Las Tunas, Cuba. Viernes 20 de Julio de 2018
Home > Opinión > Reforestar por la vida

Reforestar por la vida

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Reforestar por la vidaLas Tunas.- En estos tiempos se habla con frecuencia de la protección ambiental  y sobre la importancia de la reforestación, de plantar árboles donde ya no existen o quedan pocos, cuidándolos para que se desarrollen de forma adecuada y puedan regenerar un bosque.

Solo que a veces, por el recurrente discurso, perdemos de vista los beneficios evidentes y el marcado impacto que podría traer consigo el sencillo y subvalorado acto de sembrar un árbol.

Los beneficios y servicios ambientales que brinda la reforestación son muchos. Los más relevantes tienden a favorecer la presencia de agua y la recarga de mantos acuíferos; mejorar el desempeño de la cuenca hidrográfica, protegiendo al mismo tiempo el suelo de la erosión; conservar la biodiversidad y el hábitat; y crear, con los bosques, filtros naturales para evitar la contaminación del aire y del agua, y que regulen la temperatura.

Por estas razones uno de los principales retos de las entidades estatales en Las Tunas es el incremento de la cobertura boscosa del territorio de acuerdo con el área potencial identificada y la reducción de las afectaciones a la misma, mediante el manejo forestal sostenible.

Hasta el momento existen siete cuencas provinciales en las cuales se trabaja en la reforestación de las márgenes de las fajas hidrorreguladoras, labor evaluada periódicamente por comisiones municipales. También se verifica la ocurrencia de incendios en zonas boscosas, la creación de los programas y caminos forestales, y la conservación de áreas protegidas.

En este punto es importante señalar que lo más recomendable a la hora de reforestar, según especialistas de gestión ambiental, es utilizar especies autóctonas del área en cuestión, pues de esa manera se mantiene el paisaje original, y no se pone en riesgo el ecosistema.

Sin embargo, independientemente de los esfuerzos de organismos estatales, el mensaje debe llegar a las nuevas generaciones con el fin de fomentar actitudes a favor del tema desde edades tempranas.

En este oriental territorio, por ejemplo, se desarrollan varias acciones con ese fin en las instituciones educativas, entre ellas, la siembra o entrega a la Empresa Agroforestal de posturas de árboles maderables o frutales, según las características del entorno en que están enclavadas las escuelas; la creación de círculos de interés y sociedades científicas para las actividades forestales; y la declaración de centros reforestados.

De tal modo, la necesidad de reforestar no será solo un discurso manido, sino un hábito constante.

/ACH/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Sheyla Arteaga Rodriguez

Periodista. Graduada de la Universidad de Camagüey. Se desempeña como reportera para los temas de la cultura de Radio Victoria/Tiempo21. También forma parte del equipo de trabajo del programa de participaciòn ciudadana Latir del pueblo. Apasionada a los temas del deporte. Amante del Real Madrid para ella, Cristiano Ronaldo es el mejor del mundo. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @sheylacr7

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


× 7 = sesenta tres