Las Tunas, Cuba. Lunes 23 de Octubre de 2017
Home > Opinión > De audífonos y otros demonios

De audífonos y otros demonios

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

De audífonos y otros demoniosLas Tunas- El uso de audífonos está asociado a un mayor riesgo de sufrir lesiones o muerte en la vía pública.

Pesquisas realizadas sugieren que la distracción y la privación sensorial por el empleo de los audífonos constituyen uno de los principales factores vinculados con la ocurrencia de accidentes.

Los tuneros no están exentos de ello. En días recientes, y como pólvora encendida, el tema se ha convertido en recurrente entre los que habitamos esta ciudad. Y es no pocas personas han visto peligrar su vida, simplemente, porque andan con sus audífonos y olvidan que en las calles o en la vía férrea hay que andar con precaución para evitar accidentes.

En la mayoría de los casos que se conocen en Las Tunas son adolescentes y jóvenes los perjudicados. Algunos han quedados con secuelas graves y otros han perdido su vida, porque al ser advertidos de la proximidad del vehículo con claxon, sirena o silbatos, no se percataron del peligro por estar escuchando música a través de sus audífonos.

Amalia vive a sólo unas cuadras de la escuela secundaria en la que estudia. Eso le permite ir a sus clases y regresar a casa a pie, escuchando sus canciones favoritas ¡a todo dar! Claro que sólo las escucha ella, ya que lleva sus audífonos puestos. Hace solamente unos días, Amalia regresó a su casa muy nerviosa y asustada. Ensimismada con la música, no se fijó bien al atravesar la calle y solo se percató de que venía un auto al sentir el chirrido de las gomas cuando el coche frenó en seco. El episodio no pasó de un buen susto, pero pudo haber tenido consecuencias graves.

¿Es posible cantar y silbar al mismo tiempo? El razonamiento elemental dice que no. Es inquietante el hecho de que, además de los móviles y las reproductoras de música, se han detectado algunas personas conectadas a la WI-Fi mientras caminan por las calles.

Para los entendidos en la materia, la focalización del interés en un estímulo sonoro hace que la persona no codifique toda la información que le llega del mundo exterior o algunas lleguen en un umbral tan bajo que pasan inadvertidas. Ello conduce a ejecutar un tiempo/reacción a veces retardado ante un estímulo de impacto, o en última instancia, que lo tome por sorpresa.

Con los hijos hay que hablar y establecer con ellos ciertas reglas para la seguridad de todos. Y hay una acotación imprescindible: no son las tecnologías las que nos hacen menos o más vulnerables. Su empleo es una decisión individual; pero los hechos demuestran que en la responsabilidad con la que se utilicen puede irnos, incluso, la vida.

No se trata ahora de no usar audífonos. Cuando la espera desespera o se quiere mover el esqueleto, estos dispositivos ayudan a relajar tensiones y a minimizar el tiempo, que a veces se nos hace interminable. Y por si fuera poco resulta muy efectivo para estudiar, sobre todo los idiomas. De lo que se trata es de dosificar su empleo para minimizar sus efectos negativos.

Si bien es cierto que los audífonos multiplican los sonidos y le ponen color a tus días, cuidado porque también se pueden volver una música peligrosa para tu vida.

/YDV/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Julián Velázquez

Periodista. Graduado de Defectología. Se reorientó hacia el Periodismo y ha incursionado en la radio nacional y provincial. Laboró en Radio Habana Cuba. En Radio Victoria se desempeña como reportero para el tratamiento a los temas de la cultura. Le gusta de la polémica y los trabajos relacionados con el desarrollo social. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


uno + = 4