Las Tunas, Cuba. Domingo 19 de Agosto de 2018
Home > Especiales > Historia > Playita de Cajobabo, el desembarco necesario

Playita de Cajobabo, el desembarco necesario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Monumento Nacional Playita de Cajobabo.

Las Tunas.- En la oscuridad de la lluviosa noche del martes 11 de abril de 1895, José Martí y Máximo Gómez, arribaron a las costas cubanas por el sitio conocido como Playita de Cajobabo, en la actual provincia de Guantánamo. El delegado del Partido Revolucionario Cubano finalmente haría realidad su sueño de sumarse a la lucha en la manigua cubana por la libertad de la patria.

Días antes, el primero de abril, el Mayor General Antonio Maceo Grajales junto a Flor Crombet habían llegado a las costas de la patria por Duaba, en Baracoa.

Así se completaba la pléyade de líderes imprescindibles para llevar adelante la gesta libertadora reiniciada en la Isla el 24 de febrero del propio año y que pese a los esfuerzos de Guillermo Moncada y otros patriotas, comenzaba a languidecer.

El historiador y especialista del museo 11 de abril, del municipio guantanamero de Imias, donde se ubica el histórico lugar, Over Luis Martínez, tuvo la gentileza de explicar para los lectores de Tiempo21, los detalles del desembarco de Playita de Cajobabo.

«Martí, Gómez y los demás patriotas salen de Cabo Haitiano, en un barco que se dirigía hacia Gran Inagua. Allí embarcan el bote que habían comprado a un costo de cien pesos. Por la tarde del 11 de abril salen hacia Jamaica. Ya sobre las ocho de la noche están frente al faro de Maisí. A pesar de la oscuridad logran avistar un pequeño recodo en forma de herradura, todo lleno de piedra. Y a las 10 y media de la noche desembarcan por este lugar que nuestro comandante en jefe, Fidel Castro,  bautizó en 1975 como un lugar sagrado de la patria».

¿Cómo se supo el lugar exacto por donde ocurrió el desembarco?

«Sabemos que fue aquí porque en el año 1922, 27 años después y con 58 años de edad, vuelve el dominicano Marco del Rosario, protagonista del desembarco y que durante le reedición de la ruta martiana ubicó el lugar. Incluso,  dijo que él cargó a Martí y lo colocó sobre la piedra desde la cual el Apóstol salta a tierra, cuando dijo …Salto. Dicha grande».

¿Para un grupo de expedicionarios sin experiencia en la navegación el desembarco debe haber sido todo un reto?

«Si, era una noche oscura de mar embravecido. Habían perdido un remo en el agua. Pero por un golpe de suerte logran ubicar la playita. El plan era que el barco apagara las luces al avistar la costa y cuando llegaran a tierra encendieran una luz como señal del desembarco exitoso y así mismo lo hicieron. Entonces el barco continuó viaje a Jamaica según lo previsto. Sobre estos primeros momentos en tierra, Martí escribió en su diario, «arribamos por piedras, espinas y cenegal».

¿Cómo lograron orientarse en un terreno desconocido?

«Había un pequeño trillo entre las piedras, camino de los pescadores y ellos lograron ubicarlo. Tuvieron suerte, porque el otro trillo que había se dirigía directamente al fuerte español.  Atraviesan un bosque donde encuentran la casa de Adela y Gonzalo Leyva. Allí les brindaron abrigo y hospitalidad y Martí disfrutó del sabroso Café carretero del que más tarde habla en su diario. A las 12 de la noche, los sacan de allí y los llevan a la cueva de Juan Ramírez, un antiguo campamento mambí, bajo un farallón, a la derecha del río Tacre. Después irán al tercer lugar significativo en Sao del Nejesial donde se encuentran con las tropas de Félix Ruanes».

¿Los expedicionarios esperaban ayuda para el desembarco?

«No, aquí en esta localidad, no se sabía nada del posible desembarco. Sin embargo, los expedicionarios estaban informados de que el teatro de operaciones del coronel Ruanes era Baracoa y Maisí y buscaron un punto donde pudieran entrar en contacto con sus tropas. Aunque venían de incognitos, al llegar a la casa de los Leyva enseguida identifican a Gómez e inmediatamente reciben el apoyo de los veteranos de la guerra de esta región».

Playita de Cajobabo, Monumento Nacional

En el año 1922 dos bloques cubiertos por cemento identificaron el sitio señalado por Marcos del Rosario como lugar del desembarco de Martí y Gómez el 11 de abril de 1895. Este primer monumento se deterioró tiempo después.

El actual Monumento Nacional Playita de Cajobabo se realizó por los miembros de una sociedad de masones en el año  en 1929.

Construido en mármol con la base en forma de un bote, el conjunto incluye además dos bloques enormes con inscripciones sobre la vida de José Martí y Máximo Gómez.
En 1986, en ocasión del 150 aniversario del natalicio de Máximo Gómez, la base del obelisco fue renovada y los sables, originalmente de granito y acero, se sustituyeron por unos de bronce en 1995, por el centenario del desembarco.

La fecha histórica más significativa de Imías y la provincia Guantánamo

El 11 de abril fue consignada por la Asamblea de Poder Popular de Guantánamo como la fecha más significativa y es celebrada cada año con actividades solemnes, históricas y culturales, que convierten al municipio de Imías y a la provincia toda en un gran hervidero de ideas, acciones y patriotismo.

/YDV/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Tania Ramirez

Periodista. Graduada de Ingeniería Química. Reportera de Radio Victoria, en temas de la ciencia, la tecnología y el medio ambiente y la historia local. En una etapa se desarrolló como Jefa de Información de esta emisora. Le gustan los temas sociales y la polémicas sobre asuntos de la vida diaria. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @TaniaRamirezR

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


6 × tres =