Salud

En el verano más cuidado con la salud

En el verano más cuidado con la salud
Lavar cuidadosamente los vegetales es un imperativo para proteger la salud en el verano.

Las Tunas.- Aunque el verano en Cuba comienza en el mes de junio, desde abril cuando empezamos a sentir que el calor arrecia, debemos esmerarnos en los cuidados de salud para no contraer las enfermedades más frecuentes de la etapa como las intoxicaciones alimentarias, por ejemplo.

No ingerir dulces con merengue o crema conservados sin refrigeración, es una de las medidas que las autoridades sanitarias de Las Tunas recomiendan cumplir en estos meses.

Parece algo muy simple pero en ello va implícito el mensaje de que en esta etapa hay que tener especial cuidado con los alimentos porque el más mínimo descuido en su elaboración o conservación puede desencadenar serios problemas a la salud.

Las intoxicaciones alimentarias son muy frecuentes a partir de ahora debido, entre otras causas, a la incidencia de las altas temperaturas en la descomposición de los productos que comemos.

Es en la etapa de verano cuando la mayoría de los cubanos disfruta de sus vacaciones y por tanto, alertan los especialistas de salud que todo cuidado es poco.

Sin embargo al tiempo que compartimos y nos divertimos, hay que  preocuparse y ocuparse para evitar las enfermedades trasmisibles causadas por microorganismos que se introducen en el cuerpo humano por la vía digestiva ocasionando diarreas, hepatitis viral y otros padecimientos.

Los alimentos a ingerir deben estar frescos, hay que prepararlos o elaborarlos en condiciones higiénicas, protegidos de la contaminación y ser tapados y refrigerados para su adecuada conservación.

Es determinante cocinarlos bien y de no contar con refrigeración, consumirlos de inmediato. Las frutas y otros vegetales tienen que ser lavados antes de comerlos y si presentan un estado dudoso no debe vacilarse en rechazarlo.

Con el agua, líquido que consumimos y empleamos tantas veces al día,  también hay que extremar la precaución. Tanto la sequía que padece ahora nuestro medio como las lluvias abundantes que pudieran llegar más adelante, constituyen un riesgo potencial para la salud. 

Aunque parezca de más, es necesario recalcar que la destinada a beber tiene que estar hervida o tratada con cloro o yodo, mantenerla en recipientes limpios y tapados así como destinar un único utensilio libre de suciedad y protegido para su manipulación. Bajo ninguna razón debe consumirse directamente de los ríos, arroyos o represas.

El verano comienza a acrecentarse y es vital entonces reflexionar y sobre todo, actuar sobre los riesgos que los días calurosos, entrañan para nuestra salud.

Por estos meses en los cuerpos de guardia de las instalaciones de salud de Las Tunas aumentan las atenciones por trastornos digestivos y aunque todos cuentan con personal y demás condiciones para brindar adecuada asistencia, la mayor garantía está en el cuidado que cada persona tenga con su propio bienestar.     

/YDV/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Artículos relacionados

Respuestas a las insidias: Salario, títulos, familia y el bien de los colaboradores cubanos en Brasil

Redacción Tiempo21

La llegada a casa

Darletis Leyva González

Reciben en Puerto Padre a primera colaboradora cubana procedente de Brasil

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


× 5 = veinte cinco