Las Tunas, Cuba. Sábado 18 de Noviembre de 2017
Home > Especiales > Historia > Manuel Piti Fajardo, un revolucionario consecuente con su profesión y sus ideas políticas

Manuel Piti Fajardo, un revolucionario consecuente con su profesión y sus ideas políticas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Manuel Piti Fajardo, un revolucionario consecuente con su profesión y sus ideas políticasCuentan que Manuel Fajardo Rivero, Piti, para sus familiares y amigos, era un joven delgado, de apariencia endeble, pero férreo carácter. Su espíritu inquieto, luchador y su amor por los deportes hicieron de él un destacado jugador de voleibol, y más tarde, cuando la Patria lo necesitó, un audaz combatiente.  

Había nacido el 8 de noviembre de 1930, en la ciudad de Manzanillo. Su madre, la doctora Francisca Rivero Arocha -primera mujer cubana de piel negra que se hizo médica y también la primera en dirigir un hospital- le inspiró inquietudes patrióticas y la vocación por la medicina.

Viajó a los Estados Unidos de Norteamérica en 1948, al terminar sus estudios de bachillerato, y allí quedó impresionado con la discriminación racial existente.

A su regreso, matricula medicina en la Universidad de La Habana y, una vez graduado en 1955, en reconocimiento a sus excelentes notas, obtiene plaza de cirujano residente en el Hospital de Emergencias.

De vuelta en Manzanillo trabajó en el Hospital Civil y también con el destacado cirujano Dr. René Vallejo, en su Clínica La Caridad. Allí prestaban servicios clínico-quirúrgicos de manera gratuita a los pobres y curaban a los revolucionarios heridos, de la clandestinidad y del Ejército Rebelde, durante lalucha contra la dictadura de Fulgencio Batista.

Mucho tenían en común Vallejo y Piti, por eso su amistad se consolidó y las actividades revolucionarias se hicieron más peligrosas. Al conocerse la vinculación de ambos con los revolucionarios, las fuerzas represivas de Batista asaltaron la clínica y detuvieron a Vallejo, quien al ser liberado se incorporó a la Sierra Maestra.

Piti le siguió poco después, el 24 de marzo de 1958. En la sierra, alternó sus funciones de médico con las de soldado. Participó en los combates de Santo Domingo, Providencia, Cuatro Caminos, Las Mercedes, Cerro Pelado, Veguitas y El Salto. Por su valentía mereció el grado de capitán.

Al triunfar la Revolución, Piti Fajardo fue ascendido a comandante y nombrado director del Hospital Militar de Santiago de Cuba, luego pasó a la edificación de la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos y después atendió como médico al Comandante en Jefe Fidel Castro por encargo de Celia Sánchez, responsabilidad que compartió con su colega de siempre, René Vallejo.

En noviembre de 1960 fue nombrado jefe de operaciones en la zona del macizo montañoso del Escambray, al centro de Cuba, con la encomienda de limpiar el área de elementos contrarrevolucionarios.

En este empeño, durante un cerco en la zona de Topes de Collantes cuando iba a detener unos alzados con el compromiso de respetarles la vida, uno de ellos lo hirió de muerte con un disparo próximo a la sien. Falleció horas después en el hospital de Trinidad, el 29 de noviembre de 1960.

Tenía 30 años recién cumplidos cuando murió, así que no vio crecer a su hijita; tampoco pudo aportar más al proceso de construcción de la nueva sociedad ni al sistema de salud que ponía al ser humano como máxima prioridad, sin ningún tipo de discriminación.

El comandante en jefe Fidel Castro expresó en su discurso ante la tumba de Piti: «Fajardo cumplió su deber, lo cumplió en la guerra como médico y soldado, lo cumplió en la paz y en el corazón de los primeros 500 niños de la Ciudad Escolar Camilo Cienfuegos. El nombre de Manuel Piti Fajardo Rivero será siempre recordado como lo que fue: médico, maestro y soldado, un revolucionario consecuente con su profesión y sus ideas políticas».

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Rosa María García Vargas

Periodista. Graduada de Letras en la Universidad de Oriente. Se desarrolló como especialista del Grupo Metodológico del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Directora del noticiero Impacto de Radio Victoria por varios años. Se desempeña como redactora de los Servicios Informativos de esta emisora. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @RosaMaraGarca

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


uno × = 4