Historia del Deporte en Las Tunas

Chiflán en el béisbol de Colombia

Las Tunas.- El trabajo de investigación en cualquier tema es siempre apasionante, sobre todo porque las sorpresas se te aparecen cuando menos las esperas y te permiten seguir descubriendo datos de interés sobre hechos y personajes de cualquier sector de la vida cotidiana, de lo cual no escapa el deporte.

En varias oportunidades he contado sobre la marcha exitosa de nuestro jonronero mayor en los primeros 60 años del siglo pasado, Cléveland «Chiflán» Clark, famoso por las descomunales dimensiones de sus batazos algunos de los cuales provocaron que en varios estadios de la antigua provincia de Oriente, se situaron vallas en las que se afirmaba que por allí, bien lejos del jon, él había sacado la pelota.

A través de este espacio he ofrecido estadísticas del paso de Chiflán por los campeonatos profesionales de Cuba, especialmente con el Almendares y su participación en las Ligas Negras de Estados Unidos en las filas de los Cubans Stars, junto a otras luminarias de la Mayor de Las Antiilas, como Orestes «Minnie» Miñoso.

Esta vez y gracias a la invaluable ayuda del joven y talentoso periodista e investigador camagüeyano, Oreidis Pimentel, tuve acceso a los resultados de nuestro Chiflán por la Liga Colombiana de El Caribe.

De acuerdo con los datos obtenidos, el gran cañón tunero debutó en ese circuito en 1950 con la franela del equipo Fitta, de Barranquilla, ocasión en la cual fue líder en carreras impulsadas (24) y en la siguiente temporada, la de 1951, encabezó a los jonroneros (6) En 1952 creció su aporte al equipo Fitta, al liderar a los impulsadores (28), además de disparar cinco cuadrangulares.

Chiflán pasó después a las filas del conjunto Vanytor, de la propia liga de Barraquilla, en el cual estuvo acompañado por otros tres compatriotas, los hermanos Ortiz, de Camagüey, Roberto, conocido como el Gigante del Central Senado (jardinero y lanzador) y Oliverio (pítcher), además del guardabosques Tony Campos. Lamentablemente de ese período no se conocen, hasta ahora, sus estadísticas.

Claro, que no puedo dudar la aparición de otros datos sobre este excelente pelotero local, quien era capaz de defender con calidad absoluta, cualquier posición del cuadro, de los jardines y la receptoría y hasta lanzar, amén de su reconocida eficiencia de bateador, de tacto y de fuerza.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

«Nene» Jiménez, jardinero central de lujo

Juan E. Batista Cruz

Un juego para recordar

Juan E. Batista Cruz

Los tuneros Mártires de Barbados

Juan E. Batista Cruz

Enviar Comentario


cinco − = 4