Las Tunas, Cuba. Lunes 23 de Octubre de 2017
Home > Especiales > Historia > Amancio Rodríguez, la promesa cumplida

Amancio Rodríguez, la promesa cumplida

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Amancio Rodríguez Herrero era de esos hombres que no se andaban por las ramas cuando se trataba de denunciar las injusticias que sufrían los obreros cubanos bajo la bota de los gobiernos títeres de los Estados Unidos y esa valentía le costó la vida el 18 de septiembre de 1948.

Era secretario general de la Federación Nacional de Trabajadores Azucareros y concejal del Ayuntamiento de Santa Cruz del Sur, desde donde ganó múltiples demandas a favor de la clase obrera.

Habían tratado de comprarlo muchas veces, pero él había puesto fin a la etapa en la que los dirigentes del Sindicato se dejaban intimidar o sobornar por los patrones apoyados por la Guardia Rural.

De ese modo, la vida de Amancio tenía precio y la seudoorganización sindical, CTK, dirigida por Eusebio Mujal se encargó de ello por órdenes del presidente cubano Carlos Prío Socarrás a cambio de una gruesa suma de dinero.

La asamblea convocada por los mujalistas con el pretexto de abordar la unificación del movimiento obrero del Central, no era más que una trampa mortal.

Cuando exige su derecho a hablar y se dirige a la tribuna apoyado por los trabajadores presentes, Amancio es baleado. También su amigo y compañero de luchas, José Oviedo Chacón, recibe un disparo por la espalda.

Los asesinos intentan escapar del local en medio de la confusión, mientras los obreros los persiguen para darle su merecido. No obstante, la Guardia Rural protege a los verdugos hasta su traslado al cuartel.
El entierro de ambos dirigentes devino una manifestación de protesta y repudio el régimen y las fuerzas mujalistas sin precedentes en la región.

El capitán de la clase obrera cubana, Lázaro Peña, expresó en la despedida del duelo, que algún día el crimen tendría justicia y cuando eso ocurriera ese central llevaría el nombre de Amancio Rodríguez.

Así se hizo realidad, el 6 de agosto de 1960 cuando el Gobierno revolucionario intervino el entonces central Francisco y los obreros allí reunidos acordaron que a partir de esa fecha el ingenio y el municipio, hoy perteneciente a la provincia de Las Tunas, llevaran el honroso nombre del incansable luchador sindical.

/mdn/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Tania Ramirez

Periodista. Graduada de Ingeniería Química. Reportera de Radio Victoria, en temas de la ciencia, la tecnología y el medio ambiente y la historia local. En una etapa se desarrolló como Jefa de Información de esta emisora. Le gustan los temas sociales y la polémicas sobre asuntos de la vida diaria. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @TaniaRamirezR

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


× seis = 42