Las Tunas, Cuba. Domingo 22 de Abril de 2018
Home > El mundo > Venezuela, si de democracia se habla

Venezuela, si de democracia se habla

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Venezuela, si de democracia se habla

. Para algunos analistas, el resultado en estos comicios fue un voto contra las sanciones imperialistas.

Caracas (PL).- La transparencia de las elecciones regionales celebradas en Venezuela el 15 de octubre último, habla por si misma de la vocación democrática de este pueblo y sus autoridades para alcanzar un objetivo supremo, la paz.

Pese a ser vilipendiado por enemigos externos e internos que impulsaron la violencia y el terrorismo meses atrás, el proceso popular bolivariano decidió avanzar hacia el diálogo y la convivencia entre iguales.

Muchos son los reconocimientos al pueblo de El Libertador Simón Bolívar, entre ellos el del presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Maikel Moreno, quien encomió la labor de las diferentes instituciones del Estado  que participaron en los comicios, entre ellas, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

El cuerpo armado, como en pocos países de América latina, fue garante del normal y pacífico desarrollo de las elecciones para gobernadores y gobernadoras, apreció Moreno.

Esa fuente también reiteró estar abierta al pueblo, garantizando que la justicia esté cada vez más cercana a la población, ofreciendo decisiones apegadas a la Carta Magna y las leyes.

Sin embargo, en estos caminos del señor, tan empedrados de buenas intenciones como otros, hay ovejas negras que tiran para su lado y esgrimen argumentos poco convincentes para ocultar oscuros intereses.

Según el periodista y director del diario Últimas Noticias, Eleazar Díaz Rangel, la  oposición venezolana utiliza la coartada del fraude cada vez que pierde una elección.

«¿Cómo después de una observación tan eficiente, tan completa, tan integral, van a decir que hubo fraude?», dijo y preguntó ¿Hubo fraude en Zulia o hubo fraude en las elecciones de Anzoátegui o Táchira?
«Es decir que el fraude sólo se cuenta donde perdió la oposición», señaló en  una entrevista concedida al programa Encendidos, que transmite Venezolana de Televisión.

Cabría preguntarse por qué la línea discursiva de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) de cantar un supuesto fraude electoral pasa por alto que el sistema de votación venezolano estuvo avalado por 17 auditorías, aceptadas todas por los partidos políticos participantes, incluidos los de oposición, recordó.

Es muy sencillo, pudiera responderse. Las fuerzas de izquierda lideradas por el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) obtuvieron la victoria en 17 estados del país en los comicios regionales de este domingo 15 de octubre, según informes del Consejo Nacional Electoral (CNE), indicó.

La  MUD, obtuvo cinco gobernaciones: Anzoátegui, Mérida, Nueva Esparta, Táchira y Zulia, faltaba por decidir el estado Bolívar,  donde la tendencia daba ganador al candidato de la izquierda, contrastó.

En opinión de Díaz Rangel fue contundente la victoria con un 75 por ciento de las butacas en disputa para la izquierda, lo que  “demostró su fortaleza, por su capacidad de movilización, que nunca la ha tenido la oposición, y por su organización”.

Señaló que estos elementos hablan de la democracia en Venezuela, algo que asusta a muchos de sus vecinos y principalmente a Estados Unidos, cuyo gobierno encabezado por Donald Trump insiste en cortar de raíz el ejemplo que eso representa para el mundo.

No pocos analistas abordan esta situación y señalan que el gobierno en el palacio de Miraflores y el pueblo en la calle deben estar atentos a la actuación de los nuevos gobernadores de los estados fronterizos con Colombia, Zulia y Táchira.

Del lado allá del límite fronterizo “tenemos un gobierno adversario de Venezuela, como es el del presidente Juan Manuel Santos, y tenemos en el exterior gente que estimula las acciones militares que pudieran desarrollarse desde el país vecino”, advierte Díaz Rangel.

Gústele o no a la oposición, los comicios del 15 de octubre resultaron muy transparentes, lo que dificulta sus planes, o los de sus mandantes, acostumbrados a cantar fraude antes de conocerse los resultados.

