Las Tunas, Cuba. Domingo 20 de Mayo de 2018
Home > Las Tunas > Mujeres en Las Tunas, en la lucha por sus plenos derechos

Mujeres en Las Tunas, en la lucha por sus plenos derechos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Las Tunas.- Cuba tiene el privilegio de haber dado mujeres extraordinarias que aportaron a la historia de la Patria, entre ellas Ana Betancourt, una patriota nacida en Camagüey el 14 de febrero de 1832 y que fue una de las precursoras en la lucha por los derechos de las féminas.

Por su condición de haber nacido en una familia acaudalada, Ana recibió una educación como correspondía a las féminas de la época, sobre bordados, tejidos, cocina y atenciones hogareñas.

Una vez mayor conoció al joven Ignacio Mora de la Pera, proveniente también de una ilustre familia de abolengo con quien contrae nupcias; quiso Ignacio que su esposa no solo se ocupara en los quehaceres domésticos así que promovió el ávido interés de Ana en ampliar sus conocimientos. Gracias a esto y su dedicación a los estudios llegó a convertirse en una fémina cultivada.

El ejemplo de Ana y de otras muchas patriotas sirve de inspiración a las cubanas, que inconformes como ellas con el papel de amas de casa que le fue heredado se revelaron e incorporaron a la construcción de la nueva sociedad, desde el mismo triunfo revolucionario, comentó la tunera Mercedes Barreda Osorio, con una labor destacada a favor del desarrollo social de las féminas.

¿Cómo interpreta la incorporación de la mujer a la sociedad?

«El trabajo desarrollado en el país para lograr la igualdad viene desde la propia Asamblea de Guáimaro, donde Ana planteó la necesidad de que la mujer se uniera a la lucha por la liberación de Cuba, pues consideraba que tenían el mismo derecho de luchar por su Patria».

«La destacada independentista cubana alzó su voz en esa reunión con ese objetivo, lograr la incorporación de la mujer en las guerras de independencia no solo atendiendo heridos sino con el fusil en la mano; sabemos de muchas mujeres que se vincularon a la guerrilla, en el asalto al Cuartel Moncada y hoy estamos incorporadas a las Milicias de Tropas Territoriales, es decir estamos dentro del gran ejército de la Revolución para defender la Patria».

¿Cuáles fueron algunas de las primeras acciones realizadas?

«Desde el triunfo revolucionario muchas fueron las acciones que se hicieron en Cuba para lograr estos propósitos, primero en la preparación de la mujer para desarrollar otros oficios, pues hasta ese momento ella solo conocía de las tareas hogareñas y no estaba en condiciones de enfrentarse a ninguna ocupación social.

«Por eso comenzaron a desarrollarse cursos y talleres de formación elemental, en los cuales las féminas se incorporaron y se abrieron camino en la sociedad».

¿En esas acciones estaba presente el legado de Ana?

«Por supuesto, entre esos primeros cursos, precisamente, se puede mencionar el que llevó el nombre de Ana Betancourt, dedicado al corte y la costura, elegido así en honor a esa precursora de los derechos de la mujer y dedicado a las muchachas campesinas y amas de casa para formarse en esos oficios, para luego trasmitirlo a las demás jóvenes en sus lugares de residencia.

«Después, por inspiración también de Fidel, Vilma, Celia y otros se realizaron nuevas acciones sociales como la Campaña de Alfabetización, programas de salud, en los que se alistaron miles de jóvenes; es decir en el avance de la Revolución la mujer estuvo presente».

Actualidad

«Hoy podemos ver mujeres en todos los sectores de la economía del país, en las distintas esferas y niveles de dirección, quienes demuestran que los esfuerzos de las patriotas como Ana Betancourt, sus luchas por la independencia de Cuba no fueron en vano».

«El legado de esas mujeres se ha multiplicado y actualmente están presentes en todas las tareas y los programas sociales, ellas ponen bien en alto el nombre de Cuba en otros países, donde ha ido a prestar ayuda solidaria porque como dijo el líder cubano Fidel Castro «sin la mujer no hubiera hoy una Revolución».

Ana Betancourt fue una de las patriotas cubanas que dio su vida por la independencia de este país. A la edad de 69 años contrajo una bronconeumonía fulminante que le produjo la muerte en Madrid, España el siete de febrero de 1901, justo atravesando los preparativos para regresar a Cuba.

El 26 de septiembre de 1968 arribaron sus restos a Cuba y desde el año 1982 descansan definitivamente en el mausoleo erigido en su memoria en Guáimaro, donde por siempre vibra su voz.

Ella ha sido motivo de inspiración para las mujeres cubanas y su ejemplo vive en las actuales generaciones.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Edelmis Cruz Rodríguez

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Como reportera atiende los temas de la Construcción y las organizaciones sociales, fundamentalmente. Es constante en el trabajo diario como una de sus características principales. Le gusta trabajar los temas de la mujer y los colectivos laborales en la base. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @EdelmisCruz

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


2 × siete =