Las Tunas, Cuba. Lunes 23 de Octubre de 2017
Home > Salud > El zika y sus «picadas» en Las Tunas

El zika y sus «picadas» en Las Tunas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

El zika y sus “picadas” en Las TunasOdalys Hernández vive en el reparto La victoria de la ciudad de Las Tunas, pero no puede asegurar dónde se enfermó. De pronto se instaló en su cuerpo el malestar y ahora enfatiza que los síntomas confunden.

«Ya llevaba tres o cuatro días con dolor en la espalda y en las piernas, incluso al final de la jornada de trabajo pensaba que eran los riñones. La fiebre es generalmente febrícula, y uno siente pequeños dolores en las manos, en las articulaciones. Me tomaba un analgésico y seguía la rutina, hasta que debuté con la primera parte del rash.

«Me di cuenta que tenía sospecha de zika, además, por toda la información que uno ve y escucha».

¿Qué hizo Odalys en ese momento?

«Inmediatamente me dirigí al Hospital Ernesto Guevara porque ya sabía que me iban a ingresar. Donde trabajo, que es el centro de la ciudad, la enfermera de la zona me había comunicado que cerca existían focos de Aedes Aegypti, pero luego supe que en mi barrio, desgraciadamente, hay personas que han tenido o tienen los mismos síntomas y no acuden al médico.

«Creen que no pasa nada, que solo te meten dentro de un mosquitero. Pero no es solo el aislamiento, aquí en el centro hay una atención. Nos hacen una serie de análisis todos los días; además del monitoreo constante del estado de salud; y estar bajo protección es muy importante para evitar que se propague la enfermedad.

«Yo creo que no se puede perder tiempo. Hay que acudir y tratarse; los médicos son los que sabe. Pero además las autoridades de salud deben mantener la sistematicidad de la fumigación y no dejar de hacerla, mientras las personas en las casas que hagan los autofocales y extremen la limpieza».

Maida Zayas Rodríguez de pronto comenzó a sentirse mal. Reside también en el centro de la ciudad y llegó al hospital con lesiones cutáneas evidentes. Pero desde antes sentía dolores musculares muy fuertes. Su esposo también tenía esos síntomas.

El zika y sus “picadas” en Las Tunas«Comenzamos en la casa a automedicarnos; creíamos que eran dolores articulatorios. Tomábamos ibuprofeno, dipirona, tramadol… Todo lo que nos decían, nos lo tomábamos. Pero el último viernes, en la madrugada, le dije a mi esposo: Oye, para mí que esto es zika; tenemos que ir para el hospital.

«Cuando vimos el rash en la piel decidimos venir para el hospital porque tenemos dos niñas en la casa. La casa si la han fumigado e hicieron pesquisas en mi zona de residencia».    

¿Por qué se debe haber enfermado usted?

«Creo que por las condiciones higiénicas en los alrededores de mi casa. Viven personas que son irresponsables con la limpieza y mantienen la casa cerrada cuando fumigan. Uno les llama la atención y lo que hacen es molestarse.

«A mí me preocupa que hay casos que tienen los síntomas y no van al médico».

¿Cómo se ha sentido en la sala de asistencia?

«Muy bien. Realmente hemos sido bien atendidos. Existe aquí una preocupación constante. Si tenemos una inquietud por algo enseguida te sacan de la duda, te convencen. A las seis de la mañana ya te están llamando para el análisis».

Esta ama de casa me confiesa que los síntomas de la enfermedad confunden; a veces se cree que es un cuadro gripal o una molestia por el cansancio del día, pero hay que acudir a tiempo para evitar complicaciones.

Lisandra Batista Fernández tiene 28 años y un niño de cuatro. Es trabajadora y cuando comenzaron los dolores los asociaba a la labor del día.

El zika y sus “picadas” en Las Tunas«En verdad, no me di cuenta hasta que mi hermano me dijo: Mira, Lisandra, tienes una erupción en la piel; ve a ver si es el zika. El malestar me incrementó y entonces decidir venir al hospital.

«Yo me asusté cuando me dijeron que podía ser zika. Pero decidí quedarme hospitalizada pues pensé: Si es zika, y se le pega al niño. Es que han cogido focos del Aedes por mi barrio. Y creo que puedo hacerle daño a la población.

«En mi trabajo me decían: No, si eso es una alergia. Otros decían: Es el zika, y si tiene que ingresar, hágalo, que no va a ver problema».  

¿Te da miedo el zika?

«A mí me daría mucho miedo si estuviera embarazada, por las consecuencias, pero hasta ahora me siento mejor y la atención ha sido especial. No nos podemos quejar; hay un buen trato y hasta las comidas son buenas. Creo que vamos a salir un poquito gorditos de aquí.

«Pero yo si alerto a todos los que tienen los síntomas no dudar en ingresarse y que tengan mucho cuidado con la higiene de su casa».

Damarys Varona me asegura que no sabía lo que era el rash, y al asistir a uno de los policlínicos de urgencias médicas de esta urbe, porque se sentía muy mal, los doctores le dijeron que tenía sospecha de zika, la evidencia estaba en su piel.

«Yo tengo muchas enfermedades de base, pensé que me sentía mal por eso. En sí sentía algo extraño, como si no fuera yo. No sé dónde me enfermé, porque mi barrio es muy limpio».

Yanelis Espinosa Vega, jefa del servicio de enfermería de la Sala de Enfermedades Infecciosas en el Hospital Provincial Ernesto Guevara, explicó a Tiempo21 que reciben en la sala hasta 50 pacientes que son remitidos de las áreas de salud y el cuerpo de guardia de febriles de la instalación de salud.

