por Cuba

Transparencia, cualidad primera de elecciones en Cuba

Los niños y adolescentes distinguen a las elecciones en Cuba
Transparencia, cualidad primera de elecciones en Cuba

Las elecciones en Cuba, tanto parciales, cada dos años y medio, como las generales, que tienen lugar cada cinco años, son totalmente transparentes; y aunque el resto del mundo establezca sus propias normas, aquí se ha demostrado el buen resultado de todos los parámetros recogidos en la Ley 72, Ley Electoral.

Los esquemas que se cumplen en la Mayor de las Antillas han sido cuestionados una y otra vez por los enemigos de siempre, esos que definen cualquier proceso con la pobreza de sus ideas y el capricho de querer conseguir lo que desean, a toda costa, incluso, con mentiras y manipulaciones.

Todos los procesos electorales, desde la creación de los Órganos Locales del Poder Popular, han sido una escuela para los cubanos, basada en principios morales y éticos que hacen confiar en la Revolución, y especialmente en las autoridades que se designan en las provincias, municipios, distritos y circunscripciones.

Lo primero es la imparcialidad de esas personas, hombres y mujeres, responsables de familias, trabajadores, jubilados o amas de casa; pero, con capacidad intelectual, prestigio y excelente conducta ciudadana, que los hacen dignos de la confianza de sus vecinos; incluso, para asesorar ante cualquier duda.

Para el pueblo, está también la posibilidad de participar en la apertura del colegio electoral, cuando se muestran a los presentes las urnas vacías, sin boletas extras que puedan alterar los verdaderos resultados de los comicios. 

Igual ocurre al caer la tarde, cuando concluye el horario del sufragio y cualquier persona puede acudir a su centro de votaciones y presenciar el conteo de las boletas, la clasificación en las que son válidas o no, y la declaración del candidato que representará a su circunscripción en la Asamblea Municipal del Poder Popular.

La transparencia del proceso electoral en Cuba tiene también sus bases en nuestros niños. ¿Qué nación del mundo desarrolla sus votaciones custodiadas por las jóvenes generaciones? Basta ver en la televisión o en los sitios de internet las largas colas de votantes de otras naciones y en las puertas, dos uniformados, equipados con fusiles, balas y cargadores, porras, gases lacrimógenos y más elementos de contención.

Aquí los pioneros no solo escoltan las urnas; también acompañan a los miembros de las comisiones hasta las casas de ancianos, encamados o personas sin buena movilidad, para hacerles posible su derecho al voto. Y en el trayecto nadie roba la boleta, ni la altera en busca de beneficios personales.

En ningún rincón del territorio nacional se realizan campañas electorales. Está prohibido hacerlas por ley. De esa manera se garantiza la igualdad de oportunidades para todos los candidatos. Tampoco se compran ni se venden votos, ni hay ventajas para los delegados pues al ser elegidos no ganan ni un centavo por la nueva responsabilidad.

Y, por último, son transparentes las elecciones en Cuba porque es el propio pueblo el que nomina a sus candidatos a delegados.  Cualquiera puede hacerlo, basta levantar la mano y exponer sus razones. El Partido Comunista de Cuba no nomina. Tampoco la Unión de Jóvenes Comunistas ni las organizaciones de masas.

Es el pueblo el verdadero dueño del proceso, desde el inicio hasta el final, y eso nadie lo va a cambiar, ni los vecinos del norte, ni la fauna que compone la contrarrevolución interna, desesperada porque no son importantes, ni representativos, ni aceptados.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Elecciones en Cuba, derecho de luz

Redacción Tiempo21

Destacan trabajos preparatorios de próximos comicios en Cuba

Redacción Tiempo21

La continuidad del proceso eleccionario tiene al pueblo como protagonista

Yenima Díaz Velázquez

Enviar Comentario


1 × = siete