Michel Céspedes, un loro de mar (Foto de la autora)
Gente

Michel Céspedes, un loro de mar

Michel Céspedes, un loro de mar (Foto de la autora)
(Foto de la autora)

Las Tunas.- A Michel Céspedes Ramírez lo conocen como «el loro con barba» por una especie de pez que acostumbra capturar cada vez que se sumerge en las profundas aguas de la costa norte de Las Tunas.

Desde la primera vez que se acercó al malecón de su municipio natal, Puerto Padre, quedó encantado con el mar y su ecosistema que en ese momento solo imaginaba, pero que con el paso del tiempo pudo conocer de cerca.

A los 14 años ya practicaba la pesca submarina, pero el buceo atrapó su atención cuatro calendarios más tarde. Entonces buscó en los más experimentados la sabiduría necesaria y el apoyo para formarse en el oficio, al que, según él, le debe ese hombre en el que se ha convertido.

En un principio ni siquiera la necesidad de conformar una familia desvió su atención de ese mundo que lo apasionaba, a pesar de sufrir las consecuencias de estar hasta 20 días en alta mar sin tener contacto con sus seres más allegados.

El miedo también lo invadió algunas veces al enfrentar los animales más feroces y grandes de las profundidades, pero después de tantas experiencias lindas, difíciles, impresionantes, se dice inmune a tanto desasosiego.

Michel Céspedes, un loro de mar (Foto de la autora)
(Foto de la autora) Escuche el testimonio de Michel Céspedes

Hoy tiene 44 años, y finalmente encontró el sostén, el resguardo, el rumbo de su existencia. Para ello renunció a su vida como pescador y asumió el rol de padre y esposo, aunque la costa sigue siendo su puesto de trabajo, esta vez en los barcos de transportación de vacacionistas desde la zona del Socucho hasta la playa La Boca, en Puerto Padre.

Se ha integrado al grupo de rescate y salvamento de su territorio para buscar a personas desaparecidas en el mar, y colaboró con la instalación de los cables subterráneos que la Empresa de Telecomunicaciones colocó en esta zona costera.

Su mayor satisfacción, nos cuenta, es en primer lugar contar con la compañía de sus familiares, y en segundo poder servir al pueblo desde su oficio. Se siente afortunado porque la vida no lo pone esta vez ante ninguna disyuntiva, no tiene que renunciar a su presente ni traicionar a lo que fue su sueño desde niño.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Renael González: soy el hombre, vengo de todos y voy a todos

Yami Montoya

Hacer por el bien colectivo, la gran dicha de Onelia  

Esnilda Romero Maña

Liván y Mily, extraordinaria pareja

Yenima Díaz Velázquez

Enviar Comentario


+ 8 = diecisiete