Lecturas

Un día para celebrar el valor del trabajo

Las Tunas.- Cuenta la tradición cristiana que José era el esposo de María y padre de Jesús. Juntos conformaron la Sagrada Familia de Nazaret. Consta además en la Biblia que era un «varón justo», lo cual se entiende además como honesto, laborioso, responsable…, y que para contribuir al sostén de su hogar desempeñaba el duro oficio de carpintero.

Por esas virtudes la Iglesia católica dedica el primer día de mayo a la Fiesta de San José Obrero, patrono de los trabajadores, una solemnidad litúrgica instituida en 1955 por el Papa Pío XII, quien ante un grupo de obreros reunidos en la Plaza de San Pedro en el Vaticano, pidió que fuera el guardián de quienes trabajan y de sus familias.

Hoy, cuando se celebra la fiesta por excelencia del movimiento proletario mundial, muchos en pleno ejercicio de su libertad religiosa, agasajan también a San José con el firme compromiso de asumir dignamente las tareas diarias.  

De tal modo se recuerda a un hombre que brindó un servicio a la sociedad, que mantuvo a los suyos gracias al sudor de su frente, cuya ejemplaridad y prestigio en el ejercicio de su faena, el pueblo recordó aún después de muerto cuando preguntaban mientras Jesús predicaba la Palabra de Dios: «¿Acaso no es éste el hijo de José, el carpintero?».

La festividad sugiere honra a Dios, descanso y regocijo con la alegría que conlleva compartir el esfuerzo personal en bien de los demás.

El Día Internacional de los Trabajadores se estableció por acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional, en París en 1889. En muchos países deviene jornada de lucha reivindicativa y de homenaje a los Mártires de Chicago, quienes fueron ejecutados en Estados Unidos por exigir la jornada laboral de ocho horas.

En Cuba, se caracteriza por los desfiles multitudinarios en las plazas públicas de todos los poblados, donde los afiliados a los distintos sindicatos, incluyendo el sector no estatal, exhiben logros, manifiestan la unidad de los colectivos y ratifican sus compromisos laborales.

/YDV/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

 

 

Artículos relacionados

El piropo, ¿bueno o malo?

Yanely González Céspedes

Camilo, ¿solo sonrisa y sombrero?

Adialim López Morales

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


cuatro − = 3