Las Tunas, Cuba. Martes 12 de Diciembre de 2017
Home > Cultura > Por lo nuestro: un camino común

Por lo nuestro: un camino común

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Las Tunas.- Cientos de imágenes inconexas se agolpan frente a la pantalla y, aunque desconoce su finalidad, le resultan atractivos colores, formas, diseños, y hasta la música un poco estridente por momentos, que el hábil vendedor colocó en el spot.

Así se familiariza con códigos que no son los comunes a su geografía, olvida tambores, tres, mulatas y el dulce sabor del guarapo, para añorar el muñeco de nieve, la fría coca cola y hacer todo por vestir al estilo punk con que alguno de sus ídolos adolescentes bien se pasea por la serie de moda.

Y no se trata de negar la universalidad o hacer culto a códigos superficiales que hoy se venden en el mundo como estereotipo de cubanidad. Apostamos por la apropiación de lo nuestro, de la mezcla que en la sangre hace bullir el ritmo africano con la décima que nos legó España, también condimentada con un poco de Asia y la infinita riqueza caribeña y americana.

Entre tanto de aquí y de allá, la confusión es comprensible. Está en la multiplicidad de fuentes, de influencias en su mayoría foráneas, que roban espacio por vías alternativas a la matriz que lucha por correr con la fuerza de una corriente propia, a veces demasiado oficial como para despertar atractivo.

La brecha ante el fenómeno está en la educación, ahí en la base; en el hogar desde la primera edad, y en los centros educativos donde una fuerte avanzada se formó especialmente para guiar en la apreciación y lo que puede llamarse aprehensión estética.

El objetivo además puede llamarse discriminación, porque sí, porque el objetivo es eliminar la banalización y dejar lo que verdaderamente aporte, lo que tenga valor por sí mismo.

Y aterrizamos así en esfuerzos concretos que, pese a no contar con los recursos materiales suficientes, parten de la inventiva de instructores de arte y creadores, dispuestos a incentivar el talento de niñas y niños en las comunidades más alejadas.

De la conjunción de acuarelas, carboncillos, fibras naturales… nacen las obras más novedosas y apegadas a la realidad del tunero, a la tradición campesina que los abuelos insisten en legar a los jóvenes retoños. Del empeño se reconocen los resultados en eventos como De donde crece la palma, tan cubano como su interés de homenajear al Martí erguido desde sus cuentos infantiles para enseñar a apreciar lo más autóctono.

Asimismo florece el movimiento aficionado, donde con vuelos y sombreros de yarey, bailan los jóvenes al ritmo de una acompasada guajira bien sazonada al son del tres.

El camino es posible. La evidencia no deja lugar a dudas: es posible y necesario cultivar lo nuestro, lo auténticamente cubano, que no por gusto tantos seguidores tiene en el mundo.

Para esa apropiación tan necesaria de signos y códigos propios a esta isla grande, contamos con el material humano, solo falta que las voces de alerta que encuentran eco en instituciones culturales y docentes también formulen propuestas atractivas –el llamado gancho-, que saque al consumidor pasivo de la ignorancia y le ponga con los sentidos bien abiertos, ante el inmenso ajiaco que nos nutre.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yanetsy Palomares Pérez

Periodista. Graduada de la Universidad de Camagüey. Reportera de Radio Victoria. Talentosa comunicadora, amante de los temas culturales. en su corta vida profesional ha demostrado la solidez de su formacíón. conductora del programa de televisión Rostros, del canal Tiempo21 Video-TV, con entrevistas a personalidades de la Cultura, Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @yanetsy12

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− 2 = dos