Villa Coral: espacio para el disfrute del ma en familia (Tiempo21/Foto: Angeluis)
Lecturas

Villa Coral: espacio para el disfrute del mar en familia

Villa Coral: espacio para el disfrute del ma en familia (Tiempo21/Foto: Angeluis)
Villa Coral es uno de los lugares más demandados por la familia tunera en el verano. (Tiempo21/Foto: Angeluis)

Las Tunas.- Villa Coral es una propuesta de la Empresa de Alojamiento de Las Tunas, por la que se puede optar a través del Buró de Reservaciones fuera de la temporada estival, pues en el verano acoge a trabajadores destacados de organismos y empresas de todo el territorio.

Tiene una capacidad para 50 personas, aunque en estos momentos solo admite 44 distribuidos en cuatro habitaciones para seis personas e igual cantidad de cabañas para cinco huéspedes.

Habilitar un contenedor para la venta de cerveza dispensada y mariscos, es el proyecto que tiene la administración de Villa Coral, en la playa La Llanita, del municipio de Puerto Padre, al norte de la provincia de Las Tunas.

Según Felipe Hernández Ricardo, técnico de alojamiento de la instalación, este plan ya tiene sus avances, pero se prevé completar la misión en los próximos días.

«Por el momento estamos ofertando la cerveza y un nivel de confituras, para lo que buscamos varias alternativas que nos permitan vender un producto con calidad y en el caso del líquido que tenga el frío requerido».

Villa Coral: espacio para el disfrute del ma en familia (Tiempo21/Foto: Angeluis)
Asevera el directivo que las ofertas de la villa resaltan por la calidad, variedad y el buen trato en el servicio. (Tiempo21/Foto: Angeluis)

De acuerdo con las declaraciones de Hernández Ricardo, esta instalación garantiza una estadía placentera de sus visitantes y hasta el momento no se han tenido quejas del servicio que allí labora.

«En los almuerzos y las comidas ofertamos un total de 20 platos para que los huéspedes tengan la posibilidad de escoger lo que quieran comer. Los precios son los establecidos por la Empresa de Alojamiento, acorde con las posibilidades de la población.

«Para conocer la opinión de nuestros visitantes tenemos implementado un mecanismo de encuesta a la salida del comedor y de la villa, que nos permite conocer si satisfacen o no las expectativas, con el objetivo de modificar en caso de ser necesario el sistema de trabajo».

Recreación y tranquilidad…

La instalación es muy demandada, pues quienes la visitan quedan convidados a volver para disfrutar de la tranquilidad y la buena atención que allí se respira.

Andy Daniel Oro Rivera, culminó sus estudios en el Instituto Preuniversitario de Ciencias Exactas Luis Urquiza Jorge de la provincia de Las Tunas, y afirma que llegar a Villa Coral le proporcionó despejar después de un curso intenso de estudio.

Por motivos similares el jardinero derecho del equipo de los leñadores, Andrés Quiala Herrera, también optó por la playa La Llanita en busca de un descanso para su fuerte carrera como pelotero junto a su familia, y de un incentivo para la recién comenzada 57 Serie Nacional de Béisbol.

«Hace dos años que no tenía la oportunidad de disfrutar con mi familia un descanso y se me dio la posibilidad de pasarme tres días en Villa Coral, que han sido maravillosos.

«Las condiciones de este lugar son muy buenas, y me permitió relajarme para incorporarme al mayor torneo beisbolero de Cuba con más fuerzas para llevar al equipo de Las Tunas hasta la última fase».

Sin dudas, lo más llamativo de la instalación para muchos huéspedes es la tranquilidad que el lugar proporciona. Esta típica característica propicia que hasta allí lleguen usuarios de todos los municipios del territorio y se despidan con los mayores deseos de repetir la visita.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

Artículos relacionados

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

La Carta Magna, expresión de la justicia social de la Revolución

Redacción Tiempo21

Fidel Castro, el comunicador que conocimos

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


− 8 = uno