«Los pacientes casi nunca vienen en los primeros días de los síntomas, casi siempre es después. Los síntomas se enmascaran con otros padecimientos, y cuando los pacientes llegan aquí se pasan hasta ocho días en el servicio».

El zika y sus “picadas” en Las Tunas  ¿Cuándo comenzó el alza de pacientes con síntomas asociados al zika en el servicio?

«El alza de pacientes se reporta desde hace aproximadamente dos meses. Pensamos que se había erradicado el problema, pues ya teníamos pocos pacientes; porque habíamos tenido antes una etapa de incremento de casos, con 37 o 38 pacientes, pero no como ahora».

¿De qué edades tienen pacientes aquí?, y,  además, ¿Han tenido algún caso grave?

«Atendemos adultos y satisfactoriamente no hemos tenido casos graves, ni ninguna complicación; que una de las complicaciones mayores se presenta en las embarazadas, y hasta ahora ninguna ha tenido problemas.

«Hemos atendido muchas embarazadas y con ellas tenemos un seguimiento al igual que al resto de los pacientes, pero reciben atención especial de nuestros clínicos y llegan a valorarlas los obstetras.

«Tienen un seguimiento diario; se conversa mucho con ellas, por las complicaciones que pudieran tener con el embarazo, como la microcefalia».

En cuatro turnos de trabajo, con un jefe de equipo, tres enfermeros y personal de servicio, se garantiza la asistencia en esta sala de enfermedades infecciosas del Hospital Provincial de Las Tunas.

En el servicio no solo atienden a pacientes con síntomas relacionados con el zika…

«Contamos con cubículos de aislamiento porque tenemos casos de tuberculosis; son pocos, pero tenemos. Este año hemos atendido alrededor de seis casos. Además, aunque en Las Tunas no tenemos cólera, sí poseemos un cubículo para tratar pacientes con enfermedades diarreicas agudas. Aquí llegan incluso pacientes deshidratados».  

Hilda Toledo Cruz, especialista en medicina interna y ya con 18 años de graduada, es la responsable desde hace seis meses del servicio de enfermedades infecciosas y explicó a Tiempo21 que los pacientes llegan con varios días de evolución de la enfermedad.

El zika y sus “picadas” en Las Tunas«Esta enfermedad tiene un espectro clínico muy pobre; a veces da pocos síntomas, o ninguno, y ya cuando el paciente ve el famoso rash es que acude al médico. Eso por lo general es entre el tercer y cuarto día de la enfermedad.

«Lo que sí alerto es que esta enfermedad no es tan benévola como se ha comportado hasta ahora en Las Tunas. Sabemos que puede tener otras complicaciones, sobre todo del tipo neurológicas, y que pueden comprometer la vida de los pacientes. Es importante que nadie se quede en casa y vigilarlos.

«El Sistema de Salud Cubano está preparado para atender a los pacientes y el tratamiento es sintomático, es decir, en la medida que aparecen los síntomas se trata la enfermedad, porque es una arbovirosis.

«A todos los pacientes ingresados se les realiza el examen nombrado PCR y en estos momentos las muestras son enviadas a Santiago de Cuba. Al retornar, ya tenemos la certeza de si el paciente tuvo zika o no, y a través de epidemiología son monitoreados».

Sergio Morel hace nueve años se desempeña como enfermero y dentro del servicio está pendiente de la mayoría de los asuntos relacionados con su labor. El joven profesional de la salud exhortó a la vigilancia y aislamiento de los casos porque todos los días se superan las cifras de pacientes.

«Por turno recibimos de 10 a 12 pacientes; se vacían las camas y se llenan de inmediato. Ya habilitamos otra sala e incluso existe un Hospital de Campaña para ingresar a la población masculina en el palacio de Pioneros de Las Tunas. Esta situación está que no damos abasto».

Daniuska Rodríguez ya disfruta la semana 27 de su gestación y confiesa que está muy preocupada. La vista se le nubla de pronto cuando piensa en que su bebé puede presentar una secuela del zika.

«A mí me pusieron una vacuna y a la hora me llené de ronchas y pensaba que era una intoxicación por la vacuna, pero era sospecha de zika. Me ingresaron y todo ha estado bien. Me han atendido perfectamente.El zika y sus “picadas” en Las Tunas

«Los enfermeros y la doctora tienen una atención maravillosa; me siento bien. Vienen a verme la ginecóloga, el genetista, los enfermeros, la doctora…, nos chequean permanente; nos ponen el termómetro; nos toman la presión».    

¿Qué te preocupa cómo embarazada?

«Solo me preocupa que ojalá la prueba no me salga positiva y mi niña no nazca con problemas».

En Las Tunas se extreman las medidas de revisión de viviendas y locales públicos y la pesquisa de los habitantes de las comunidades, mientras la focalidad del Aedes Aegypti se mantiene alta, favorecida ahora por la presencia de las lluvias.

Barrios de esta ciudad cabecera son los más reiterativos en los casos sospechosos al zika y la focalidad del mosquito transmisor, pero se intensifican labores de saneamiento para eliminar riesgos ambientales en cada comunidad.   

/ymp/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Darletis Leyva González

Periodista, graduada de la Universidad de Oriente. Se desempeña como reportera con excelentes resultados en su gestión diaria. Es aguda en sus trabajos de opinión. Una de sus características es contar historias de vida en la que el factor humano está siempre presente. Atiende los temas de salud, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de cuba, premiada en varios concursos. @DarletisLG

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


× nueve = 54