Desde antes de que se desarrollarán las elecciones número 22 en 18 años, ya algunos directivos de la MUD hablaban de fraude, según denuncias del presidente Nicolás Maduro, de miembros de su gobierno y de algunos medios de prensa.

Según el Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (Ceela), un grupo veedor de estas justas que labora en este país desde 2006, hubo plena y absoluta coincidencia en 54 por ciento de mesas auditadas durante el proceso celebrado el 15 de octubre.

Guillermo Reyes, colombiano y miembro de ese grupo,  indicó que en la verificación participaron  miembros de todos los partidos políticos reconocidos por el Consejo Nacional Electoral. Allí estaban los que hoy hablan de un supuesto fraude, con lo que intentan ocultar su derrota.

En estas elecciones los partidos miembros de la MUD ganaron cinco estados, más de los previstos por algunos analistas del entorno electoral,  repartidos cuatro para Acción Democrática (AD) y uno para Primero Justicia (PJ).

Aunque pocas, las pérdidas de esos estados son sensibles para el partido de los rojos pues principalmente, Zulia, Táchira y Mérida, los primeros fronterizos con Colombia, y el segundo muy cercano al borde, tienen un fuerte peso en la economía del país y, especialmente, pudieran servir a los planes de agresión contra Venezuela.

En el otro bando, la pérdida de Miranda, un feudo opositor, fue un duro golpe para la MUD pues en ese estado se concentra un importante núcleo de la oposición violenta.

Además, en ese estado, el triunfo del joven diputado del PSUV, Héctor Rodríguez, cimenta un camino que en un futuro pudiera llevarlo a ser presidenciable, según estiman comentaristas locales.

Por lo pronto, y pese a la negativa de la MUD de reconocer la victoria aplastante alcanzada por el PSUV, el presidente Nicolás Maduro extendió su mano a los rivales para fijar un camino de gobierno en un ambiente de paz.

Futuro cercano

Hace algunas semanas el presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó al gobierno de Maduro con una intervención militar supuestamente «humanitaria».

A partir de entonces,  el tema Venezuela escaló su perfil en la agenda de la política exterior estadounidense, comentó el analista Gustavo Márquez Marín, ministro durante el gobierno de Hugo Chávez.

Desde Washington, agregó,  se están enviando fuertes señales que confirman que ese gesto no fue una bravuconada más del inquilino de la Casa Blanca, sino una directriz para propios y aliados, expresándoles su voluntad de acelerar los preparativos para ejecutar esa opción.

La amenaza de efectuar una «intervención humanitaria»  está en el tintero y se visualiza en varias acciones de las últimas semanas.

El Comando Sur estadounidense efectuó maniobras en conjunto con sus pares de Brasil, Colombia y Perú, en la localidad brasileña de Tabatinga, donde convergen las fronteras amazónicas de esos tres países con el objetivo de simular la operación AMAZONLOG17 de “ayuda humanitaria” a un tercero.

Con antelación, el Gobierno de Santos se viene preparando para enfrentar el «flujo masivo» de refugiados venezolanos y colombianos, que como en Libia y Siria desatará la “intervención humanitaria” de EEUU en Venezuela, para lo cual dispone en Colombia de siete bases militares y un ejército de paramilitares, entre otras logísticas, plantea Márquez.

A estos aprestos se une la introducción del proyecto de ley «Asistencia Humanitaria y Defensa de la Gobernabilidad Democrática en Venezuela de 2017», aparejado a la juramentación de un Tribunal Supremo de Justicia en la sede de la OEA como paso a la creación de un «gobierno paralelo».

En este último empeño se habla de una próxima reunión en Colombia de esos «magistrados» y también de restituir a la ex fiscal general Luisa Ortega, quien pudiera cargar más ignominia al jugar un papel en un llamado gobierno paralelo, parte de la trama, según denuncias.

Para algunos analistas, el resultado en estos comicios fue un voto contra las sanciones imperialistas, para que Washington reciba un mensaje claro: «Venezuela es un país libre».

«Es un voto para decirle al imperialismo que la paz es un elemento clave para avanzar en el país pero que los venezolanos están alertas, mientras seguirán hablando de democracia», aseguró Maduro. (Prensa Latina)

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, una editora, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


dos × 6 =