Las Tunas, Cuba. Martes 26 de Septiembre de 2017
Home > Opinión > Un día para celebrar con los niños cubanos

Un día para celebrar con los niños cubanos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Un día para celebrar con los niños cubanos

El seis de julio de 1974, en un acto efectuado en el Campamento de Pioneros del Parque Lenin, en La Habana, el Comandante en Jefe Fidel Castro propuso el tercer domingo de julio para celebrar el Día de los Niños, y por decisión de los propios infantes reunidos allí, en inolvidable ejercicio de democracia, se aprobó esa fecha.

Las Tunas.- Con inmensa alegría festejan los niños cubanos su día este domingo 16 de julio. Las escuelas, instalaciones pioneriles, parques, salas de pediatría de los centros hospitalarios…, a todos los sitios donde hay una niña o un niño, llega el regalo de una jornada especial.

En Las Tunas, las risas infantiles desbordan los barrios, calles, plazas, centros recreativos…

La mañana se ilumina con la presencia de rostros inocentes y manitas suaves, algunos acompañados de sus padres, otros compartiendo con sus amiguitos: todos seguros, felices, libres, disfrutando las bondades de una Patria bendecida por el trabajo, la paz y la justicia social.

Muchas son las opciones para disfrutar durante la celebración: juegos, competencias, espectáculos de música, teatro y danza, miniferias del libro y venta de golosinas. Los Joven Club de Computación ofrecen variadas actividades que contribuyen a enseñar a la vez que entretienen.

Para satisfacción de los pequeños, cada adulto se dedica a hacerlos felices, en tanto recuerda al niño que fue alguna vez, y se olvidan un poco las reprimendas y exigencias.  

La escritora y socióloga española Concepción Arenal (1820-1893) compartió esta reflexión: «El amor es para el niño como el sol para las flores; no le basta pan: necesita caricias para ser bueno y ser fuerte».

Por eso, nunca será suficiente el amor que dediquemos a los pequeños; pero, especialmente este día deben sentirse queridos y respetados.

«La mejor forma de hacer buenos a los niños es hacerlos felices», dijo el poeta irlandés Oscar Wilde, y nuestro Apóstol José Martí aseveró: «Los niños nacen para ser felices».

El 6 de enero de 1962, durante el discurso pronunciado en el acto de inauguración del Palacio de los Pioneros, Fidel expresó: «¡Y nosotros queremos que todos los niños sean felices! Para que los niños sean felices se ha luchado, para que los niños sean felices han tenido que dar su vida muchos patriotas, desde Martí, Maceo y todos los que han muerto».

Démosles entonces las razones necesarias para que estén satisfechos de haber nacido en Cuba, donde se reconocen sus derechos y tienen garantía de salud y educación, no importa el color de su piel, ni la procedencia social, el estrés de la vida moderna ni las carencias que afectan a la sociedad en general.

A la vez, eduquémoslos en los valores necesarios para que en el futuro sean honrados, buenos, útiles a su país y a la Revolución. Enseñémosles que la felicidad no reside en tener mucho dinero ni bienes materiales, sino en tener tranquilidad, paz, seguridad, respeto, además del cariño de la familia.

Mientras aprenden, ellos caminan por las calles, juegan, crecen… sin miedo a que un acto violento interrumpa sus sueños, formándose como hombres integrales y haciendo realidad el precepto martiano: «Los niños son la esperanza del mundo».

/YDV/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Rosa María García Vargas

Periodista. Graduada de Letras en la Universidad de Oriente. Se desarrolló como especialista del Grupo Metodológico del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Directora del noticiero Impacto de Radio Victoria por varios años. Se desempeña como redactora de los Servicios Informativos de esta emisora. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @RosaMaraGarca

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


ocho − 5 =