• Portada
  • Cuba
  • Sinfónica Juvenil de Stanford unió culturas en La Habana
Cuba

Sinfónica Juvenil de Stanford unió culturas en La Habana

La Habana.- La música probó una vez más su capacidad para unir culturas y ser un mecanismo diplomático eficaz en el interesante programa de concierto ofrecido por la Sinfónica Juvenil de Stanford (SJS) en esta capital.

La formación estadounidense, dirigida por la temperamental Anna Wittstruck, asumió un repertorio exigente e ineludible para cualquier conjunto de esa naturaleza al combinar obras de autores clásicos y contemporáneos.

El concierto, efectuado en la Sala Avellaneda del Teatro Nacional, tuvo por preámbulo a la Orquesta de Cámara de La Habana bajo la dirección de la joven Daiana García, que interpretó impecablemente Serenata para cuerdas, del británico Edward Elgar, una pieza de tres movimientos estrenada en 1892.

Luego la SJS se adueñó de escenario y asumió con asombrosa solidez interpretativa los movimientos I, II y IV de la Sinfonía No. 7 del genio alemán Ludwig van Beethoven, un monumento a la creación humana que vio la luz hace más de dos siglos.

Le siguió en el programa Xenófobo: en Memoria de la Democracia, del estadounidense Mark Applebaum, que la concibió expresamente para los conciertos pactados por la orquesta en México y Cuba bajo el slogan «La Música que baila».

Los aires contemporáneos de la obra de Applebaum fueron sucedidos por las palabras de agradecimiento de la maestra Wittstruck por la oportunidad de tocar en la Isla y compartir sobre el escenario con músicos cubanos.

Nuestra presentación es una muestra de compromiso con el futuro y la esperanza, dijo la también Doctora en Musicología en referencia a la tensa relación de Estados Unidos con sus vecinos del sur tras la llegada de Donald Trump al Despacho Oval de la Casa Blanca.

El concierto siguió con la música del ballet El pájaro de fuego, del compositor ruso Igor Stravinsky, sobre la versión de 1919 del propio autor; y debía cerrar con el cubanísimo Guaguancó del maestro Guido López Gavilán, adornado por la actuación de la compañía Lizt Alfonso Dance Cuba.

Los aplausos del público fueron correspondidos con un tema fuera del programa, el Danzón No. 2 del mexicano Arturo Márquez, un tema de altísimo vuelo en el que el compositor adecúa los ritmos populares a los académicos y resulta en una exquisita pieza ampliamente difundida.

La SJS es una de las formaciones de su tipo más antiguas y respetadas de su país, su concierto en La Habana es resultado del trabajo conjunto de la compañía Classical Movements, el Ministerio de Cultura de Cuba y el Instituto Cubano de la Música. (Prensa Latina)

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Decretan duelo en Cuba por muerte del Presidente de Viet Nam

Redacción Tiempo21

El bloqueo de EE.UU. contra Cuba es un pecado, afirma norteamericana

Redacción Tiempo21

Comienza MITM Américas en La Habana

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


+ ocho = 13