Las Tunas, Cuba. Miércoles 13 de Diciembre de 2017
Home > Especiales > Gente > Amor sin diferencias

Amor sin diferencias

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Amor sin diferencias

(Foto de la autora)

Las Tunas.- Ella se llama Anaily, él es René; desde el 2013 se conocen y poco a poco Cupido obvió su mundo diferente e hizo de las suyas, dándoles mucho amor.

Él se enamoró de mí, pero no me llamó la atención, aunque yo me decía: Bueno, por qué él me mira tanto, confiesa la novia tras los primeros minutos de las nupcias, mientras con una voz sosegada René me dice que nadie lo podrá separar de ella, porque la quiere mucho.  

Ella acaba de cumplir 35 años y de ellos 30 en un centro donde entre sus iguales ha recibido lo más importante para un ser humano: sentimientos, atenciones, comprensión, apoyo…  Ahora hace realidad el sueño de toda doncella.

Él la eligió porque sabe que detrás de su silla de ruedas, su cuerpo al estilo de las modelos antiguas, y sus palabras a veces algo enrevesadas, habita un ser humano dulce, limpio… especial.

Ante Dios y ante quienes los quieren y representan su verdadera familia se han unido en nombre del amor.

Y con esa magia única del amor y el valor de una mujer que no cree en limitaciones comenzó la ilusión.

«Yo le pregunté a él: ¿Tú estás enamorado de mí?. Él me dijo que sí. Yo lo quiero mucho, como si fuera familia mía. Estoy feliz, contenta».

René asegura que la quiere mucho e insiste en que la adora. De ella cuenta que le gusta todo, pero en especial su amor, porque es muy cariñosa y su familia la acepta bien.  

La Biblia, en el libro de los Corintios, plantea que el amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

Me dan mucho cariño aquí, me dan muchos besos, sostiene René, y Anaily precisa que a los niños solo les hace falta mucho cariño y amor, y a ella nunca le ha faltado.  

Este 14 de junio será por siempre un día único en la vida de Anaily y René, dos jóvenes que recibieron el regalo de una boda simbólica y bien organizada, donde no faltaron ni las alianzas, ni el ramo, ni los trajes de novios, ni los pequeños y especiales detalles que hacen de esa ceremonia una unión inolvidable.

Su hogar es el Centro de Impedidos Físicos y Mentales de la ciudad de Las Tunas. Allí todos los quieren y se volvieron cómplices de su respetuoso amor.

Anaily afirma que sí cree en el amor y en la felicidad, y René que cree mucho en el amor de verdad, porque lo siente en su corazón.

La naturaleza les impuso limitaciones físicas y mentales, pero no se equivocó al sembrarles el más universal de los sentimientos. Porque el amor no cree en formas, ni en expresiones, ni en diferencias, ni en rutinas, ni en el destino…, solo aprecia la capacidad de sentirlo.  

/YDV/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Darletis Leyva González

Periodista, graduada de la Universidad de Oriente. Se desempeña como reportera con excelentes resultados en su gestión diaria. Es aguda en sus trabajos de opinión. Una de sus características es contar historias de vida en la que el factor humano está siempre presente. Atiende los temas de salud, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de cuba, premiada en varios concursos. @DarletisLG

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


seis × = 54