Las Tunas, Cuba. Sábado 18 de Noviembre de 2017
Home > Cuba > Científico cubano juzga inverosímiles argumentos sobre ataque sónico

Científico cubano juzga inverosímiles argumentos sobre ataque sónico

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Científico cubano juzga inverosímiles argumentos sobre ataque sónico
.«Desde el momento en que se conocieron los hechos un equipo de otorrinolaringólogos en Cuba comenzó a indagar sobre los presuntos ataques acústicos».

Montevideo.- El presidente de la Sociedad Cubana de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello, Antonio Paz, calificó de inverosímil los argumentos ofrecidos por el gobierno de Estados Unidos sobre presuntos ataques sónicos a su personal.
 
En entrevista con Prensa Latina, el especialista en segundo grado de esa disciplina, consideró de total incongruencia lo planteado por la ciencia y los argumentos vertidos por las autoridades norteamericanas.
 

«No hay forma de justificar lo que plantean ellos con lo estudiado desde el punto de vista científico», subrayó el experto.Paz, quien viajó a Uruguay para participar en el IV Curso de la Asociación Panamericana de Otorrinolaringología, en Punta del Este, afirmó que el equipo de peritos cubanos estudió el asunto «a fondo para esclarecer el problema hasta el más mínimo detalle».

Explicó que desde el momento en que se conocieron los hechos un equipo de otorrinolaringólogos en Cuba comenzó a indagar sobre los presuntos ataques acústicos a personal diplomático norteamericano en La Habana.

Ellos, dijo, reportaron 22 casos por supuestos ataques acústicos entre personal diplomático y algunos familiares acompañantes, entre ellos esposas.

El también máster en enfermedades infecciosas aseguró que hasta el momento no han tenido «ningún tipo de información objetiva» que pueda dar veracidad a los hechos como audiometrías, resúmenes médicos, edades, «solo hemos tenido un resumen escueto en forma general de todo», sostuvo.

Paz, que forma parte del equipo investigador cubano, apuntó que los estadounidenses se quejaron principalmente de sensación de opresión, de zumbidos en los oídos, vértigo, acúfenos (percibir un sonido que no existe en el entorno), y en algunos casos hasta conmoción cerebral.

Detalló que desde el punto de vista de su especialidad, los análisis resultan contradictorios porque estos supuestos ataques fueron reportados dentro de sus viviendas (habitaciones privadas) y nadie más tenía esa afectación, lo cual quiere decir que fueron individuales.

Si lo vemos por las leyes de la física y audiología «no podemos darle una veracidad ni explicación a este asunto» porque para producir un sonido que provoque un daño a una persona única, sin afectar al de al lado, «es imposible, y más si estás dentro de una habitación con paredes».

El miembro de honor de varias sociedades científicas en el mundo expresó que durante las investigaciones «ninguno de los vecinos de las residencias, ni del personal de servicio cubano que trabaja en las casas, evidenció nada».

Lo más llamativo fue que desde el principio «lo calificaron como ataque acústico sin tener una prueba objetiva como tal», y nosotros los estudiamos y no encontramos explicación, por eso «no lo consideramos verídico» y menos aún si analizamos la inexistencia de pruebas objetivas, remarcó.

Indicó que el equipo que estudió esto en Cuba, integrado también por físicos del sonido, no le encontraron ninguna explicación al supuesto ataque.

Sobre su participación en el Congreso, donde concurrieron 10 países, incluido Estados Unidos, Paz explicó que en la reunión de representaciones de cada país, planteó «la inquietud de la Sociedad Cubana de Otorrinolaringología y pedí la contribución a informaciones que tengan y estudios que quieran hacer».

Contó que uno de los delegados manifestó que lo ocurrido «no tenía ningún basamento científico, que se trataba solo de un problema político», mientras otros sugirieron que la Sociedad Cubana de Otorrinolaringología se pronunciara al respecto.

En las conversaciones individuales «hablamos con muchos delegados y nadie le dio veracidad» al presunto ataque, e inclusive, «muchos desconocían sobre este asunto», afirmó.

Ya en carácter privado otros se me acercaron para decirme «que eso no era posible, que era irreal’».

El especialista cubano aseguró que pudo intercambiar con los expertos norteamericanos que asistieron a la reunión, algunos de los cuales conoce desde hace tiempo, escucharon sus planteamientos, «pero no emitieron criterios».

Reveló que habló con un ingeniero físico de Nueva York, que no es miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Panamericana de Otorrinolaringología, y este le comentó que fue entrevistado por el periódico New York Times y le dijo lo que pensaba: «que no había explicación desde el punto de vista físico para la incidencia del sonido individualizado».

En ese sentido, se refirió también sobre el pronunciamiento de varias personalidades internacionales que han hablado del tema y «muchos, incluidos estadounidenses, no tienen explicación y lo consideran como un ataque de histeria y nerviosismo colectivo, una cosa irreal».

El también miembro de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello puntualizó que desde el punto de vista médico analizaron y concluyeron que lo sucedido «fue una forma más de justificación para cometer un hecho, para enfriar las relaciones entre los dos países». (PL)

/cpn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


cuatro − = 1