Las Tunas, Cuba. Domingo 17 de Diciembre de 2017
Home > Especiales > Historia > Carlos Baliño: digno ejemplo de patriota, antiimperalista y marxista-leninista

Carlos Baliño: digno ejemplo de patriota, antiimperalista y marxista-leninista

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Carlos Baliño: digno ejemplo de patriota, antiimperalista y marxista-leninistaLas Tunas.- A Carlos Baliño López lo singulariza, e inmortalizará por siempre, el hecho de ser el único patriota que tuvo el altísimo honor de haber participado en dos acontecimientos políticos trascendentales en las luchas libertarias desarrolladas por los cubanos en los siglos XIX y XX.

Se trata de la constitución en 1892 del Partido Revolucionario Cubano, cuya acta fundacional firmó Baliño junto a otros patriotas cubanos que acompañaban en Estados Unidos al Héroe Nacional, José Martí, creador de aquella histórica organización, y, 33 años después, la fundación junto a Julio Antonio Mella y otros revolucionarios del primer partido de orientación marxista organizado en la Isla, el Partido Comunista de Cuba (1925).

Baliño había nacido en el poblado de Guanajay el 13 de febrero de 1848, en el seno de una familia  revolucionaria, pues su padre era un arquitecto de ideas avanzadas y un fervoroso partidario de la independencia de Cuba del colonialismo español.

En su juventud desarrolló estudios de teneduría y arquitectura, y luego de pintura en la academia San Alejandro, ninguno de los cuales pudo concluir debido a la necesidad de buscar distintos trabajos para contribuir al sustento de la familia. Ya desde esta etapa manifestaba sus ideas independentistas en algunas publicaciones de su pueblo natal.

Desde los inicios de la Guerra de los Diez Años, en 1868, Baliño se enrola junto a su padre en los preparativos de un movimiento insurreccional en su provincia, y al ser descubiertos, este último fue deportado a la isla de Fernando Poo, de donde logra escapar y se asienta en los Estados Unidos.

El joven Baliño, ante el acoso de los colonialistas, se le unió en 1869, continuando ambos allí su colaboración con la lucha independentista.

En Estados Unidos Baliño comienza a ganarse la vida como tabaquero y, según un artículo publicado en 2014 en el periódico Granma por el doctor en Ciencias Filosóficas Lucilo Battle Reyes, «conoció de la explotación burguesa y, sin dudarlo, se le enfrentó: organizó sindicatos y escribió en periódicos y revistas en defensa de sus hermanos de clase. En ese proceso su pensamiento se fue radicalizando y en la década de los 80 abrazó las ideas del marxismo, que se expandían en círculos obreros. Desde entonces comenzó sus prédicas socialistas, sin abandonar ni un solo instante la causa de la independencia de Cuba».

Conoció a José Martí y el 10 de abril de 1892, en Cayo Hueso, y no dudó en firmar las bases y el acta de constitución del Partido Revolucionario Cubano, fundado por el Héroe Nacional con el objetivo supremo de organizar la lucha por la independencia de Cuba del colonialismo español.

Sobre la intensa actividad patriótica de Baliño y su ideal socialista escribió Martí numerosos elogios, y en una ocasión llegó a calificarlo con estas palabras: «Un cubano que padece con alma hermosa por las penas de la humanidad y solo podría pecar por la impaciencia de redimirlas».

El ya citado artículo del doctor Battle Reyes, precisa que Baliño fue también uno de los primeros dirigentes obreros —quizás el primero— en alertar del peligro que representaba el imperialismo yanqui para nuestro país. En carta fechada el 6 de octubre de 1894 le dice al patriota Rafael Serra: «Yo sé que usted defenderá la República de Cuba, independiente y soberana, y que hará guerra sin cuartel a la idea anexionista, que si se realizara, pondría a las clases desheredadas de Cuba, los productores, bajo la férrea planta de la plutocracia americana».

Terminada la guerra independentista con la nefasta intervención yanqui que convirtió a Isla en una neocolonia de Estados Unidos, regresó a Cuba y continuó su lucha política con la organización del Partido Obrero (1904), transformado por iniciativa suya en Partido Obrero Socialista y más tarde en Partido Socialista de Cuba (1906).

Colaboró en diversas publicaciones obreras y revolucionarias y un año antes de morir, ya con 77 años, fundó junto a Julio Antonio Mella, el 17 de agosto de 1925, el primer Partido Comunista de Cuba.

Hoy, cuando se cumplen 91 años de su fallecimiento en La Habana, sus ideas patrióticas y antiimperialistas, y los principios marxistas-leninistas que divulgó, forman parte del rico historial de las luchas independentistas de los cubanos y están presentes, como un digno ejemplo, en los esfuerzos de todos los pueblos latinoamericanos y caribeños que se empeñan en lograr su plena independencia y la integración regional.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Hernán Bosch

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente (1974). En ese año fue uno de los fundadores de la Agencia Cubana de Noticias (ACN) en la antigua provincia de Oriente. Trabajó como corresponsal de esa agencia en Santiago de Cuba durante tres años y luego realizó similar función por cerca de tres décadas en la corresponsalía de la provincia de Las Tunas, con una labor destacada en el tratamiento de temas diversos como la agricultura, la salud y los deportes. En 2007 reportó como enviado especial de la ACN los Juegos Deportivos de la ALBA, efectuados en Venezuela. Entre l981 y 1989 laboró en el periódico provincial ”26”, de Las Tunas, donde se desempeñó como jefe de Redacción, jefe de Información y reportero. Está jubilado y es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @hrbosch

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


tres − = 1