Las Tunas, Cuba. Viernes 17 de Noviembre de 2017
Home > Cultura > Yoel González: soy experimental y eso es Médula

Yoel González: soy experimental y eso es Médula

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Yoel González: soy experimental y eso es Médula (Tiempo21/Foto:Angeluis)

Yoel González Rodríguez, un inquieto creador que abre nuevos caminos desde la danza. (Tiempo21/Foto: Angeluis)
Escuche de declaraciones de Yoel González Rodríguez:

Las Tunas.-  Convencer a los jóvenes para que le sigan es un reto que mantiene bien en alto el notable bailarín y coreógrafo Yoel González Rodríguez, director del grupo de danza contemporánea Médula, de la provincia de Guantánamo, un hombre que sueña y lleva consigo el arte en cada gesto y transpiración del cuerpo.

Médula es un grupo que ha logrado sorprender al público de Las Tunas durante la reciente edición del evento La Pupila Archivada, que bajo el auspicio de la Asociación Hermanos Saíz, posibilita el intercambio y el acercamiento al quehacer de prestigiosas compañías cubanas.

Aunque su gusto lo inclinaba por desear ser músico, la vida lo llevó por otros senderos sin saber que su cuerpo mostraba a importantes maestros como Eduardo Rivero y Alberto Velázquez el talento oculto de este joven bailarín.

«No establezco ningún código, no tengo un patrón, no tengo una estética definida, soy experimental y eso es Médula», confiesa en su diálogo natural cuando se refiere a la danza contemporánea.

¿Cómo se nutre Médula para mantener una línea de bailarines de alta calidad estética?

Yoel González: soy experimental y eso es Médula (Tiempo21/Foto: Angeluis)

El grupo de danza Médula compartió su arte en Las Tunas durante varias jornadas. (Tiempo21/Foto: Angeluis)

«En el grupo de danza contemporánea Médula la ley número uno es el respeto, para llegar a eso uno tiene que tener buenos maestros alrededor de ti, y yo he logrado eso.

«Represento a un hombre nuevo, soy joven, pero necesito estar rodeado de gente madura y dentro de la compañía tengo maestras de ballet que son con mi madre, me apoyo mucho en ellas para el proceso creativo.

«Yo sueño, incorporo la dramaturgia y ellas logran un entrenamiento técnico muy alto con lo cual se crean sujetos, sujetos críticos, quienes a la misma vez aprecian e incorporan la percepción y la imaginación en el proceso de la pieza», asevera Yoel, uno de los jóvenes coreógrafos más galardonados en la escena de la danza cubana actual.

Con interés ambicioso el grupo sostiene un trabajo reconocido a nivel nacional e internacional, y en ello también apuestan cuando comienzan en el proceso creativo. «El proceso madura el resultado, en ocasiones el tiempo de desarrollar una obra se demora hasta siete meses para una sola propuesta, y la mayor satisfacción es ver su resultado, su impacto es como emprender un viaje y cada uno con una historia que mostrar», detalla Yoel, quien se deja ambientar por las sendas más diversas, esas que le sirven de inspiración para su constante acto creativo.

Médula resultó ser un proyecto personal inicialmente que se enfocó a experimentar sobre las enfermedades, de ahí también el nombre que se relaciona con lo medicinal.

«Su nombre hace alusión además a una coreografía y experimentando sobre el tema me enamoré de esa canción y hasta me separé de la compañía donde trabaja anteriormente Danza Libre, de Guantánamo, bajo la dirección de Alfredo Velázquez.

«Como joven tenía ya otras aspiraciones y esa primera corografía me incitó a otras más como nuevas formas de contar una obra pero no representada desde lo humano sino a partir de la interpretación de la célula como recurso, todas las obras se fueron relacionando con la medicina.

«Esquizofrenia, Metástasis, Estáticos, Terapia fueron obras que evolucionaron espontáneamente hasta que conocí al afamado bailarín ucraniano Vladimir Malakhov, y modifiqué mi labor creativa. Empecé a hacer versiones de obras como los ballet El Lago de los cisnes y Giselle, y El vuelo del moscardón, monté una versión de Carmen, con un estilo a lo guantanamero, que le gustó y me ofreció la oportunidad de coreografiarle.

«Yo tenía que encontrar la forma en el momento preciso, uno tiene que pasar por etapas para conquistar algo y Médula se basa en eso en aprovechar el tiempo, hoy estamos haciendo danza clásica pero en algún momento cambiaremos porque la sociedad y las tecnologías te lo piden»

Actualmente se integran bajo ese nombre 10 bailarines y dos maestras de ballet, aunque tiene la aspiración de que se incorporen dos nuevos bailarines en el mes de junio.

Sobre el evento La pupila archivada

Yoel González: soy experimental y eso es Médula

En el centro histórico de Las Tunas los bailarines de Médula atrapan la mirada de los espectadores. (Foto:Rey López)

Yo participo en todo lo que se relacione con el arte, estamos hechos estrictamente para la sociedad, a eso nos debemos. Este evento es relevante es lo más lindo que he visto en este año y por supuesto me nutre es como una película, dialogo, observo y hasta la música ya me inspira, de esta experiencia voy a sacar una nueva propuesta», confiesa con una sonrisa entre sus labios mientras une pensamientos sobre su estancia en Las Tunas, a la cual espera volver.

Los lauros, un camino que muestra la ruta a seguir

Varios son los premios que avalan la trayectoria de este grupo surgido en el 2014, entre ellos el de Mejor Compañía y Premio de Coreografía del Concurso de Danza del Atlántico Norte Grand Prix Vladimir Malakhov. «Como coreógrafo me convencí que los premios son medidor para mostrar si vas por el camino correcto, pero creo en la competencia aunque ahora mismo necesito del premio del público no de los expertos, quiero sentir que la gente me premia pues la danza es para un público reducido.

«Nos falta ser más humildes, porque talento tienen todo los jóvenes, los premios indican el camino, pero de nosotros depende la armonía y como director de la compañía me falta crecer pues no creo que sea la única generación de bailarines la que tengo ahora, tal vez el futuro sea mejor, yo soy hiperactivo cantidad».

Este joven a los 21 años empezó a trabajar como profesor de la escuela de arte en Guantánamo y se mantuvo como integrante de la compañía Danza Libre, hasta que hizo su primer coreografía Pintando espacios en blanco, así se abrió paso en el país Yoel González Rodríguez, un inquieto creador que abre nuevos caminos desde la danza.

/YDV/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yami Montoya

Editora. Periodista, Máster en Ciencias de la Comunicación, profesora universitaria. Es amante de la paz, del amor y la familia y se siente orgullosa de su país. Su mayor tesoro es su hija Amanda y le hace feliz un Quijote, los amigos, la poesía y la música. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba y ha sido premiada en varios concursos. yamileym@enet.cu

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


ocho + = 9