Las Tunas, Cuba. Miércoles 23 de Agosto de 2017
Home > Salud > Gris bocanada de humo, el peligro tras los cigarrillos

Gris bocanada de humo, el peligro tras los cigarrillos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Gris bocanada de humo, el peligro tras los cigarrillos

La asesoría psicológica es muy importante para dejar de fumar. (Foto de la autora)

Las Tunas.- Tiene 22 años y lleva cinco fumando cigarrillos. Empezó en la secundaria básica como una gracia y se le pegó el vicio, nos cuenta, y añade que ha tratado de dejarlo muchas veces, pero no ha podido.

«El primer buche de café y atrás va el cigarro. En el día me fumo una caja; a veces la boca me arde, pero no puedo dejarlo. Sé que me hace daño y hasta he comprado caramelos, y eso me ha parado bastante. El estado de ansiedad me da por fumar y fumar; después de almuerzo, de comida, después de un café, cuando estoy tenso… Sé que tengo que ir al psicólogo para dejar de fumar».   

En la provincia de Las Tunas al cierre de 2016 se registraron 47 mil 290 fumadores y entre ellos aparecieron 572 nuevos adictos, pero son estas cifras muy conservadoras frente a esa avalancha de humo y compra de cigarros o tabacos que en Cuba reina en la mayoría de los comercios.

Aquí cada vez es más frecuente apreciar cómo los adolescentes y jóvenes de ambos sexos se pasean por doquier con un cigarrillo prendido e incluso en la juventud es común ya diagnosticar el impacto de lesiones o ciertos cánceres por el consumo de este producto tóxico.

Kenia Rodríguez Maestre, coordinadora del programa de lucha contra el tabaquismo en Las Tunas, explicó que la adolescencia es, por lo general, la edad de iniciación del consumo de cigarro y casi siempre por imitación o para integrar un grupo determinado.

Rodríguez Maestre comentó que de diez adolescentes que prueban el cigarrillo, al menos ocho se vuelven fumadores activos.

La especialista destacó que por tal motivo este año el lema de este 31 de mayo es La exposición de niñas, niños y adolescentes al humo del tabaco.

Activos o pasivos, los fumadores sufren por igual el impacto de las sustancias químicas y tóxicas que oculta un cigarro o tabaco, entre ellas nicotina, monóxido de carbono, alquitrán, gas cianhídrico, propano, metano, acetona y varios agentes cancerígenos.

Un cigarro contiene alrededor de cuatro mil sustancias químicas, de las cuales 200 son venenosas y 40 de ellas, cancerígenas.

«El cigarro es un factor de riesgo para muchas enfermedades. Se plantea que ninguna parte de nuestro cuerpo queda libre del daño que ocasiona fumar.

«Muchas veces creemos que solo daña nuestros pulmones y el impacto comienza desde la boca, la lengua, dientes, la garganta; aparece la hipertensión arterial a temprana edad, tos, bronquitis; cuando hay asma es mucho más grave».

La mayoría de los fumadores reconoce que esta adicción le hace daño, pero se debaten en la encrucijada de cómo dejar de fumar.

Algunas tácticas pueden ayudar mucho a deshabituarse del cigarro o tabaco, pero Kenia Rodríguez Maestre enfatiza que lo primero es reconocer que quiere dejar de fumar.

«En Las Tunas existe una consulta de cesación tabáquica en todas las áreas de salud, ubicadas en las comunidades, o también pueden llamar a la Línea Confidencial Antidrogas por el 103.

«Tenemos mucha retroalimentación con los pacientes y por lo general quienes acuden a consulta, primero se comunicaron con la Línea para recibir la orientación psicológica.

«Un grupo multidisciplinario de especialistas ofrece la consulta de cesación tabáquica y allí existen métodos como los de la Medicina Natural y Tradicional que pueden contribuir mucho para dejar la adicción al cigarro o tabaco».

Ceci tiene 52 años y nos cuenta que escuchó en la Emisora Radio Victoria acerca de la existencia de la Línea, llamó y ya comenzó a aplicar los consejos que le dieron.

Siempre quiso dejar de fumar, pero reconoce que no tenía fuerza de voluntad. Sabe que le hace daño y comenta que se cansa al caminar.

Ahora tiene nuevos planes familiares y cree que en poco tiempo logre abandonar el cigarro. De hecho, asegura que de doce que se fumaba en el día ha ido reduciendo y ya consume menos.

El tabaquismo socava cada día la vitalidad del cuerpo, aunque pasen los años y no sean evidentes sus heridas a la salud de quien lo ha hecho parte esencial de su existencia. Tras cada bocanada de humo, la vida se va apagando cuál la llama de estos puros.

/YDV/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Darletis Leyva González

Periodista, graduada de la Universidad de Oriente. Se desempeña como reportera con excelentes resultados en su gestión diaria. Es aguda en sus trabajos de opinión. Una de sus características es contar historias de vida en la que el factor humano está siempre presente. Atiende los temas de salud, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de cuba, premiada en varios concursos. @DarletisLG

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


+ seis = 15