Las Tunas, Cuba. Lunes 23 de Octubre de 2017
Home > Especiales > Historia > Crimen de Barbados: Cuba sigue llorando

Crimen de Barbados: Cuba sigue llorando

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Seis de octubre y toda Cuba vuelve a temblar de impotencia, porque los 41 años trascurridos desde que el odio se ensañó contra el avión de Cubana de aviación siniestrado en Barbados, no han logrado mitigar el dolor de este pueblo viril.

El primer ataque terrorista contra un avión civil en el hemisferio occidental costó la vida de 73 personas inocentes, entre las que se incluía el joven tunero, Carlos Miguel Leyva González, como parte de la delegación de esgrima, 16 deportistas y 8 funcionarios, técnicos y entrenadores, que regresaba a la patria cargada de medallas.

Ha pasado tanto tiempoy sin embargo, cuando veo a mi hijo de 11 años camino a la Escuela de Iniciación Deportiva, EIDE, que lleva el nombre del floretista y soñando con un día entregarme una medalla, pienso en tantas esperanzas destrozadas y en el dolor de la familia de aquel muchacho de solo 19 años de edad que ya despuntaba como una de las grandes esperanzas olímpicas de Cuba.

A su corta edad ya contaba entre sus logros deportivos el triunfo colectivo de Oriente en los Juegos Escolares y Juveniles, al llevar al combinado de florete al primer lugar de la competencia.

La habilidad del muchacho nacido en la calle Lico Cruz, de la ciudad de Las Tunas, sus condiciones físicas de excepción y su disciplina en el entrenamiento, le auguraban uno de los lugares estelares en la historia de la esgrima cubana.

Por ello, formó parte de la nómina del equipo que Cuba llevó al Campeonato Centroamericano de Esgrima con sede en Venezuela.

No era su primera experiencia internacional, pues ya había dado importantes pasos en un certamen celebrado a principios de 1976 en Rumania.

Los equipos de florete y sable llegaron con retraso a Caracas por problemas en el viaje y ello le impidió medirse en la disciplina individualmente.

No obstante, Junto al experimentado y también tunero, Leonardo MacKenzie, además de Nelson Fernández, y Cándido Muñoz, se mostraron imbatibles y lograron imponerse a los anfitriones por equipos.

Para la Mayor de Las Antillas, la victoria en el Centroamericano resultó apabullante, los cubanos ganaron 13 medallas de 24 en disputa, incluidos los ocho títulos.

Puedo imaginar la alegría que embargaba a Carlos sentado en el asiento del avión. Probablemente acariciaba la presea que colgaba de su cuello, aquella por la que forzó sus músculos hasta el dolor en el entrenamiento diario y que lo consolaba de las diversiones perdidas.

A lo mejor se adormecía imaginando el recibimiento cálido en el aeropuerto José Martí, de La Habana, el abrazo de sus padres y después hasta alardearía un poco entre los amigos del barrio, entre quienes era ya una especie de héroe.

Nada de eso pudo disfrutar. La mafia anticubana de Miami, apoyada por servicio de la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos perpetró el horrendo crimen para castigar a los mejores hijos a un pueblo que decidió tomar las riendas de su destino.

Es cierto que todo el país lanzó un grito de dolor y desesperación al conocer la nefasta noticia. Los autores desenmascarados y confesos siguen impunes hasta hoy.

Desde el mismo triunfo revolucionario, la mafia anticubana en Miami, apoyada por los diversos gobiernos de Estados Unidos ha ensayado los más disimiles actos para aterrorizar al pueblo de Cuba.

Los intentos de magnicidio, asesinatos y secuestros de diplomáticos, explosiones en hoteles de turismo internacional, secuestro de barcos y aeronaves, introducción de enfermedades como el dengue y voladuras de centros de interés económico integran la larga lista que ha dejado tres mil 478 cubanos y miles de heridos, entre ellos dos mil 099 incapacitados permanentemente.

Para honrar la memoria de Carlos Leiva y de Leonardo Mackenzie, la casa natal del primero fue convertida en el Museo Memorial Mártires de Barbados, institución que también recuerda al mundo la ignominia del terrorismo de estado.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Tania Ramirez

Periodista. Graduada de Ingeniería Química. Reportera de Radio Victoria, en temas de la ciencia, la tecnología y el medio ambiente y la historia local. En una etapa se desarrolló como Jefa de Información de esta emisora. Le gustan los temas sociales y la polémicas sobre asuntos de la vida diaria. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @TaniaRamirezR

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


6 + = doce