Gente

Ledimir Cruz: la artesanía me salvó la vida

Ledimir Cruz: la artesanía me salvó la vida (Tiempo21/Foto: Angeluis)
Leidimir ha realizado varias exposisiones como artesano y la aceptación de su obra lo motiva a seguir con la creación sistemáticamente. (Tiempo21/Foto: Angeluis)

Escuche entrevista

Las Tunas.- De formación autodidacta, Ledimir Cruz Delgado ha creado alrededor de 20 barcos de madera, entre ellos el yate Granma en honor a uno de los principales hechos de la Historia de Cuba.

Pero esta vez su pasión por la vida marítima quedó a un lado para homenajear al más grande de todos los cubanos, al eterno líder de la Revolución Fidel Castro.

La casa de la familia Castro-Ruz en Birán, provincia de Holguín, fue la obra escogida por este tunero para participar en el Festival Nacional de Artes Plásticas, Literatura y Artesanía que convoca la Asociación de Limitados Físico Motores (ACLIFIM) cada dos años.

En la más reciente edición del evento, desarrollada en la ciudad de Santiago de Cuba entre el 26 y el 29 de junio, se le entregó una mención especial a la colección de Ledimir, por el valor patriótico y sentido de identidad nacional que transmite cada una de sus figuras de madera.

¿Qué lo inspiró a crear la casa de Fidel en Birán en pequeñas dimensiones?

“La figura y el pensamiento del Comandante es motivo de inspiración para muchos artistas, y yo no me podía quedar atrás. Cuando comencé a poner los primeros ‘cimientos’ de esta obra ya Fidel aparecía poco en público por causa de su estado de salud, y no quería que el origen de un hombre tan importante para Cuba y el mundo quedara solo en el recuerdo.

“Soy uno de esos cubanos que no ha podido visitar ese emblemático lugar, y con este fruto de mi creatividad me siento más cerca, mi imaginación me lleva hasta allí”.

Ledimir Cruz: la artesanía me salvó la vida (Tiempo21/Foto: Angeluis)
Los barcos resultan para Ledimir su mayor inspiración en cada nueva obra. (Tiempo21/Foto: Angeluis)

¿De dónde surge el amor por la artesanía?

“Hace 15 años perdí mi pierna derecha por una amputación a causa de la diabetes, y al pasar tanto tiempo en mi casa busqué en la artesanía una vía de escape a mis prejuicios sobre mi nuevo estado físico. Así no pensaba en lo que me había sucedido, y tenía mucho tiempo para crear.

“Comencé haciendo barcos porque soy amante de la vida en el mar y la pesca, pero hoy tengo que agradecerle a la artesanía todo lo que soy”.

Y ahora, ¿qué piensa?

“Ahora pienso en todo lo que he hecho y me siento orgulloso, satisfecho, porque no me rendí ante mi discapacidad. He participado en eventos nacionales, en los talleres de la Casa de Cultura en esta ciudad, y el público tunero y cubano en general ha podido apreciar mi obra a través de las exposiciones personales que he creado en mi tierra natal y en otras provincias del país”.

Joyeros, alcancías y un reloj para saber el estado de ánimo, conforman también la colección de Ledimir, para quien el único desafío es perfeccionar cada vez más sus productos artesanales.

Él agradece a la dirección de la ACLIFIM en la provincia de Las Tunas, que ha puesto a su disposición el talento y la ayuda de un instructor de la Casa de Cultura de esta ciudad capital, lo que ha propiciado el empoderamiento de diversos espacios para regalar el buen arte que crea con sus manos.

/MDN/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Ricardo Salgado Arias, un universo desde el dibujo

Yanetsy Palomares Pérez

Lisney y el idioma de los animales

Claudia Pérez Navarro

Panchón y su manía de construir

Edelmis Cruz Rodríguez

Enviar Comentario


4 × cinco =