• Portada
  • Especiales
  • Lecturas
  • A 25 años de su fallecimiento| Atahualpa Yupanqui: el gran cantautor del folclore argentino y latinoamericano
Lecturas

A 25 años de su fallecimiento| Atahualpa Yupanqui: el gran cantautor del folclore argentino y latinoamericano

A 25 años de su fallecimiento| Atahualpa Yupanqui: el gran cantautor del folclore argentino y latinoamericanoLas Tunas.- Pese que Atahualpa Yupanqui, seudónimo que adoptó Héctor Roberto Chavero, era oriundo de una apartada zona rural de Argentina, su profundo amor por la música y su empeño en dar a conocer las tradiciones de su pueblo, hicieron posible que poco a poco sus creaciones musicales e interpretaciones se fueran conociendo por toda gran nación y otras partes de Latinoamérica y el mundo.

Hijo de un mestizo de origen quechua y una criolla de padres vascos, había nacido el 31 de enero de 1908 en Campo de la Cruz, pueblo de José de la Peña, al norte de la provincia de Buenos Aires, y desde pequeño estudió violín con el padre Rosáenz, cura del pueblo, y más tarde aprendió a tocar la guitarra en la ciudad de Junín con el concertista Bautista Almirón, quien sería su maestro.

A los 19 años de edad, compuso su canción «Camino del indio», y a partir de entonces y durante toda su prolífica vida artística compuso unas 365 canciones, basadas en su mayoría en las ricas experiencias que adquirió durante extensos recorridos por las zonas rurales argentinas, en busca de testimonios sobre las viejas culturas originarias y sus tradiciones.

Entre sus más conocidas creaciones figuran Camino del indio, Coplas del payador perseguido, El arriero, Indiecito dormido, Le tengo rabia al silencio, Los ejes de mi carreta, Milonga del Solitario, Viene clareando y otras muchas que serían ampliamente popularizadas no sólo por Atahualpa, sino también por reconocidos grupos y cantantes que las incluyeron en sus repertorios, como Los Chalchaleros, Mercedes Sosa, Jorge Cafrune, Víctor Jara, Alberto Cortez y Violeta Parra, entre otros, y más recientemente, Chavela Vargas.

Durante el período 1963-64 Atahualpa Yupanqui realizó giras por varios países de América y otras partes del mundo entre ellos Colombia, Japón, Marruecos, Egipto Israel e Italia, y en 1967 se presentó en España y se estableció en París, la capital francesa.

Por su fructífera trayectoria como autor e intérprete es considerado el más importante exponente de la música folclórica argentina.

Pero Héctor Roberto Chavero o Atahualpa Yupanqui, como es hoy mundialmente conocido, no se limitó a hacer florecer su música. También contribuyó a enriquecer la cultura de nuestro continente en general y de Argentina en particular por su participación activa en la literatura y el cine.

Fue autor de los libros Piedra sola (1939), Aires indios (1943), Cerro Bayo (1953), Guitarra (1960), El canto del viento (1965), El payador perseguido (1965), Del algarrobo al cerezo (1977), Confesiones de un payador (1984), La palabra sagrada (1989) y la Capataza (1992), entre otros escritos.

Participó como intérprete en las películas Horizontes de piedra (1956), Zafra (1959), Viaje de una noche de verano (1965), Argentinísima (1971), Argentinísima II (1973) y Mire que es lindo mi país (1981), y su música sirvió de fondo a otros filmes.   

Al cumplirse hoy 23 de mayo el vigésimo quinto aniversario de su fallecimiento en la ciudad de Nimes, Francia, en 1992, podemos afirmar sin temor a equivocaciones que Héctor Roberto Chavero hizo honor al seudónimo que adoptó desde joven, Atahualpa Yupanqui, que en la lengua quechua quiere decir: «el que viene de lejanas tierras para decir algo».

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

Artículos relacionados

Envejecimiento poblacional en Cuba: el triunfo de la vida sobre la muerte

Redacción Tiempo21

La niña y el Presidente

Miguel Díaz Nápoles

Almeida vive en cada cubano que no se rinde

Tania Ramirez

Enviar Comentario


7 − uno =