordaron cuestiones estrechamente ligadas a las necesidades de los presentes.

Casi al finalizar el encuentro reconocen a los árbitros más destacados por categorías. Un joven que había permanecido callado detrás de mí era nombrado una y otra vez. Wilson Miguel Díaz Hernández se paraba sonriente y recibía sus galardones.

En un encuentro lleno de experiencia, triunfos, nombres legendarios, aquel muchacho recibió cuatro reconocimientos: mejor árbitro internacional, mejor árbitro de combate, mejor árbitro de esgrima y reconocimiento especial.

– ¿Cuántos años tienes?– pregunté.

– Treinta- contestó.

– ¿Y cómo haces para dentro de un grupo tan experimentado salir de mejor?

– El evaluarme como árbitro internacional en el Campeonato Panamericano de Esgrima Cadete y Juvenil que se celebró en La Habana en el mes de marzo me abrió muchas puertas. Gracias a ello he participado en todos los eventos que realiza la Federación Cubana de Esgrima, que van desde los Juegos Escolares, los Juveniles, los campeonatos nacionales Primera Categoría hasta las copas que se celebran en las hermanas provincia de Holguín y Granma».

– ¿Te has propuesto estos resultados?

– En verdad nunca he pensado en obtener resultados, solo he pensado en trabajar lo mejor posible en todo momento. La necesidad de quedar bien conmigo mismo, con el deporte, con la provincia, con la comisión provincial de atención a jueces y árbitros, eso es lo que me lleva a realizar las cosas de la mejor forma.

«Trabajo mucho, intento participar en todos los eventos y sobre todo me supero cada vez que cuento con tiempo libre. Ese es mi mayor consejo para los árbitros de todos los confines, la incesante superación está muy de cerca de lograr lo soñado».

«El resultado siempre es importante, pero si en vez de pensar en escalar y llegar a la cima, nos enfocáramos en realizar las cosas del mejor modo posible, en autosuperarnos; también se obtendría el triunfo, pero con más merecimiento».

Wilson Miguel es uno de los mejores árbitros de Las Tunas, porque es un hombre que se entrega con pasión a lo que hace parabién del deporte.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

Artículos relacionados

Renael González: soy el hombre, vengo de todos y voy a todos

Yami Montoya

Hacer por el bien colectivo, la gran dicha de Onelia  

Esnilda Romero Maña

Liván y Mily, extraordinaria pareja

Yenima Díaz Velázquez

Enviar Comentario


tres + 8 =