Las Tunas, Cuba. Viernes 17 de Noviembre de 2017
Home > Cultura > La huella canadiense en la provincia de Las Tunas

La huella canadiense en la provincia de Las Tunas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

La huella canadiense en la provincia de Las TunasLas Tunas.- El desarrollo de la Feria Internacional del Libro Cuba 2017, que se dedica a Canadá como país invitado de honor, convida por estos días a mirar un poco más de cerca los lazos que unen al pueblo del norte con la isla caribeña.

Y es que hasta el territorio de Las Tunas también llegó en algún momento de la historia un poco de la magia que envuelve su cultura y las características que como una gota más en un gran mar de significados e influencias ha aportado su poquito al rico ajiaco que somos.

José Guillermo Montero Quesada, Doctor en Ciencias Históricas y profesor titular de Centro de Estudios Pedagógicos de la Universidad de Las Tunas, es una de las personas que se ha dedicado a investigar en profundidad estos lazos.

«Los lazos históricos, culturales, comerciales y de amistad entre ambos pueblos son relaciones que no solamente se dan a partir del triunfo de la Revolución sino que existen desde mucho antes, incluso desde el siglo XIX.

«Me gusta la posibilidad de intercambiar y hacer un pequeño recorrido de esos lazos, de esas relaciones comerciales, porque precisamente así nacen esos pequeños contactos y básicamente lo que ocurre en el territorio de Las Tunas que es el primero y único pueblo fundado por canadienses en el año 1912.

«Ahí se dan esos primeros contactos, hay un proceso de interculturalidad entre inmigrantes canadienses procedentes de la provincia de Ontario, de habla inglesa por supuesto, y comienza a darse un proceso de asimilación por parte de los canadienses pero también por parte de los cubanos.

«A partir de ahí se va creando una identidad, tanto del grupo étnico canadiense como de los cubanos que se asientan y también algunos españoles y antillanos de habla inglesa en la zona de Bartle».

¿Qué periodo recogen sus estudios?

«Suelo hacer referencia a esos elementos del proceso fundacional hasta el momento en que ya se extingue por diferentes razones, más bien de carácter económico.

«Hacia los años de 1930 hay un periodo de crisis económica, pero quedó también una impronta, una huella visible en esa localidad, en documentos, en algunos aspectos de carácter urbanístico, en la arquitectura y en la memoria de las personas, sobre todo las de hace dos o tres generaciones atrás que sí tuvieron relación directa con esa población canadiense.

«Además me he acercado al modo en que algunas de esas personas dejaron una herencia dada a matrimonios entre canadienses y cubanas, y cómo esos contactos y esos vínculos están hasta nuestros días.

«Quizás son cuestiones que parecen insignificantes pero simbólicamente representan un elemento más para justificar que hay una relación de carácter estable que ha sido reconocida en diferentes momentos, incluso por el líder de la Revolución cubana Fidel Castro, que desde el año 1976 declaró la firmeza que ha mantenido el gobierno de Canadá en cuanto a relaciones comerciales se refiere.

«Cuando en un momento en Cuba nos vimos solos, solamente dos países en el mundo no rompieron relaciones económicas con nosotros, México y Canadá; y muchos de los avances que tenemos hoy en el país desde el punto de vista económico, justamente tienen su origen en los convenios comerciales que se establecen desde principio de la Revolución con el gobierno canadiense.

«Muchas empresas en el territorio de Las Tunas, las empresas ganaderas, reconocen que todo el progreso que se tuvo también en la rama porcina y avícola se debe a ese intercambio, a esas innovaciones introducidas aquí, y también por otro lado las relaciones que fueron ampliadas desde el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos.

«En varias ocasiones han venido delegaciones al territorio de Las Tunas, de Quebec, de Ontario, de Príncipe Eduardo; tenemos incluso relaciones académicas desde la Universidad; visitas al poblado de Bartle y otros contactos e intercambios que se han establecido desde el punto de vista de cómo intercambiar en el plano de la salud, de la educación.

«Todo esto nos dice que hay una intención firme y resuelta de mantener estos lazos de amistad que nos unen, que no es algo nuevo y que ya forman parte de una tradición política, cultural y económica entre ambos territorios».

¿Por qué el interés en investigar este tema?

«El tema desde el punto de vista histórico es tratado más a nivel nacional desde la perspectiva de las relaciones comerciales que históricamente existen desde finales del siglo XIX, la década del 70.

«Lo trato desde una perspectiva histórica en la que incluyo todo lo relacionado con el comercio pero también con la presencia física de los canadienses con todas las transformaciones e inversiones en la esfera de los servicios, en la agricultura comercial y aspectos de la vida cultural que establecieron y que por supuesto irradió en el territorio, y forma parte de uno de los elementos de la influencia cultural que hace posible que hoy podamos afirmar que nuestra cultura es ese gran mosaico al cual hacía referencia Fernando Ortiz, pero que es mucho más que las cuatro o cinco cuestiones que tradicionalmente hemos venido hablando sobre él».

¿Ha colaborado con varias publicaciones referentes al tema?

«Sí, se han publicado varios artículos en revistas especializadas extranjeras, también en la revista Quehacer se han incluido tres artículos, uno relacionado con la arquitectura anglosajona, y propiamente de todo lo que se hace a partir de esos atributos que ellos desde su país trajeron, además desde la impronta, las huellas dejadas a partir del momento en que fue fundada esa localidad.

«También se publicó en una revista argentina relacionada con las actividades deportivas y recreativas porque fueron justamente ellos con los norteamericanos los primeros que organizan, al menos en esa zona, encuentros beisboleros entre canadienses, norteamericanos y cubanos, y que eso forma parte de un ambiente multiétnico que influye en esas relaciones un tanto desprejuiciadas por cuestiones de carácter racial, al menos en ese contexto rural».

José Guillermo Montero posee varias publicaciones referentes al tema, entre ellas el título La Presencia anglosajona en la franja central de Las Tunas 1902-1935, por la Editorial Sanlope, además de artículos en la revista Quehacer y otras extranjeras.

Además ha sido objeto de presentación en varios congresos nacionales de historia y en conferencias en el Instituto de Historia de Cuba, además de eventos locales, territoriales y regionales que han permitido conocer sobre el legado canadiense en el territorio cubano.

/YDV/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yanetsy Palomares Pérez

Periodista. Graduada de la Universidad de Camagüey. Reportera de Radio Victoria. Talentosa comunicadora, amante de los temas culturales. en su corta vida profesional ha demostrado la solidez de su formacíón. conductora del programa de televisión Rostros, del canal Tiempo21 Video-TV, con entrevistas a personalidades de la Cultura, Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @yanetsy12

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− dos = 7