Se prepara Las Tunas para nueva etapa del Perfeccionamiento educacional
Opinión

Bien conoce Cuba la obra de José de la Luz y Caballero

Las Tunas.- En estos tiempos en que se habla nuevamente de perfeccionar el sistema educacional en Cuba, me vienen los recuerdos de cuando estudié la vida y obra de José de la Luz y Caballero, pedagogo que encontró en la profesión un método para la formación de la conciencia nacional del país.

Y es que al igual que él, que tuvo como núcleo en su reflexión y actividad pedagógica el que cada estudiante razonara por sí mismo, hoy el Ministerio de Educación focaliza una nueva política en lograr que el estudiante construya y desarrolle habilidades críticas ante el conocimiento.

El nuevo escenario nos muestra a diario que ya no basta con saber, hay que aprender a acatar y desacatar con rapidez y asumir criterios y posiciones creativas ante la cotidianidad, sin temor a los enfrentamientos que quizás pudieran encontrarse por el camino producto a perspectivas conservadoras de algunos.

De José de la Luz y Caballero también heredamos la máxima “Instruir puede cualquiera; educar, solo quien sea un evangelio vivo”. Hoy sin dudas es recurrente  entre especialistas y ciudadanos  al conocer las características del tercer perfeccionamiento educacional en Cuba.

Una vez más la  preocupación moral y ética por la actividad pedagógica de Luz y Caballero se replica en cada uno de los directivos del sector, porque no serían nada las escuelas sin maestros preparados integralmente, capacitados para formar los futuros profesionales del país.

Es por eso la insistencia en el cumplimiento del plan de ingreso a las carreras pedagógicas para garantizar la cobertura docente a corto y largo plazos, y preparar a los educadores para desempeñar correctamente su rol frente a las aulas, en pos de otorgarle el respeto que merecen.

Pero los maestros deben ser reflejo de su tiempo, no pueden desprenderse de las nuevas tecnologías porque en buen cubano, “eso es lo que está de moda”, y más que de moda, ya es una necesidad complementar las clases con el uso de Internet, software educativos y otras alternativas tecnológicas como las aplicaciones para teléfonos móviles.

En este sentido Cuba tiene buenas experiencias. Una de las más llamativas es el portal web Cubaeduca, sitio que deviene novedoso repositorio de contenidos y lo que es más importante, provee servicios orientados a la familia para facilitar los repasos en la casa, el estudio individual y la investigación.

Explotarlos de aquí en adelante es un deber para la educación cubana, porque, parafraseando a José de la Luz y Caballero, “Para todo se necesita ciencia y conciencia”.

/MDN/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Las niñas, por un espacio significativo

Yanely González Céspedes

Apostemos por una escuela más integral

Telma Machado Escanio

Consumir lo nuestro

Yanetsy Palomares Pérez

Enviar Comentario


− uno = 4