Las Tunas, Cuba. Domingo 19 de Noviembre de 2017
Home > Especiales > Lecturas > A 85 años de su natalicio|Camilo: imborrable imagen del pueblo

A 85 años de su natalicio|Camilo: imborrable imagen del pueblo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Camilo: imborrable imagen del puebloLas Tunas.- Aunque sólo vivió 27 años, pues murió prematuramente en un accidente aéreo cuando aún no habían transcurrido los primeros 10 meses del triunfo de la Revolución cubana, Camilo Cienfuegos fue uno de esos héroes que dejan huellas imborrables, que lo hacen especialmente recordados por los niños, jóvenes y la población en general.

Y es así porque, pese a que sobresalió de tal forma en la lucha armada que luego sería catalogado por su compañero y amigo Ernesto (Che) Guevara como «el más brillante de todos los guerrilleros», Camilo tenía un carisma natural muy grande, era un cubano campechano, jaranero, muy afable y simpático.

Precisamente este lunes cumpliría 85 años el inolvidable Comandante, quien había nacido, de padres españoles, en el reparto Lawton, en La Habana, el seis de febrero de 1932.

Desde 1954, el joven Camilo se integró de lleno a la lucha estudiantil contra el régimen tiránico de Fulgencio Batista, y durante una de las manifestaciones que organizaban los estudiantes fue herido y fichado por los cuerpos represivos del dictador.

Perseguido y sin trabajo decide irse al exilio, por lo que viaja a la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, de donde fue expulsado por las autoridades migratorias al vencerse su permiso de residencia, y tiene que viajar a México.

Durante su estancia en esa nación logra establecer contacto con Fidel Castro, quien había liderado el histórico asalto al cuartel Moncada en 1953 y, luego de guardar prisión junto a varios de sus compañeros, organizaba en el país azteca una expedición revolucionaria que regresaría a Cuba para continuar la lucha armada por su liberación.

Camilo fue uno de los últimos elegidos para integrar el grupo de 82 hombres que, en el yate Granma, desembarcaría en las costas cubanas el dos de diciembre de 1956 para emprender en la oriental Sierra Maestra la última y definitiva etapa de la larga y azarosa historia de la revolución cubana, iniciada por Carlos Manuel de Céspedes en 1868 contra el colonialismo español, y culminada exitosamente el primero de enero de 1959.

Fueron tan innumerables las acciones combativas y misiones que con derroche de valor cumplió Camilo en la etapa de la lucha guerrillera, tanto en la Sierra como en el llano, y la simpatía que despertó entre sus compañeros de lucha, que un hombre como el Che, que no acostumbraba a emplear elogios inmerecidos , lo calificaría como «el compañero de cien batallas», «el hombre de confianza de Fidel», «el hombre de mil anécdotas» y también como «imagen del pueblo», en el prólogo que le dedicó en su libro Guerra de guerrillas, publicado en la Habana en 1960.

Y decía también el Guerrillero Heroico Ernesto Guevara: «Pero no hay que ver a Camilo como un héroe aislado realizando hazañas maravillosas al solo impulso de su genio, sino como una parte misma del pueblo que lo formó, como forma sus héroes, sus mártires o sus conductores en la selección inmensa de la lucha, con la rigidez de las condiciones bajo las cuales se combatió».

Sus virtudes como hombre sencillo y su carisma natural, su proverbial valor y fidelidad a toda prueba a la Revolución y a su líder histórico Fidel Castro, le hicieron merecedor de un cariño imperecedero del pueblo.

Por ello, este seis de febrero, al cumplirse el aniversario 85 de su natalicio, la figura paradigmática de Camilo es una de las que marcan y marcarán el camino de los esfuerzos que hace hoy el pueblo cubano por construir un futuro cada vez mejor para su Patria.

/YMP/

Comente con nosotros en la página de Facebook y síganos en Twitter y Youtube

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Hernán Bosch

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente (1974). En ese año fue uno de los fundadores de la Agencia Cubana de Noticias (ACN) en la antigua provincia de Oriente. Trabajó como corresponsal de esa agencia en Santiago de Cuba durante tres años y luego realizó similar función por cerca de tres décadas en la corresponsalía de la provincia de Las Tunas, con una labor destacada en el tratamiento de temas diversos como la agricultura, la salud y los deportes. En 2007 reportó como enviado especial de la ACN los Juegos Deportivos de la ALBA, efectuados en Venezuela. Entre l981 y 1989 laboró en el periódico provincial ”26”, de Las Tunas, donde se desempeñó como jefe de Redacción, jefe de Información y reportero. Está jubilado y es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @hrbosch

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


siete − 3 =