Las Tunas, Cuba. Viernes 17 de Noviembre de 2017
Home > Especiales > Gente > Consuelo Iglesias y sus motivaciones para seguir viviendo

Consuelo Iglesias y sus motivaciones para seguir viviendo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Consuelo Iglesias y sus motivaciones para seguir viviendo

A sus 102 años, Consuelo Iglesias lleva una vida feliz, rodeada de su familia. (Foto del autor)

Las Tunas.- Una gran casona de estilo colonial se vistió de fiesta en el mismo centro histórico de esta ciudad y es que familiares y amigos decidieron festejar el cumpleaños 102 de Consuelo Vitalia Iglesias Salcedo.

Con una vitalidad notable y una prodigiosa memoria, Consuelo saludó a cada uno de los invitados por sus propios nombres.

«Soy una abuela feliz. Puedo decir que soy privilegiada por tener tantas personas que me profesan a esta edad muestras de amor y cariño», comentó a Tiempo21 la homenajeada mientras una sonrisa se dibujaba en su rostro.

Con vocación por el magisterio desde niña, se hizo alfabetizadora y creó la primera academia de corte y costura en Las Tunas, que bautizó con el nombre de Mariana Grajales.

Consuelo más que feliz, dice no tener motivos para quejarse.

«Mi hija, nieta y bisnieta cuidan de mí y tengo buena salud, qué más puedo pedirle a esta vida».

Sorprende la lucidez de su más de un siglo de vida. No sólo porque está enterada de cada una de las noticias de Cuba y el mundo, sino porque mantiene lúcidos cada uno de los recuerdos de su vida, entre estos los vividos en la Campaña de Alfabetización en 1961.

«Ser maestra fue mi gran sueño y lo logré, por eso cuando dialogo con los jóvenes les sugiero a que no abandonen sus sueños, con esta Revolución de Fidel Castro se pueden hacer profesionales en el sector que deseen, algo muy distinto aquí antes de 1959».

Aunque su rostro no es el mismo de ayer, en su mirada permanece la picardía de sus años mozos.

«Me gusta comer bien. Mi platillo favorito es el revuelto de carne y harina de maíz tierno, hoy mi hija Teresita me lo ha preparado, ella es así llena de sorpresas para mí. Le doy gracias a Dios por tener esta familia.

«También agradezco a todos los que me tendieron una mano, los que estuvieron y los que no, igual les agradezco», alegó Consuelo.

Ella y su familia atribuyen su extraordinaria longevidad al trabajo intelectual, las comidas sanas y a que nunca fumó, aunque no se ha cohibido del café.

Actualmente se queja de utilizar un andador para mantenerse en pie y que la falta de visión le impide ver la televisión.

Consuelo tiene el clásico rostro de las abuelitas de los cuentos infantiles. Mirada azul y una sonrisa de gente buena. Ahora se siente agradecida con la vida. También, reconfortada porque es bien atendida en el calor familiar. Motivos suficientes para cada tarde salir al portal de su casa sita en la calle Vicente García número 24, para desde su sillón celebrar satisfecha su longevidad.

/YDV/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Julián Velázquez

Periodista. Graduado de Defectología. Se reorientó hacia el Periodismo y ha incursionado en la radio nacional y provincial. Laboró en Radio Habana Cuba. En Radio Victoria se desempeña como reportero para el tratamiento a los temas de la cultura. Le gusta de la polémica y los trabajos relacionados con el desarrollo social. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


+ 3 = nueve