Lecturas

Día Internacional de la Amistad: José Martí, el amigo sincero

Día Internacional de la Amistad: José Martí, el amigo sinceroA través de la amistad, cultivando los lazos de la camaradería y fortaleciendo la confianza, podemos contribuir a los cambios fundamentales y necesarios para alcanzar una estabilidad duradera, tejer una red de apoyo social que nos proteja a todos y generar pasión por lograr un mundo mejor, todos unidos por el bien común.

    Organización de las Naciones Unidas

 

Este 30 de julio se celebra el Día Internacional de la Amistad, aprobado por la ONU en 2011 con la idea de que la amistad entre los pueblos, los países, las culturas y las personas puede inspirar iniciativas de paz, y presenta una oportunidad de tender puentes entre las comunidades.

Nada mejor en esta fecha que releer al Héroe Nacional, José Martí, y beber de sus textos las más hermosas reflexiones acerca de ese sentimiento.

José Martí, el amigo sincero

La obra martiana es caudal inagotable de conocimientos y reflexiones de vida. Sobre infinidad de temas escribió el Apóstol José Martí, aunque es recurrente en cada artículo, poema o misiva suyos, el que ocupaba todo su tiempo y esfuerzo: la independencia de Cuba.

Sin embargo, relacionado con este, aparece con frecuencia en sus escritos el tratamiento a un sentimiento que enaltece y dignifica al ser humano: la amistad.

Martí dejó hermosos textos que ilustran cuán elevado era su concepto acerca de la amistad, y sobre todo en su epistolario encontramos referencias de sus afectos más caros y duraderos.

Uno de sus mejores amigos fue Fermín Valdés Domínguez a quien conoció siendo muy joven y a quien le dispensó profundo cariño y respeto. En un discurso en su honor, el 24 de febrero de 1894, dijo: «…la lealtad de los amigos, que es almohada cierta».

Nunca traicionó a un amigo, como nunca antepuso la amistad –ni cualquier otro sentimiento o interés material- a su amor por Cuba.

Con apenas 16 años, se vio envuelto en sucesos donde fustigó a quien había traicionado, al desertar y pasar a las filas españolas. Junto a Fermín es protagonista de aquellas memorables notas donde culpan de apóstata al antiguo amigo y por lo que son llevados a juicio y prisión en octubre de 1869.

«Para todas las penas, la amistad es remedio seguro. Con un amigo, el mundo lo es», dijo Martí, y hay en su vida y su obra un fiel reflejo del sentimiento que lo unió a varios de sus amigos que se corresponde con esta idea.

No fue el Maestro, hombre de vanagloriarse de tener muchos amigos; sin embargo, en cartas íntimas da cuenta de la amistad que lo unía con determinados hombres, seres de espíritu elevado e intereses patrióticos comunes: Manuel Mercado, Máximo Gómez, Antonio Maceo, Serafín Sánchez…

Desde la más temprana infancia los cubanos aprenden en la escuela los Versos sencillos de Martí, entre ellos estos en los que da su visión del venerable sentimiento:

«Cultivo una rosa blanca,

En julio como en enero,

Para el amigo sincero

Que me da su mano franca».

«Tiene el leopardo un abrigo

En su monte seco y pardo:

Yo tengo más que el leopardo,

Porque tengo un buen amigo».

«Tiene el señor presidente

Un jardín con una fuente,

Y un tesoro en oro y trigo:

Tengo más, tengo un amigo».

Pensaba el Apóstol en la amistad como un sentimiento que lo unía a otro indisolublemente, y lo hacía compartir con este sus problemas más importantes, sus desvelos: he ahí reflejados su sensibilidad y respeto hacia la verdadera amistad.

También asumía que ese hermoso sentimiento une pueblos, y concedía enorme importancia a esa unidad, en la cual se apoyó Cuba para organizar la Guerra Necesaria, la misma que habría de darle su verdadera independencia.

Sus pensamientos y frases sobre la amistad son verdaderas lecciones de ética y lealtad. Ellas develan un alma noble, fiel a sus afectos y dispuesta hasta el sacrificio por el amigo:

«…es ley hermosa de almas que el amigo ayude al amigo y comparta con él su pesadumbre».

«Si me preguntan cuál es la palabra más bella, diré que es patria: y si me preguntan por otra, casi tan bella como patria, diré amistad».

« ¿Dónde -después del amor de una mujer- hallas tú nada más hermoso que la amistad?».

«Es noble defender la amistad, sin olvidar por ello la historia y la justicia».

«El amor es superior a la amistad en que crea hijos. La amistad es superior al amor en que no crea deseos, ni la fatiga de haberlos satisfecho, ni el dolor de abandonar el templo de los deseos saciados por el de los deseos nuevos».

Es innegable la fuerza con que se trata la amistad como arma poderosa para mover el mundo en la obra del Apóstol. De ello es legado el epistolario intenso y vigoroso que dejó a la posteridad, así como algunos de sus versos más conocidos. La amistad como sublime perfección del goce de vivir y que purifica cuando expresa su sentir por perder un amigo:

«Sólo hay una cosa comparable al placer de hallar un amigo: el dolor de perderlo».

/YDV/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

El piropo, ¿bueno o malo?

Yanely González Céspedes

Camilo, ¿solo sonrisa y sombrero?

Adialim López Morales

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


ocho − = 5