Las Tunas, Cuba. Martes 12 de Diciembre de 2017
Home > Especiales > Historia > 26 de julio en Cuba, historia de rebeldía y reafirmación patriótica

26 de julio en Cuba, historia de rebeldía y reafirmación patriótica

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
26 de julio en Cuba, historia de rebeldía y reafirmación patriótica

Cuartel Moncada, convertido hoy en la ciudad escolar 26 de Julio.

La Habana.- Este 26 de julio, Cuba rememora uno de los hechos culminantes de su historia y que marca el Día de la Rebeldía Nacional: el asalto a los cuarteles Moncada, en Santiago de Cuba, y Carlos Manuel de Céspedes, en Granma.

Esta acción heroica, acontecida hace 64 años, tuvo como principal objetivo combatir los males de la dictadura implantada por Fulgencio Batista en la isla caribeña desde el Golpe de Estado del 10 de marzo de 1952, y es considerada la antesala de las luchas que llevaron al triunfo definitivo de la Revolución cubana en enero de 1959.

Bajo el calificativo de Generación del centenario, en alusión a los 100 años del natalicio del Héroe Nacional de Cuba, José Martí, en 1953 jóvenes revolucionarios liderados por el entonces joven abogado Fidel Castro, se propusieron promover un clima insurreccional en el país, que reavivara los ideales de independencia del pueblo cubano.

Durante el mes de febrero, los protagonistas de estos hechos comenzaron los entrenamientos de tiro, organizados en diferentes fincas de La Habana y el club de Cazadores del Cerro, y gestionaron la confección de los uniformes del Ejército con los que se disfrazarían para la acción.

En junio, la granjita Siboney, cerca de Santiago de Cuba, un viejo hospedero en Bayamo y dos casas en la ciudad, sirvieron de refugio a los futuros asaltantes que en esa fecha ya contaban con escopetas calibres 12 y 16, fusiles 22, pistolas, una carabina, una subametralladora y 10 mil proyectiles.

La noche anterior a los hechos, Fidel Castro distribuyó a los hombres en tres grupos: el primero, del cual él iría al frente, atacaría el Moncada, el segundo al mando de Raúl Castro, tomaría el Palacio de Justicia, y el tercero, a cargo de Abel Santamaría, ocuparía el Hospital Saturnino Lora.

Ya en la madrugada del día 26 de julio, los asaltantes aprovecharon la celebración de los famosos carnavales santiagueros para sorprender a las fuerzas policiales del lugar.

El grupo más numeroso, vestido con los uniformes del Ejército, se dirigió al cuartel Moncada, contando con el apoyo desde los edificios cercanos a este, mientras que el resto de las fuerzas desarrollaban sus acciones en el Palacio de Justicia y el Hospital Saturnino Lora.

Estas dos últimas agrupaciones lograron desarmar a los escoltas y tomar sus objetivos. Solo restaba esperar, desde sus posiciones, el resultado del grupo principal, encabezado por Fidel Castro, que entraría al cuartel para ocupar sus edificios principales.

Sin embargo, lo que en un inicio se concibió como el principal elemento del factor sorpresa, resultó tener el efecto contrario, pues con motivo de las festividades por el carnaval, el perímetro del Moncada fue reforzado con patrullas, una de las cuales consideró «sospechoso» el movimiento de los autos donde se desplazaban los revolucionarios disfrazados.

Estos oficiales del Ejército fueron neutralizados rápidamente, pero el tiroteo de esta afrenta temprana alertó a los guardias y dio inicio al desigual enfrentamiento entre los asaltantes, con sus escopetas de bajo calibre, y los militares batistianos, quienes contaban con un potente armamento de combate.

Ante este panorama a todas luces desfavorable para la tropa revolucionaria, Fidel Castro ordena la retirada.

La no consecución de los planes trazados -el asalto al cuartel de Bayamo también fracasó- constituye una innegable derrota a nivel militar, pero devino éxito moral al marcar la ruta de la posterior lucha guerrillera que culminó con el Triunfo de la Revolución Cubana.

El propio Comandante en Jefe, Fidel Castro, expresó que las acciones del 26 de julio de 1953 constituyeron «un nuevo camino al pueblo; que marcó el inicio de una nueva concepción de lucha, que en un tiempo no lejano hizo trizas a la dictadura militar y creó las condiciones para el desarrollo de la Revolución».

Por esta razón, esta fecha en Cuba fue denominada como el «Día de la Rebeldía Nacional», y se celebra anualmente para revivir esa epopeya y honrar a todos aquellos caídos en esa gesta y en las posteriores.

Es, sin dudas, una forma de perpetuar el camino escogido por el pueblo y sus líderes desde enero de 1959, y de reafirmar los ideales patrióticos de aquellos que desde el inicio de las luchas por la independencia del país en el siglo XIX, sacrificaron sus vidas para lograr una Cuba completamente soberana. (Por Viviana Díaz Frías, Prensa Latina)

/YDV/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


7 − dos =