Las Tunas, Cuba. Lunes 20 de Noviembre de 2017
Home > Fotorreportajes > Encantos de la plaza mercado El Río

Encantos de la plaza mercado El Río

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Le llamaban El Hueco y tenía mala fama, pero hoy su paisaje ha cambiado por completo y promete convertirse en una zona de notable afluencia de público.

Es uno de los espacios remozados en la ciudad de Las Tunas que tiene como elemento común la prestación de servicios a segmentos vulnerables de la población mediante la recuperación de infraestructura y la creación de condiciones materiales para garantizar la calidad en la atención.

El enclave rebautizado con el nombre de plaza mercado El Río, su diseño combina la creación de áreas para los artesanos y trabajadores no estatales de las inmediaciones de la terminal de ómnibus, además de una obra de ingeniería que amplió el cauce del río Ahogapollos, que habitualmente inundaba el lugar.

Esta es otra fase del proyecto Identidad y Desarrollo, fruto del cual, en momentos anteriores, se abrieron al público espacios como los mercados El Serrucho, La Reguladora y El Tunero y la Casa de la Música.

Beneficio para la ciudad y sus pobladores provocado por el incremento y mejoramiento de los servicios en instalaciones rehabilitadas.

La reanimación de servicios y la rehabilitación de espacios urbanos encuentran novedosas formas de convertirse en una imagen cotidiana para los tuneros.

Estos espacios vitales surgen como resultado de la puesta en práctica de varios proyectos financiados por las nuevas regulaciones del país para otorgar más autonomía a los gobiernos locales.

La plaza mercado El Río propone un cambio en la imagen de la urbe y la reorganización de ofertas a la población.

La plaza está concebida como el centro de la reanimación de los alrededores de la terminal de ómnibus nacionales, al complejo gastronómico El Siboney y el parque infantil de la comunidad.

Las labores fueron complejas en el río Ahogapollos, pues ahí van a parar gran parte de los desechos de la ciudad.

En la plaza se satisfacen bien las necesidades del que busca alguna de las mercancías que se expenden.

Conforman el espacio citadino más de mil 300 metros cuadrados de piso y varios quioscos para el expendio de artesanías y alimentos ligeros.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Reymundo Betancourt Alvero

Director de fotografía, diplomado en Periodismo, Universidad de La Habana. Primer nivel de la especialidad de camarografía. Ostenta premios, condecoraciones, medallas y menciones por el resultado de sus obras audiovisuales en las Repúblicas de Haití y Venezuela. Es miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba y de la Unión de Periodistas de Cuba.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− cinco = 1